Los diez mejores postres que puedes tomar en verano
  1. Gastronomía y cocina

Los diez mejores postres que puedes tomar en verano

Helados, polos, aguas heladas, sorbetes, cócteles…. Y mucho más. Porque los postres también son para el verano. Aunque los rigores de la canícula exigen postres ligeros, que

Helados, polos, aguas heladas, sorbetes, cócteles…. Y mucho más. Porque los postres también son para el verano. Aunque los rigores de la canícula exigen postres ligeros, que se tomen fríos y que nos ayuden a mantenernos hidratados.

La cosa no es nueva, pues los postres helados se remontan a la época del Imperio persa. Aunque fueron los métodos de congelación artificial los que dieron lugar a los helados tal y como los conocemos ahora. Se cuenta que el rey Carlos I tenía un heladero personal al que le hizo jurar mantener en secreto su método, para mantener el helado como un privilegio real. Hoy el helado no puede ser más mundano. De hecho, cremosos o de hielo, los helados son los reyes de la estación estival.

Junto a ellos, en verano triunfan los sorbetes y las bebidas granizadas con o sin alcohol. Son ideales los postres de textura ligera como las mousses, también los que se sirven bien fríos, como la panna cotta, un postre lácteo tradicional de Italia, igual que el semifrío, similar al helado, pero mucho más sencillo de hacer, que no requiere de heladera. Los postres de fruta, especialmente los que aprovechan las frutas de temporada, resultan ligeros y refrescantes.

Tartas como la cheesecake, que se cuaja en la nevera, son perfectas para evitar encender el horno y que tu cocina se convierta en el desierto del Sahara a mediodía. También es perfecto un postre como el tiramisú… siempre y cuando, se haga con claras y yemas pasteurizadas. En efecto, en verano conviene evitar cualquier elaboración en la que el huevo no se cocina para evitar riesgos.

Estos son los 10 postres del verano: