Los restaurantes secretos y clandestinos que se han puesto de moda en España
  1. Gastronomía y cocina
hay que abrir bien los ojos

Los restaurantes secretos y clandestinos que se han puesto de moda en España

Lo oculto siempre ha supuesto un gran atractivo para el ser humano, empujándole a descubrir aquello que se guarda con recelo. Y claro está, esto no podía ser ajeno al mundo de la restauración

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Cansado de las mismas referencias de siempre? Un nuevo tipo de restaurante ha entrado con fuerza en el mercado: lugares ocultos para la gran mayoría de comensales y a los que solo un grupo de afortunados puede acudir con total libertad. Algunos abren todos los días de la semana, otros una vez al mes, una gran mayoría requieren el uso de una contraseña, mientras que el resto camuflan la puerta de entrada bajo una curiosa apariencia. Aunque parezcan el escenario de una película de espías, estos locales clandestinos lideran una tendencia en auge en España. ¿Dónde podemos encontrarlos?

La España más secreta

Hubo una época en la que la producción y el consumo de alcohol era una práctica totalmente prohibida en Estados Unidos (la ley seca), lo que obligó a muchos empresarios a levantar locales ocultos a ojos de las autoridades. Estos recibieron el nombre de 'speakeasy' y solicitaban el conocimiento de una contraseña para poder formar parte de su exclusiva clientela. Ahora, esa necesidad ha cedido el relevo a un sentimiento de rebeldía y originalidad que han adoptado un gran número de bares y restaurantes de nuestro país. Veamos unos cuantos.

placeholder Restaurante Suculent, en Barcelona.
Restaurante Suculent, en Barcelona.
  • Lady Pepa. Solo tienes que llamar a la puerta y decir: “He venido a comer”. Con esta sencilla frase podrás degustar los mejores espaguetis de Madrid a altas horas de la madrugada. En apariencia, parece un lugar cutre y destartalado, pero en su interior te esperan unos platos de cuchara capaces de despertar a cualquiera tras una larga fiesta. Callos, lentejas, fabes con almejas… Y el grupo británico por excelencia como responsable de la banda sonora de una noche inolvidable: The Beatles.
  • El Cuarto Frío. Escondido dentro del célebre restaurante Suculent, en el barrio del Raval en Barcelona y a cargo del chef Carles Abellán, se encuentra otro local secundario solo acondicionado para un grupo reducido de comensales. Tras una de las paredes de la cocina hay una mesa secreta conocida como el Cuarto Frío y que ofrece a los afortunados una vista privilegiada del equipo en plena faena.
  • Joaquin Schmidt. Si viajas hasta Valencia y quieres disfrutar de una agradable velada libre de ruidos, no dudes en visitar este peculiar restaurante. Se trata del único lugar de la ciudad sin contaminación acústica, al cual se accede desde los sótanos de un parking. Su decoración se mantiene fiel a la creatividad del local, mientras que los productos destacan por su sabor y frescura.
placeholder El bar secreto Paradiso, en Barcelona.
El bar secreto Paradiso, en Barcelona.
  • Paradiso. Volvemos a Barcelona para degustar cócteles, obra del galardonado barman Giacomo Gianotti. Hasta aquí todo normal. Sin embargo, para acceder a sus maravillosas creaciones debemos acudir primero a un local de bocadillos llamado Bar Pastrami. Detrás de la puerta de una pequeña nevera se encuentra la entrada a Paradiso, solo tienes que hacerte amig@ del camarero y preguntarle por “la parte de atrás”. Pan comido.
  • The Secret Room. De puertas para fuera, se trata de una peluquería de Barcelona de estilo regio y sofisticado. Pero en realidad es algo más que un simple salón de belleza, “es un lugar donde podrás disfrutar de nuestros eventos, exposiciones de arte, talleres gastronómicos, catas y showrooms de moda”, como ellos mismos describen en su misteriosa página web. Y es que The Secret Room también posee un club privado, abierto fuera del horario laboral, donde desconectar del trabajo y conversar con el resto de miembros sobre tus gustos e inquietudes. Un paraíso dentro del ajetreo de la gran ciudad.
  • Epelde-Mardaras. Bilbao es el escenario perfecto para otro concepto de restaurante que también se mueve en la clandestinidad. Hablamos de un espacio improvisado, normalmente ajeno al sector de la gastronomía, que cada cierto tiempo se ofrece como anfitrión para la más exquisita de las veladas. En este caso, se trata de una galería de arte contemporáneo situada en un hermoso palacete del siglo XIX. De buenas a primeras, y sin fecha evidente, los propietarios convierten su hogar en el local más exclusivo de la capital vizcaína.
placeholder Epelde-Mardaras, galería de arte y restaurante clandestino.
Epelde-Mardaras, galería de arte y restaurante clandestino.
  • El Escondido. En la famosa calle Ponzano está el restaurante de cocina mediterránea La Contraseña, un lugar imprescindible de la noche madrileña. Sin embargo, el mítico local también oculta un secreto: El Escondido. Se localiza debajo de la entrada, en el sótano, y solo podrás acceder a él previa reserva y tras atravesar la puerta de una caja fuerte. Únicamente está disponible para grupos a partir de ocho personas, quienes podrán elegir entre una deliciosa cena, una ronda de copas o una partida de póker. Ni los camareros os molestarán, pues solo acuden a vuestra llamada.
Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Restaurantes Gourmet Tendencias de consumo
El redactor recomienda