La OCU alerta que los objetos de plástico con bambú no son aptos para uso alimentario
  1. Consumo
Un riesgo para la salud

La OCU alerta que los objetos de plástico con bambú no son aptos para uso alimentario

Pueden depositar en los productos sustancias utilizadas durante su fabricación (como la melamina y el formaldehído)

Foto: La legislación europea no lo permite (Unsplash)
La legislación europea no lo permite (Unsplash)

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha señalado que los utensilios que entran en contacto con alimentos pueden estar hechos con materiales como vidrio, cerámica, madera o plástico, entre otros, deben ser seguros y evitar cambiar las propiedades de la comida.

Los objetos que tienen esta finalidad que han sido fabricados con plástico con bambú pueden ser peligrosos. Esto se debe a que depositarían en los alimentos sustancias utilizadas durante su fabricación (como la melamina y el formaldehído). Además, lo harían en cantidades que están por encima de los límites de la seguridad.

Foto: Foto: iStock.

Aunque no hay problemas a la hora de usar productos que son 100% bambú, sí se dan al utilizar los fabricados con plástico que incluye polvo de bambú como aditivo. Los materiales que están en contacto con alimentos (FCM, siglas del inglés Food Contact Material) no deben transferir a los productos alimenticios sustancias que perjudiquen a la salud.

¿Cuál está permitido?

El uso del bambú en plásticos para el contacto con alimentos causaría la degradación acelerada de este material y la migración de sustancias a los productos. Actualmente hay varias alertas por la presencia de materiales como la melamina y formaldehído.

De momento, el bambú, el maíz y otras fibras vegetales no han sido analizados ni autorizados como aditivos en plásticos destinados a uso alimentario y podrían representar un riesgo para la salud. La cáscara de semillas de girasol es ahora mismo el único aditivo vegetal permitido por la legislación europea para este fin.

El redactor recomienda