La inclusión de este ingrediente en nuestra dieta y en nuestros platos depende principalmente de lo dispuestos que estemos a abrir nuestra mente. De momento, nos lo han puesto más fácil y desde la entrada en vigor del nuevo reglamento europeo -el pasado 1 de enero- ya puedes conseguir fácilmente estos productos en los establecimientos y restaurantes.