Imagínatelo: un delicioso mojito en una mano, una revista en la otra, la arena blanca de la playa bajo tus pies y una cómoda hamaca donde descansar tras una larga jornada de trabajo. El plan perfecto, ¿verdad? Afortunadamente, y aunque cueste creerlo, no se trata de un propósito ligado exclusivamente a la playa, también puedes disfrutar de este momento en plena ciudad y a kilómetros de distancia de la costa española. ¿Cómo? Gracias a los chiringuitos urbanos, un concepto de restaurante que trae a las grandes urbes algunas de las bondades del destino predilecto del verano. No hay sol ni agua del mar, pero sí diversión a raudales.

La playa escondida de Malasaña

Lo más probable es que la mayoría de aficionados a esta nueva tendencia conozcan el local que la dio a conocer en la capital española. Con un nombre evocador que deja en evidencia el anhelo de sus clientes, el restaurante Ojalá se caracteriza por la arena de playa que cubre el suelo de uno de sus comedores, traída directamente desde Almería. Situado en la calle San Andrés, en pleno barrio de Malasaña, y abierto desde diciembre de 2004, este curioso emplazamiento cuenta también con un jardín colgante, unas hermosas luces de feria y un chiringuito con los mejores y más suculentos cócteles del mercado.

Una playa escondida donde además podrás degustar una selección de tartas caseras, zumos naturales, smoothies, milkshakes y cervezas variadas. Eso sí, no dejes pasar la oportunidad de probar su ración de hummus con chips de boniatos, su hamburguesa gourmet con alioli, queso provolone, cebolla caramelizada, bacon y whisky, o el tradicional ChicKen Pie a base de pollo campero, champiñones y finas hierbas, entre otros ingredientes.

Un chiringuito urbano a plena luz del día

Si eres de esas personas que acude a la playa solo para coger un poco de color, el Café del Rey es el lugar perfecto para ti. Se trata de uno de los chiringuitos urbanos más conocidos de Madrid, ubicado detrás de la estación de Príncipe Pío y muy cerquita del Templo de Debod. En este caso, el restaurante se parece más a esos locales que esperan con ansia a los veraneantes a pie de playa, aunque en este caso las vistas son mucho más cosmopolitas. La terraza destaca por un ambiente chill out ideal para evadirse de la rutina diaria, unas mesas de madera blanca, sombrillas de paja, cómodas hamacas y arena auténtica de playa. Lo mejor de todo es que incluso por la noche abre sus puertas al público, ofreciendo una carta exclusiva de cócteles y cena al aire libre.

“Servimos cocina de mercado moderna, ligera y saludable. A mediodía ofrecemos un menú del día sofisticado y exquisito, con una opción light baja en calorías”, prometen desde su página web oficial. Entre sus platos estrella destacan el calamari kimchee, es decir, finas y crujientes rabas de calamar con salsa picante; el tartar de atún rojo con mango y mayonesa de wasabi, el chuletón de vaca madurado 21 días o un meloso de chocolate con crema de avellanas tostadas.

Playa y música en directo en la calle Hortaleza

“Todavía a estas alturas oyes a gente diciendo que Madrid en agosto es un desierto, que está todo cerrado, que no hay nadie, que los madrileños huyen... ¿les sacamos de su engaño o los dejamos en su error para seguir nosotros disfrutando?”, con estas palabras los responsables de Areia Colonial ChillOut invitan a todos los playeros de la capital a sus fiestas y encuentros nocturnos en el barrio madrileño de Justicia, muy próximo a la calle Fuencarral y el célebre barrio de Chueca.

Es posible que hayas visitado este local emblemático durante el resto del año y no hayas visto la playa artificial que ahora recomendamos, esto se debe a que solo está instalada durante los meses de verano. Dos toneladas de fina arena de playa cubren toda la superficie del local para deleite de aquellos que no pueden viajar a la costa. Creando así un beach club en toda regla. Como no podía ser de otro modo, Areia cuenta con una extensa carta de cócteles –más de ochenta–, música en directo por las noches y un gastrobar con propuestas culinarias originales y cierto aire étnico. Pakoras, samosas, pitas rellenas…

¿La Playa o Cava Baja 5?

Restaurante Cava Baja 5, más conocido como La Playa
Restaurante Cava Baja 5, más conocido como La Playa

Aunque este local madrileño comparte nombre con la calle donde se encuentra, todo el mundo lo conoce como La Playa. ¿El motivo? Al igual que otros componentes de la lista, el suelo de su planta inferior está cubierto por arena de playa auténtica. Solo tienes que ir hasta el barrio de La Latina para degustar sus deliciosas tapas y disfrutar de un ambiente muy especial amenizado con la mejor música del momento. Además, suelen organizar eventos donde la cultura es siempre la principal protagonista o fiestas temáticas pensadas para salir de la rutina que a veces empaña la noche madrileña.