Las mejores cremas de untar caseras sin azúcar ni aditivos
  1. Gastronomía y cocina
dulces y saladas

Las mejores cremas de untar caseras sin azúcar ni aditivos

Mantequilla de frutos secos, crema de avellanas, paté de aceitunas o hummus se pueden preparar en casa fácilmente con ingredientes naturales y sin añadidos. He aquí algunas buenas opciones

Foto: Mantequilla de cacahuete.
Mantequilla de cacahuete.

Cuando se quiere comer saludable y evitar los ultraprocesados, hay un tipo de alimento que suelen ser de los primeros en ser apartados: las salsas y cremas. Las compradas en el supermercado tienden a incluir una gran cantidad de aditivos, entre los que hay azúcares o aceites vegetales refinados; elementos que aumentan sus calorías y que pueden contribuir a que sean menos saciantes.

A nivel de salud, de ahorro y de sabor, puede resultar más interesante optar por preparar cremas de untar caseras. Podemos hacerlas nosotros mismos con ingredientes naturales y sin añadidos extra para lograr un resultado que puede resultar más satisfactorio. Estas pueden ser el complemento perfecto para los desayunos, comidas, meriendas y cenas, bien para mojar los snacks o para incorporarlas en rebanadas de pan. En Alimente hemos recopilado varias recetas de ellas para que no tengas que acudir más a las ultraprocesados del supermercado.

Mantequilla de frutos secos

La mantequilla de cacahuete, de anacardos y de otros frutos secos que se encuentran en los supermercados utilizan demasiados aditivos para lograr texturas cremosas. No obstante, una auténtica crema solo necesita de frutos secos para elaborar una receta que se puede emplear en bocadillos o tostadas, por ejemplo. Para elaborarla únicamente hay que coger cacahuetes al natural sin sal, meterlos en la batidora y comenzar a picarlos hasta que se comience a formar una masa. Se puede añadir agua en mayor o menor cantidad en función de la textura final que se desea obtener. Más saludable e igual de sabrosa que las de algunas marcas comerciales.

Una tostada de mantequilla de cacahuete.
Una tostada de mantequilla de cacahuete.

Paté de aceitunas

Un untable de olivas puede añadir un contraste intenso para degustarlo en tostas o incluso dipeando con picos de pan. Y su elaboración es realmente sencilla. Solo necesitas los siguientes ingredientes para preparar un paté de aceitunas muy práctico, bien sea mezclándolo todo en un mortero o en la batidora: cinco cucharadas de aceite de oliva, cinco alcaparras, una anchoa, ajo al gusto y 100 gramos de aceitunas.

Crema de cacao y avellanas sin azúcar

Las de cacao son, probablemente, las cremas favoritas cuando apetece untar algo dulce en el pan. Para evitar un atracón de azúcar que añada calorías extras de más –muy común en los chocolates industriales–, se puede hacer una crema de cacao y avellanas casera. Solo hace falta los siguientes ingredientes: 150 gramos de avellanas tostadas, tres cucharadas de cacao desgrasado, una cucharada de aceite de oliva (opcional), leche al gusto.

Se baten todos estos ingredientes, añadiendo leche progresivamente y al gusto en función de la textura final que se quiera obtener. El aceite es un añadido opcional para quienes quieren aportar un matiz más intenso y contribuir a que la crema obtenga una textura más suave.

Chocolate untable.
Chocolate untable.

Paté de champiñones

Las cremas saladas como este paté de champiñones se pueden untar en el pan o en tostas, pero también son válidas para cocinar platos como lasañas y canelones o incluso para hacer rollos de carne, por poner un ejemplo. Para elaborarla se necesitan los siguientes ingredientes: 400 gramos de champiñones, dos dientes de ajo, 50 gramos de almendras o nueces peladas, una cebolla, aceite de oliva, sal y pimienta.

Primero se pican la cebolla y los ajos, se trocean los champiñones y se sofríe todo junto en la sartén a fuego suave. A su vez, se hornean las almendras o las nueces durante dos o tres minutos para lograr que se tuesten. Una vez se hayan tostado estos boletus, se coloca todo en el vaso de la batidora y se tritura hasta obtener la consistencia que se busque. Tras esto, se puede guardar en frío para que se asiente y se pueda emplear en todo tipo de recetas.

Hummus de remolacha

El hummus es un clásico de las salsas y/o cremas untables. Esta elaboración basada en garbanzos se puede combinar en multitud de platos y también se puede comer en solitario. Para salir de la receta más clásica y apostar por nuevos sabores, se le pueden añadir otros ingredientes como remolacha para cambiar su gusto al tiempo que visualmente adquiere un tono rosado muy llamativo. Esta variedad de hummus se realiza de la misma manera, pero añadiendo este colorido vegetal: 250 gramos de garbanzos cocidos, 100 gramos de remolacha, dos cucharadas de aceite de oliva, dos cucharadas de limón, medio diente de ajo y tahini al gusto.

Una vez se tienen todos estos alimentos, se mezclan en la batidora sin abusar del tiempo triturado para que no acabe demasiado líquido. Si se quiere hacer más hummus, solo hay que aumentar la cantidad de los ingredientes para así tener más de esta crema que se puede untar, dipear en ella o usar en ensaladas.

Azúcar Comida sana
El redactor recomienda