La fiebre por los cereales llega a España: ¿negocio consolidado o moda pasajera?
  1. Gastronomía y cocina
UNa idea SIMPLE Y MUY LUCRATIVa

La fiebre por los cereales llega a España: ¿negocio consolidado o moda pasajera?

Hace apenas un par de años, las grandes urbes dieron la bienvenida a un nuevo modelo de negocio: los bares de cereales. Una tendencia que todavía goza de gran esplendor, pero ¿conseguirá asentarse dentro de un mercado tan competitivo?

Foto: La fiebre por los cereales llega a España: ¿negocio consolidado o moda pasajera?
La fiebre por los cereales llega a España: ¿negocio consolidado o moda pasajera?

A principios de abril de 2016, Madrid probó suerte con un concepto de restauración totalmente desconocido en nuestro país: los bares de cereales. De la mano de la franquicia Cereal Hunters y un pequeño local situado muy cerca del famoso Mercado Barceló, los hipsters y foodies colindantes descubrieron el placer de degustar más de 200 tipos de cereales diferentes, algunos imposibles de encontrar en España, aderezados con toda clase de toppings y leche de colores. Una tendencia para muchos absurda, ya que resulta mucho más rápido y barato obtener los ingredientes en el supermercado más cercano. Entonces, ¿por qué han experimentado estas cafeterías un éxito tan fulgurante?

Una moda muy british

Cereal Hunters Café.
Cereal Hunters Café.

Aunque muchos disfruten la novedad que, desde su apertura, acompaña a este tipo de establecimientos, en realidad estamos ante una fórmula muy trillada en otras partes del mundo. La primera cafetería dedicada exclusivamente al consumo de cereales nació en Londres, más concretamente en el barrio de Brick Lane. Bajo el nombre Cereal Killer, dos hermanos gemelos norirlandeses decidieron acercar al público una extensa cartera de cereales de importación, unidos a un enclave de excepción donde multitud de referencias a los años 80 y 90 consiguieron crear escuela.

Desde entonces, su fama les precede y el número de cafeterías ha aumentado como la espuma. Su principal atractivo radica en ese ambiente joven, fresco e innovador que atrae a un público muy sensible a las modas vigentes. Después, la increíble variedad que caracteriza a su carta. Desde el precio y el tamaño de las raciones, pasando por los tipos de cereales y su lugar de procedencia, hasta llegar a los toppings y la leche de acompañamiento, pensada también para los clientes con intolerancias. Tal es la diversidad que cualquiera saldrá satisfecho con su elección. Sin embargo, ¿se trata de un concepto ya manido?

El primer bar de cereales de la historia nació en 2014 en el barrio londinense de Brick Lane

Estas cafeterías van camino de convertirse en una de las franquicias con mayor potencial del mercado. En Inglaterra su éxito no ha decaído ni un ápice desde la apertura del primer local especializado en 2014, mientras que en España los propietarios de Cereal Hunters prevén abrir otras 20 cafeterías durante los próximos meses. Una oleada que se suma a las más de 200 solicitudes de información que ya recibieron el año pasado y que comienzan a dar sus frutos. Y es que en pleno auge de las tecnologías, este tipo de negocios juega con un elemento adicional de suma relevancia: las redes sociales.

"El 99% de los clientes hace una foto y después la sube a las redes sociales" antes incluso de probar el plato, asegura Cristina López, fundadora de Cereal Hunters, al medio 'Libre Mercado'. Una publicidad gratuita y certera que aumenta la curiosidad de un público objetivo muy activo en este tipo de plataformas. Todavía es pronto para determinar si se trata de una moda pasajera o un negocio ya consolidado, pero sin duda tiene todas las herramientas para asentarse en un mercado cada vez más competitivo. ¿Tenemos cereales para rato?

Demuestra que eres un 'cereal lover'

Una de las propuestas de Flako Corn Flakes.
Una de las propuestas de Flako Corn Flakes.
  • Flako Corn Flakes. Si Cereal Hunters y Cereal Lovers abrieron la veda en Madrid, en Barcelona, Flako Corn Flakes fue el primero de su especie. Situado en el barrio del Born, su carta no solo incluye los ya clásicos boles de cereales, también ofrece a sus clientes galletas, pasteles o cruasanes veganos de semillas. Un templo del dulce aderezado con una banda sonora muy rockera que te transportará a la década de los 70.
  • Cereal Monkey’s. En el barrio madrileño de Chamberí se encuentra este local inspirado en la cultura de los años 80. Luces de neón, videojuegos de arcade y más de un centenar de cereales. Además, cuenta con unas máquinas expendedoras autoservicio para que los propios comensales decoren su bol con los toppings disponibles: bolitas de chocolate, marshmallows, minicookies… Solo tienes que dejar volar tu imaginación.
  • Cereal House. La ciudad de Valencia también tiene el honor de disfrutar de su propio 'cereal cafe'. Se encuentra en la avenida de Francia y es el punto de encuentro para los jóvenes y estudiantes más golosos. Junto a su extensa e internacional propuesta de cereales y los 18 tipos de leche que les acompañan, la carta va incluyendo periódicamente nuevos nombres con el objetivo de que la clientela nunca se aburra.
Máquinas autoservicio de Cereal Monkey’s.
Máquinas autoservicio de Cereal Monkey’s.
  • Suki. El primer local especializado de Málaga abrió sus puertas en 2017 en la calle Corregidor Paz Guzmán. Aunque el modelo de negocio es muy similar al resto, Suki llama la atención por una decoración que recuerda a la cultura japonesa y un gesto que deja en evidencia su generosidad: algunos de los empleados son personas en una situación complicada que hasta ahora no habían tenido la oportunidad de entrar en el mercado laboral.
  • Cangaceiro. Una cafetería con personalidad propia incluso a la hora de crear nuevas bebidas, entre las que destaca un batido inspirado en la famosa serie de televisión ‘Juego de tronos’. Lo que comenzó como una churrería al uso, ahora se ha convertido en la cafetería de moda en Santiago de Compostela. Además, es de los pocos establecimientos que también sirven alcohol. No dejes de visitarla en la Rúa Novade Abaixo.
Cereales Restaurantes
El redactor recomienda