Desde la primera entrega a finales de la década de 1920, las estrellas Michelin han sido un símbolo de la calidad, la excelencia y el porvenir de los mejores restaurantes del mundo. En la actualidad, cerca de 2.000 locales disfrutan de dicho reconocimiento, siempre bajo el criterio de los inspectores y profesionales del sector de la guía gastronómica que le da nombre. Personas anónimas e independientes que visitan a todos los candidatos para valorar su cocina. Sin embargo, a pesar de la creencia popular, las estrellas Michelin no son sinónimo de lujo y opulencia. Es cierto que hay restaurantes cuyo menú degustación solo está al alcance de los más pudientes, sin embargo, hay otros que sirven el mismo tipo de comida por un precio mucho más factible.

Estrellas Michelin ‘low cost’

Cuesta creerlo, pero es real. Son muchos los restaurantes con estrella que ofrecen a sus comensales todo tipo de menús a un precio más asequible. En Madrid, más concretamente en San Lorenzo del Escorial, se encuentra Montia, regentado por Daniel Ochoa y Luis Moreno. Obtuvo su primer galardón en 2015 gracias a una cocina donde los productos autóctonos y artesanales acaparan todo el protagonismo. Su carta dispone de tres menús, de los cuales el más barato no llega a los 50 euros. Un precio que atrae cada semana a una extensa cartera de clientes. En la capital también se puede visitar Punto MX, que como su propio nombre indica traslada los platos más representativos de la cocina mexicana hacia un concepto totalmente diferente. Todo por el estimable precio de 50 euros.

Restaurante Montia.
Restaurante Montia.

Siguiendo la misma línea, el célebre Quique Dacosta acerca la alta cocina al convidado de a pie con El Poblet, uno de sus restaurantes más frecuentados, situado en pleno centro de Valencia. Con un menú degustación a partir de 55 euros, serás testigo de la magia de uno de los mejores chefs de nuestro país. Muy cerquita, en el paseo marítimo, está Casa Manolo. Con unas vistas espectaculares al mar Mediterráneo, Manuel Alonso ofrece un entorno familiar y productos frescos de temporada, aderezados con un menú del día que no supera los 25 euros.

En Ourense, el restaurante Nova es una de las direcciones más interesantes para comer como un auténtico gourmet. El menú más económico tiene un coste de 30 euros, mientras que el más extenso de todos roza los 60, lo que tampoco está nada mal. Un precio similar al de Marc Fosh, en Palma de Mallorca. Por 39,50 euros, el cliente tendrá cinco platos a elegir entre cremas de verduras, ensaladas, postres y las mejores carnes y pescados. Entre la lista de gangas gastronómicas se encuentra también Arbidel, en la localidad asturiana de Ribadesella. Al frente está el chef Juan Uz, quien por solo 40 euros ofrece a sus comensales un menú degustación de ocho platos. ¡Ocho!

Restaurante Arbidel.
Restaurante Arbidel.

Sin embargo, ninguna de estas cifras puede hacer sombra a Fonda Sala, en Olost de Lluçanès, Barcelona. Por 18 euros, el chef Toni Sala hace una demostración de su talento con recetas tradicionales y de temporada. Un valor al que añadir el uso exclusivo de productos locales. Súmale a este increíble precio otros siete euros y podrás visitar El Molino de Urdániz, en el pueblo navarro del mismo nombre. Un ambiente rural, acogedor y familiar, tres adjetivos que comparte con su comida, disponible en un menú diario por apenas 25 euros.

También en el extranjero

Esta accesibilidad no es una cualidad exclusiva de nuestro país. En el resto del mundo también disfrutan de la misma acogida, siendo el restaurante Liao Fan el más representativo de todos. Este food truck ubicado en Singapur ostenta el título de ser el local con estrella Michelin más barato del mundo, pues cualquiera puede probar sus delicatessen por menos de dos euros. Desde 2016, el cocinero Chan Hon Meng presume contra todo pronóstico de dicha condecoración, en un local de 15 metros cuadrados que pasa desapercibido en el bullicio de uno de los muchos mercados al aire libre. ¿Qué otros restaurantes siguen su estela?

En la actualidad, cerca de 2.000 locales presumen de tener una estrella Michelin

  • Tim Ho Wan. En Hong Kong, el famoso chef Mak Kwai Pui vende el mejor dim sum del mundo por menos de seis euros. Su experiencia en el prestigioso Lung King Heen en el Four Seasons Hotel de la ciudad le allanó el camino para ganar su propia estrella Michelin en 2010.

  • Nakiryu. Ahora nos trasladamos hasta el norte de Tokio para descubrir Nakiryu y su delicioso ramen, disponible por 850 yenes, es decir, unos 6,50 euros. No es de extrañar que, a la hora de la comida, la puerta de entrada esté siempre franqueada por cientos de comensales ansiosos por probar esta especialidad japonesa.

Restaurante Liao Fan en Singapur.
Restaurante Liao Fan en Singapur.

  • Laut. Se trata del primer restaurante de gastronomía malaya en recibir una estrella Michelin en Nueva York. Su cocina fusión ha dejado impresionados a los jueces, que no han dudado en premiar su wok con verduras de apenas 12 dólares. Si hay pendiente un viaje a la Gran Manzana, no hay que dudar en acercarse.
  • Barrafina. Sentirse como en casa en la capital británica es posible gracias al restaurante Barrafina, especializado en tapas españolas. Chorizo, morcilla, panceta y tortilla de patatas en dos de los barrios londinenses de moda: Convent Garden y el Soho. Todo por el estimable precio de 35 euros.​

  • Facil. Y acabamos este particular recorrido en Berlín, en el restaurante del chef alemán Michael Kempf. A mediodía, el menú cuenta con un precio base de 21 euros, que se podrá degustar dentro del establecimiento o en su espectacular terraza, situada en la quinta planta del The Mandala Hotel.