Andalucía tiene una de las gastronomías más ricas de España. De esta tierra surge una gran variedad de platos en los que la huerta local, los aceites de oliva, las carnes y los pescados conforman un panorama culinario rico y variado. Cada una de las ocho provincias de esta comunidad autónoma tiene sus propias elaboraciones destacadas. Platos con un gran arraigo que cualquiera que desee conocer las mejores recetas debe probar. Y algunos de ellos se han convertido en preparaciones de referencia que se han extendido por todo el país e incluso han traspasado fronteras.

Almería y los gurullos con conejo

Los gurullos son uno de los protagonistas de la cocina almeriense. Estos consisten en unos pequeños trozos de un centímetro de una pasta elaborada a base de harina de trigo, agua y azafrán. Rememoran la influencia árabe y el pasado de un pueblo que elaboraba platos con ingredientes básicos. Los gurullos con conejo son uno de los platos por excelencia de Almería. Este guiso recuerda a los arroces amarillos melosos tan típicos de España, pero que se diferencia por emplear un cereal diferente como base. Terraza Carmona, en Vera, es un lugar perfecto para probarlos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.


Cádiz y la tortillita de camarones

Cádiz es famosa por sus playas, su pescado y su marisco. Prueba de ellos son las tortillitas de camarones, un plato típicamente tradicional de esta provincia y especialmente de las zonas costeras de Sanlúcar de Barrameda y San Fernando. Básicamente, consisten en una tortilla de harina, agua, sal, cebolla y camarones (nombre para referirse a las especies más pequeñas y no a cualquier gamba) que se aplana y se fríe para crear un bocado fino y crujiente que conforma una de las tapas gaditanas más comunes. El Faro de Cádiz es un enclave junto al mar donde probar este tradicional plato.

Tortillitas de camarones. (Creative Commons/Lagambadeoro)
Tortillitas de camarones. (Creative Commons/Lagambadeoro)

Córdoba y el salmorejo

Este plato se puede encontrar en toda España e incluso en el extranjero. Raro es el restaurante español fuera del país que no cuenta con un salmorejo en su carta como uno de los platos nacionales más destacados. No obstante, esta es una elaboración tradicional de Córdoba en la que nunca pueden faltar el jamón y el huevo duro por encima. De él y del gazpacho han surgido una gran cantidad de variaciones de sopas frías como el ajoblanco malagueño. En Alimente tenemos una receta con la que preparar un auténtico salmorejo cordobés de manera rápida y sencilla. Si no quieres cocinar y pasas por la ciudad andaluza, el restaurante El Churrasco ofrece uno de los mejores.

Salmorejo cordobés.
Salmorejo cordobés.

Granada y las habas con jamón

Con las habas provenientes de la Vega de Granada, fuente de vegetales locales de la provincia, y el jamón de Trevélez de la Alpujarra granadina se puede elaborar uno de los platos más típicos de la localidad andaluza. Este plato caliente consiste en un guiso de las citadas semillas con cebolla en aceite de oliva que se culmina con las tiras de dicha carne. También se puede acompañar con un huevo que corona la elaboración. En el Realejo se puede encontrar el restaurante Carmela, un espacio ideal para disfrutar de esta comida.

Habas con jamón. (Creative Commons/Tamorlan)
Habas con jamón. (Creative Commons/Tamorlan)

Huelva y las coquinas al ajillo

Los onubenses pueden disfrutar de una gastronomía con multitud de alimentos del mar por su costa atlántica. Entre ellos se encuentran las coquinas, similares a las almejas, como uno de los productos estrella. Cocinadas al ajillo, se convierten en una de las elaboraciones más típicas de la provincia de Huelva, que se pueden degustar en lugares como el restaurante Juan José, donde sirven todo tipo de productos marinos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.


Jaén y la pipirrana

Tomate, cebolla, pimiento verde y pepino troceados en dados y regados en aceite de oliva conforman la base de la pipirrana, una ensalada muy extendida en Andalucía. Jaén, tierra de mucha agricultura, es una de las provincias donde esta gana protagonismo. Incluso presenta una variedad en la que también se le añade atún. Así, acaba conformando un plato que es una mezcla entre ensalada y salmorejo y que refresca en los días más calurosos del verano. Se puede disfrutar en lugares como Casa Antonio.

Pipirrana.
Pipirrana.

Málaga y el pescaíto frito

Ciudad costera con mucho pescado y marisco fresco. Esta es una de las definiciones de Málaga a nivel gastronómico. Sus espetos de sardinas son una de las comidas más típicas en verano, pero los platos que siempre están presentes a lo largo del año son las frituras de pescado tan tradicionales en los pueblos mediterráneos. Boquerones, cazón o las pescadillas son algunas de las materias primas más empleadas en esta receta estrella malagueña que siempre tiene que contar con un aceite limpio. Los chiringuitos en el paseo marítimo como Hermanos Muñoz preparan algunas de las mejores raciones.

Fritura de pescado. (Creative Commons/Tamorlan)
Fritura de pescado. (Creative Commons/Tamorlan)

Sevilla y la cola de toro

Rabo en muchos lugares, cola solo en Sevilla. Así se conoce a unos de los platos más típicos de Andalucía que en la capital de esta comunidad gana protagonismo por su particular nombre y por el gran arraigo del toreo, especialmente con eventos como la Feria de Abril. Una carne que cocinada a fuego lento resulta tierna, sabrosa y jugosa en estofado. Muchos establecimientos sevillanos son especialistas en esta elaboración, concretamente aquellos que se encuentran cerca de la Plaza de Toros de la Maestranza. El restaurante Barbiana es un especialista.

Cola de toro. (Creative Commons/LWY)
Cola de toro. (Creative Commons/LWY)