A pesar de sus propiedades y beneficios para la salud, de sobra conocidos por todos, son muchas las personas que no sienten un interés especial por las verduras. De hecho, suele ser el alimento que más rechazo provoca entre los comensales, sobre todo durante la infancia. Esta repulsa finalmente puede desembocar en una serie de carencias nutricionales nada favorables para el individuo. Bajo esta premisa, y con el objetivo de paliar el problema, un grupo de científicos de la Organización de Investigaciones Científicas e Industriales de la Commonwealth (CSIRO) de Australia, en colaboración con la compañía agrícola Hort Innovation, ha creado un polvo a base de brócoli pensado para incorporar a toda clase de alimentos y bebidas, preferiblemente al café.

Broccolatte, la bebida del futuro

"Las investigaciones muestran que el australiano medio todavía no consume la ingesta diaria de verduras recomendada, y opciones como el brócoli en polvo ayudarían a resolver esto", aseguran los responsables del invento en un comunicado oficial. Una situación que no dista demasiado de la que se vive en España. Según el último informe del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la presencia de frutas y hortalizas frescas en la dieta del español medio ha descendido un 3,4% con relación al mismo periodo de 2016. “El brócoli en polvo ayudará a resolver esto”, explicaba John Lloyd, director ejecutivo de Hort Innovation a Australian Associated Press.

La bebida en cuestión comparte todos los beneficios de su producto estrella.
La bebida en cuestión comparte todos los beneficios de su producto estrella.

Entre los beneficios del Broccolatte, que ya se ha convertido también en tendencia en las redes sociales, destaca su capacidad para eliminar el colesterol 'malo' del organismo, prevenir las enfermedades cardiovasculares y, por tanto, proteger la salud del corazón. Además, su alto contenido en cromo, un mineral encargado de regular la glucosa de la sangre, previene la hipertensión arterial. Otro aspecto a tener en cuenta es su poder desintoxicante y antioxidante, que ayuda a purificar la piel, eliminar toxinas y mantener a raya los radicales libres. Y por último, y no menos importante, esta bebida a base de café y brócoli es rica en calcio, fósforo y magnesio, lo que la convierte en un ingrediente indispensable para mantener los huesos sanos y fuertes.

Numerosos estudios han demostrado que el sulforafano del brócoli es un poderoso agente contra el cáncer

Sin embargo, una cualidad destaca entre todas. Hablamos del sulforafano, presente en el brócoli y otras plantas brasicáceas como la rúcula, la mostaza, los rábanos, la coliflor o las coles de Bruselas, entre otras. De acuerdo a un estudio elaborado por las universidades de Oregon e Illinois, en Estados Unidos, el sulforafano es un poderoso agente contra el cáncer. "Aunque mucha gente cocina el brócoli en exceso, destruyendo la enzima vegetal que nos da el sulforafano, ahora sabemos que la flora intestinal en el tracto digestivo puede salvar incluso en estos casos algo de este importante agente preventivo del cáncer", explica Elizabeth Jeffery, profesora de Nutrición Humana en la Universidad de Illinois, a través de dicho estudio. Por si esto fuera poco, el sulforafano también tiene propiedades antiinflamatorias, contrarresta los efectos de la obesidad y el envejecimiento, y actúa como un antimicrobiano natural. ¿Qué más se puede pedir?

Viejos amigos

Para elaborar esta bebida revolucionaria, más concretamente el polvo sobre el que se sustenta, la pieza de brócoli en su totalidad es sometida a un tratamiento especial de conservación y deshidratación, en el que solo participan aquellas verduras consideradas antiestéticas en el mercado. Es decir, esos ejemplares que resultan menos apetecibles a ojos del consumidor por su aspecto. Con este sistema, se evita el desperdicio de alimentos y se aprovecha su sabor, composición y nutrientes originales. Una cucharada de este producto corresponde a una porción de brócoli y está pensado para mezclarlo no solo con el café, sino también con batidos, sopas o productos horneados.

No obstante, aunque parezca una bebida de lo más original, no es la primera vez que el café y las verduras forman este curioso tándem:

  • Avocado Latte. Como su propio nombre indica, este delicioso elixir procedente de Australia consiste en utilizar como recipiente para el café la cáscara de un aguacate. Una combinación que ha arrasado en países donde este 'superalimento' ya causa sensación en solitario como Reino Unido, Malasia o Hong Kong. Lo que comenzó como un fenómeno viral en Instagram finalmente ha desembocado en una tendencia culinaria que no termina de convencer a críticos y comensales, a pesar de que el café adquiere un sabor tostado, similar a los frutos secos, sabroso y suculento para algunos paladares.
  • Hongos. Algunos locales especializados ya experimentan con la combinación de café instantáneo y polvo de extracto de setas, que atraviesan un proceso similar al del brócoli. Según un estudio realizado por el 'International Journal of Medicinal Mushrooms', la mezcla de ambos ingredientes es muy beneficiosa para calmar trastornos como la ansiedad y el insomnio. Sobre todo si se utilizan variedades como el reishi o el ganoderma, que contienen propiedades antioxidantes, combaten las respuestas inmunes perjudiciales de nuestro cuerpo, mejoran la memoria, estimulan la circulación, combaten la fatiga y reducen el nivel de colesterol. Aunque también pueden presentar efectos secundarios, sobre todo el ganoderma, por lo que se recomienda una consulta médica previa a su consumo.

  • Carrot-cino. Y regresamos hasta Australia, a la cafetería Locals Corner en Sydney, para descubrir esta sorprendente creación, muy similar al Avocado Latte. En este caso, la verdura escogida es la zanahoria, la cual se ahueca y sirve como recipiente para el café escogido por el cliente. Sin embargo, algunos ya han resaltado su falta de comodidad debido al tamaño de la hortaliza y las fugas que a veces estropean la degustación.
  • Tomato cortado. El responsable de dicha invención es Conor Poull, el barista del West Oak Coffee Bar en Denton, Dallas. Se trata de la típica mezcla de espresso y leche donde la corteza de un tomate hueco toma el relevo de una taza convencional. Sin embargo, a pesar de los halagos de su creador, Poull también ha reconocido que se trata de una bebida cuyo propósito inicial fue triunfar en las redes sociales y así atraer a más clientes al establecimiento. "Lo probé y no fue tan malo. Pero creo que es una tendencia de la misma manera que los memes, y ninguno de mis clientes lo ha pedido”, confiesa el barista a 'The Post'.