Granada no solo es famosa por el complejo fortificado de la Alhambra, el barrio del Albaicín o las pistas de esquí de Sierra Nevada. La célebre ciudad de pasado musulmán ha cautivado a nativos y turistas por una cultura del tapeo que va más allá de las típicas almendras y aceitunas. Sus hermosas calles y monumentos invitan a cualquiera a un agradable paseo, que suele ir acompañado de un refresco, una caña de cerveza o una copa de vino. Lo más interesante de todo es que este refrigerio llega siempre con el mejor de los premios: una tapa sabrosa, original y de lo más abundante.

Esta práctica encuentra en la calle Elvira la mejor de las representaciones, una de las arterias comerciales más importantes de la ciudad y punto de encuentro para cualquier amante de la gastronomía. No importa si eres vegano, celíaco, aficionado de la cocina internacional o un apasionado del picoteo. En calle Elvira hay algún lugar esperándote.

La calle Elvira, cuna del tapeo en Granada

La calle Elvira fue “la principal y más larga vía de la Granada islámica desde su configuración urbanística en el siglo XI. Se iniciaba en la Puerta Elvira, abierta en el sector septentrional del recinto amurallado de la medina, y alcanzaba a penetrar hasta el corazón de la misma”, recuerda el equipo de Cicerone Granada, expertos en la ciudad y visitas guiadas. “Su gran longitud y situación estratégica la convirtieron desde el principio en una arteria vital para el desarrollo de los flujos de personas y mercancías en la ciudad y, en consecuencia, para el establecimiento a lo largo de ella de una intensa actividad comercial”, añaden.

Puerta de Elvira, en Granada.
Puerta de Elvira, en Granada.

Bajo esta premisa, no es de extrañar que con el paso de los años la calle Elvira se haya mantenido como el barrio más tradicional de Granada, cuna del tapeo más suculento y exquisito. ¿Qué restaurantes debes incluir en tu próxima ruta gastronómica por la ciudad?

  • Taberna Salinas. Este bonito lugar se divide en tres espacios, muy bien diferenciados, según la intención del comensal: barra, comedor y mesas de tapeo. La carta destaca por su calidad, donde los platos más concisos y contundentes atraen a turistas de todo el mundo. No dejes pasar la oportunidad de probar sus arroces, en especial el arroz caldoso a la marinera, sus carnes y pescados.

Taberna Salinas.
Taberna Salinas.

  • A los Buenos Chicos. Los propietarios de este restaurante han cogido como fuente de inspiración la cocina francesa e italiana para elaborar sus deliciosas tapas. Todas ellas disponibles para los clientes vegetarianos o alérgicos al gluten. Además, es uno de los pocos establecimientos que cuenta con terraza en la calle Elvira.
  • Babel World Fusion. Y continuamos con la mezcla de culturas. Sin renunciar al arte del tapeo, este restaurante famoso en la zona combina a la perfección sabores indios, asiáticos, mejicanos e incluso africanos sin perder un ápice de su personalidad. También cuenta con una carta destinada al público vegano y unas frituras de pescado que te harán la boca agua.

  • Bodega Castañeda. Este local frecuentado por los propios granadinos se mantiene en pie dentro de un hermoso local que data del siglo XIX. El lugar perfecto para disfrutar de una copa de vermut y los platos más tradicionales de Andalucía como, por ejemplo, la follaza. Eso sí, la especialidad de la casa es la calicasa, una combinación de vinos dulces autóctona de la zona.

  • Tajine Elvira. Si eres un amante de la comida marroquí, no dejes de visitar este pequeño y barato restaurante, lugar de peregrinaje para los encargados de los bazares cercanos, signo ineludible de su calidad. Como su propio nombre indica, la carta está repleta de toda clase de tajines y unos kebabs que se alejan de los locales de comida rápida que tanto abundan en la actualidad.

Bodega Castañeda.
Bodega Castañeda.

  • La Antigüalla. Su peculiar decoración llama la atención desde la calle: armaduras del medievo, lámparas de araña, enormes escudos de armas… Una grandiosidad que concuerda a la perfección con el tamaño de las tapas, siempre acompañadas de la bebida que escoja el comensal. Y todo ello a precios muy competitivos.

  • La Riviera. En Cetti Meriem 7, una bocacalle de la calle Elvira, se encuentra uno de los mejores bares de la ciudad. Quizás porque la tradicional caña y tapa no depende de la elección del camarero, sino del cliente. Este podrá escoger el aperitivo que más le guste de su extensa carta, donde los pinchos morunos y la carne en salsa son los auténticos protagonistas.

  • La Bella y la Bestia II. Muy cerca de la calle Elvira, en la Cárcel Baja 14, también puedes visitar este bar de decoración ecléctica donde agasajan a su clientela con las tapas más generosas de toda la ciudad. Perfectas para compartir o saciar tu apetito con apenas dos consumiciones. Destacan las patatas con alioli, el jamón serrano o las croquetas. ¡Bon Appetit!