Menú
¿Cuáles son los alimentos que no se pueden congelar nunca?
HUEVOS, FRUTAS, VERDURAS...

¿Cuáles son los alimentos que no se pueden congelar nunca?

Un repaso a las comidas que no deberíamos congelar ya que pierden su textura y su sabor, pero también porque no resisten ese proceso y pueden resultar peligrosas para la salud

Foto: Carnes y pescados son fácilmente congelables. (iStock)
Carnes y pescados son fácilmente congelables. (iStock)

Una de las maneras más eficaces de ahorrar en el hogar es no desaprovechando los alimentos. Para conseguirlo, es importante hacer una lista de la compra respetando las cantidades que vamos a consumir, controlar la fecha de caducidad para que la comida no se estropee y, por supuesto, haciendo cocina de aprovechamiento; es decir, que aquello que ha sobrado a la hora de comer tenga una segunda utilidad.

En muchos casos, la congelación es la mejor solución. Sin embargo, hay algunos alimentos que no resisten bien ese proceso, ya sea porque pierden su textura y su sabor o, directamente, porque pueden ser peligrosos para la salud por sus ingredientes. Por eso, vamos a hacer un repaso a aquellos alimentos que no deberías congelar nunca.

Foto: ¿Te sobra pan y no quieres tirarlo? Usa estos trucos para congelarlo de forma correcta. (iStock)

El primero tiene que ver con recetas con salsas: natas, mayonesas, salsa rosa… Es muy probable que cualquiera de esas preparaciones se corte al congelarlas, por lo que ya no serían aptas para el consumo y pueden conllevar un riesgo para la salud. Si queremos congelar carnes o pescados en salsa, primero deberíamos limpiarlos para introducir en el congelador solo la carne o el pescado cocinado, pero no acompañado de las salsas.

Alimentos que no se pueden congelar

Frutas y verduras siempre figuran entre los alimentos recomendados por los nutricionistas para llevar una dieta saludable. Sin embargo, cuando termina su vida útil, no es buena idea congelarlos en la mayoría de los casos. Frutas (excepto el plátano), verduras de hoja verde o tomates, entre muchos otros casos, pierden su textura y empeoran su aspecto, por lo que se deberían consumir antes de que se estropeen.

placeholder La mayoría de las frutas y verduras pierden su textura y sabor al congelarse.  (iStock)
La mayoría de las frutas y verduras pierden su textura y sabor al congelarse. (iStock)

Con las patatas sucede algo similar y da igual que sean crudas, cocidas, guisadas, etc, porque no se deben congelar. La razón está en el almidón o fécula: al congelar las patatas, el almidón desaparece y eso cambia por completo tanto la textura como su sabor. Por eso, no se deberían congelar y, en caso de que sea una receta con otros alimentos, se deberían tirar las patatas antes de congelar el resto.

Otro de los alimentos más consumidos en el mundo es el huevo. Aquí el problema es doble: por un lado, si los congelamos con la cáscara, es muy probable que estallen; por otro, el sabor nunca sería el mismo que si se consumen frescos. Por eso, en el caso de que hubiera que congelarlos sí o sí, lo mejor es separar la yema y la clara y hacerlo por separado.

Tampoco se recomienda congelar hojaldre ya que pierde toda su textura

Vamos a terminar esta lista de alimentos que no se pueden congelar con el marisco. Es uno de los alimentos estrellas de cada Navidad y es probable que sobre algo después de las comidas de estos días. En este caso es importante congelar el alimento cocido, ya que conserva su sabor, textura y propiedades. Sin embargo, algunos mariscos como los langostinos, las gambas o las almejas se pueden congelar crudos, siempre que se compraran frescos, ya que un proceso de doble congelación podría ser perjudicial para la salud.

Una de las maneras más eficaces de ahorrar en el hogar es no desaprovechando los alimentos. Para conseguirlo, es importante hacer una lista de la compra respetando las cantidades que vamos a consumir, controlar la fecha de caducidad para que la comida no se estropee y, por supuesto, haciendo cocina de aprovechamiento; es decir, que aquello que ha sobrado a la hora de comer tenga una segunda utilidad.

Salud
El redactor recomienda