Revueltos, cocidos, fritos, escalfados... Los huevos son un alimento clásico de nuestra gastronomía. Hasta hace relativamente poco tiempo han estado bajo sospecha nutricional, pues se les acusaba de incrementar los niveles de colesterol 'malo' y, en consecuencia, de promover el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, estas creencias se han ido difuminando tras la publicación de varios estudios que concluyen que el humilde huevo, además de ser un tesoro gastronómico, rebosa virtudes nutricionales. Según la Fundación Española de la Nutrición, este alimento "tiene proteínas de alto valor biológico, colesterol, yodo, fósforo, vitaminas A, B y D y riboflavina". Además, "tiene un alto valor nutritivo, un aporte de energía no muy elevado, proteína de máxima calidad –por su elevado aporte biológico– y proporciones equilibradas de aminoácidos esenciales".

El humilde huevo, además de ser un gran tesoro gastronómico, rebosa virtudes nutricionales

Con todas estas virtudes queda claro que los huevos no son los villanos de una alimentación sana y, por tanto, no hay razones para excluirlos de la dieta, sino más bien todo lo contario. Por ello, con el objetivo de sacar el máximo partido gustativo a este clásico de nuestra gastronomía y, por tanto, enriquecer y aportar un extra de innovación a la alimentación, proponemos tres recetas creativas.

Huevos tontos

Esta receta con un nombre tan curioso no es un invento nuevo. De hecho, en Aragón, donde es muy tradicional, llevan siglos degustándola. Surgió en tiempos de necesidad, cuando no había mucho donde elegir para llevarse a la boca, y hoy constituye uno de los clásicos del recetario aragonés. No en vano, es escueta en ingredientes, los cuales además son muy humildes: huevo, pan, ajo, sal y aceite. Sea como fuere, lo cierto es que esta elaboración funciona estupendamente como segunda opción de una comida e incluso como plato único para una cena.

Ingredientes

  • 2 huevos
  • Leche
  • 6 dientes de ajo
  • Miga de pan, mejor del día anterior o rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Perejil

Modo de elaboración

En primer lugar, ponemos a remojar la miga de pan en un bol con leche. Cuando esté lo suficientemente empapada, agregamos los huevos, los ajos y el perejil bien picados y una pizca de sal. Después removemos bien para que los ingredientes queden plenamente integrados en la mixtura y, en consecuencia, luzca un aspecto homogéneo. A continuación, dejamos reposar (mejor en la nevera) dicha mezcla durante una hora aproximadamente. Con la masa resultante creamos figuras o porciones al gusto (lo ideal es que tengan un tamaño similar al de una croqueta, pues de este modo garantizamos que se hagan rápido y bien). Finalmente, freímos los trozos en un sartén con abundante aceite de oliva.

A lo largo del tiempo se han ido incorporando nuevas viandas a la receta tradicional, las cuales han dado lugar a ricas e innovadoras versiones que aportan un extra de sabor a la dieta. Por ejemplo, podemos agregarle bacalao para conferirle un toque marino, codorniz para aportarle un gusto a monte o salmorejo para lograr un retrogusto huertano.

Huevos rellenos de ensalada de arroz

Los huevos rellenos son una excelente alternativa para incrementar su valor nutricional. Además, no roban demasiado tiempo en la cocina y son muy versátiles, pues admiten tantos ingredientes como gustos hay o permita la creatividad de quien está al mando de la cocina. Rellenos de arroz constituyen una elaboración más completa, generosa en hidratos de carbono y rica en proteínas.

Ingredientes

  • 200 gramos de arroz
  • 4 huevos
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 1 calabacín
  • 1 lata de anchoas en aceite de oliva
  • 1 lata de aceitunas negras

Modo de elaboración

Comenzamos poniendo los huevos y el arroz (preferentemente en agua con una pizca de sal y chorro de aceite) a cocer. Mientras dichos ingredientes se cocinan, aprovechamos para cortar las hortalizas, las aceitunas y las anchoas en 'brunoise' (daditos pequeños). Después mezclamos dichos ingredientes con el arroz ya cocido en un bol. A continuación, partimos los huevos cocidos a la mitad, extraemos la yema y, en su lugar, colocamos un par de cucharadas de la mixtura obtenida. Para concluir, los metemos a la nevera durante unas dos horas aproximadamente. Una elaboración ideal para acompañar a una sopa ligera, a un plato de verduras, a un puré o simplemente como aperitivo para la comida o para la cena.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Huevos al nido

Estamos ante una preparación que permite degustar el huevo y sus acompañamientos clásicos, como las patatas fritas, de una forma innovadora, diferente y original, lo que la hace más interesante al paladar, sobre todo para los más pequeños de la casa.

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 2 patatas
  • Un puñado de gambas peladas
  • 300 gramos de pechuga de pollo
  • 3 tomates
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva
  • Sal

Modo de elaboración

Para comenzar, hacemos el relleno. Para ello, sofreímos la cebolla y los tomates (si están pelados, mejor) en una sartén con aceite de oliva. A continuación, añadimos la pechuga de pollo troceada y, poco tiempo después, las gambas peladas. Mientras se hacen dichos ingredientes, pelamos las patatas, las cortamos a la mitad y las horneamos. Luego escalfamos los huevos, siempre en agua muy caliente, con una pizca de sal y un chorro de vinagre. Para concluir, emplatamos: en la base las patatas fritas, luego los huevos escalfados y finalmente el sofrito.