La gastronomía española es famosa en todo el mundo gracias a una increíble variedad de platos, ingredientes frescos y naturales y un sabor exquisito que deja huella. Por esta razón, no es de extrañar que se haya convertido en un fantástico reclamo más allá de nuestras fronteras. Una expansión muy positiva para todas aquellas personas que han decidido vivir en el extranjero y que, de vez en cuando, sienten la necesidad de conectar con sus raíces, y qué mejor forma de hacerlo que a través de la comida. Una conexión igual de efectiva para los turistas que descubren las bondades de un país lejano, pero cuya gastronomía no termina de convencerles. Sean cuales sean los motivos de tu visita, descubre a continuación los mejores restaurantes españoles en el extranjero.

Croquetas en Shanghái y pulpo en Bogotá

Restaurante Ibérica, en Londres.
Restaurante Ibérica, en Londres.

  • Ibérica (Londres). El reputado chef español Nacho Manzano, poseedor de varias Estrellas Michelin que demuestran su talento con los fogones, abrió su propio restaurante en la capital inglesa. Croquetas de jamón, patatas bravas, pimientos de Padrón, paella, pulpo a la gallega… Lo mejor de lo mejor para los paladares más exigentes de Londres. Tal ha sido la acogida de este primer local que, con el paso de los años, ha abierto nuevas dependencias en Manchester, Leeds y Glasgow.
  • Raffles (Estambul). Sergi Arola, otro de los chefs más distinguidos del panorama nacional, decidió viajar hasta Estambul para compartir una visión más lujosa y vanguardista de las tapas tradicionales, esas que cualquier español degusta en el bar del barrio. Situado en el hotel Raffle Istanbul, el restaurante ofrece una carta que llama la atención por su cuidada presentación. Si tienes la opción de visitarlo, no dejes pasar la oportunidad de probar sus famosas patatas bravas, la tortilla de patata en tacos o el clásico bocata de calamares reinventado.
Jaleo, en Washington.
Jaleo, en Washington.

  • Jaleo (Washington). Hace más de dos décadas, el asturiano Jose Andrés emigró a Estados Unidos para emprender una nueva aventura culinaria. ¿El resultado? Jaleo, una de las referencias españolas más significativas del sector. Desde entonces, los norteamericanos caen rendidos a su pan de cristal con tomate, la selección de ibéricos de bellota, los erizos de mar con pimientos o el gazpacho al estilo Algeciras. Un menú muy representativo que también puedes probar en Ciudad de México, Las Vegas y Cristal City, en Virginia.
  • Marina (Shanghái). El gigante asiático tampoco se priva de las bondades de la cocina española, gracias en parte a cocineros como Daniel Negreira, pupilo de grandes nombres como Ferran Adrià o Andoni Luis Aduriz. Con una apuesta arriesgada compuesta de platos propios y largas sesiones de laboratorio, el gallego ha creado una carta donde destaca el pudin de cangrejo atlántico, el sándwich de foie gras con polen de abeja y cacao, o las croquetas de jamón ibérico “pata negra”.
Restaurante Sant Pau, en Tokio.
Restaurante Sant Pau, en Tokio.

  • Restaurante Sant Pau (Tokio). En 2004, la mujer con mayor número de Estrellas Michelin abrió una nueva sede de su restaurante en Tokio. Desde entonces, Carme Ruscalleda se ha mantenido fiel a la cocina tradicional catalana que le hizo alcanzar la fama y que tanto reconocimiento le ha generado también en el extranjero. En una de las ciudades más pobladas del planeta, la cocina mediterránea se funde a la perfección con la japonesa. Un ejemplo de ello son el sorbete de yuzu, el wagyu japonés con pan tostado y labneh de finas hierbas, o el lomo de rape con curry, chutney, espárragos y pak choi.
  • FROM (Bogotá). El cocinero Ramón Freixa y el arquitecto Ignacio García Vinuesa unieron sus fuerzas para crear este ambicioso proyecto, único en la capital de la República de Colombia. “Jugamos a no enmascarar el producto y prepararlo siempre tamizado por las bases de la cocina española. Así que esto es cocina colomboespañola, una verdadera fusión”, asegura el chef en una entrevista. En la única carta que ofrece el restaurante destacan el pulpo de Galicia con salsa de tamarindo, las papas a la vainilla y polvo de café torrado o la ensalada de cangrejo de La Guajira.
Cinco by Paco Pérez, en Berlín.
Cinco by Paco Pérez, en Berlín.

  • Cinco by Paco Pérez (Berlín). Este restaurante es el primer proyecto del chef catalán Paco Pérez fuera de España. Con su nombre deja en evidencia la experiencia “cinco sentidos” que viven todos los comensales que acuden a su llamada. Además, el número cinco también “representa los cinco dedos de una mano y, por lo tanto, la artesanía”, tal y como explican en su página web. Una cocina sin florituras y productos de primera clase que quedan al descubierto a través de platos tan cuidados como el arroz meloso con trufa, champiñones y queso San Simón o el ceviche de quisquilla y aguacate.
  • Txikito (Nueva York). Cocina vasca en pleno centro de la Gran Manzana. Una puerta exclusiva hacia esta región española rica en productos de temporada y una cuidada selección de vinos, todos ellos disponibles en el restaurante. Los creadores y propietarios de Txikito son Eder Montero y Alexandra Raij, responsables también de las suculentas creaciones que han dejado huella entre los neoyorkinos como, por ejemplo, los pimientos de Gernika con sal marina, las albóndigas de cordero, las cintas de calamar a la plancha con piñones de cebolla dulce o el pincho de anchoa vasca con guindilla y aceitunas.