Robert Louis Stevenson escribió que "el vino es poesía embotellada" y hablar con Joan C. Martín confirma esta idea, ya que se refiere a dicha bebida con una delicadeza que le otorga un importante componente espiritual y cultural. Después de una larga carrera como enólogo (dirigió bodegas durante casi 30 años), profesión que combinaba con la escritura, Joan C. Martín decidió dejar la primera para centrarse en la segunda y convertirse en lo que es hoy, "contador de las historias de los vinos de España", como él mismo se define.

Acaba de publicar en Lince Ediciones 'Los supervinos 2019. La guía de vinos del supermercado', una selección de 150 vinos de calidad y al alcance de todos los bolsillos que, según cuenta a Alimente, confirma que estamos "ante los mejores vinos de la historia de España".

PREGUNTA: ¿Qué características tiene que tener un vino para ser considerado un 'supervino'?

RESPUESTA: Este año he seleccionado, comprado y catado alrededor de 900 vinos. Mi sistema de cata es realizar una puntuación de diez ítems para cada vino y se puntúa de 1 a 10 desde el color al aroma, el cuerpo... hasta la información de la etiqueta, las características del tapón y la relación calidad-precio. También es muy importante conocer las características del vino según tipo; es decir, un vino joven debe parecer un vino joven, no puede estar un poco oxidado. También queda descalificado uno de crianza en el que apenas se nota la barrica. La calidad del vino español va in crescendo de forma espectacular.

"La robotización de la industria ha permitido a las bodegas españolas ofrecer precios muy competitivos"


P. Hablamos de vinos que están a la venta en supermercados, ¿se están poniendo las pilas las grandes cadenas en cuanto a su oferta?

R. Sin duda. Yo compro los vinos que están en sus lineales y por tanto la calidad de los mismos es la que elige la cadena. En los últimos dos años los supermercados han apostado por una política de calidad de los vinos; no tanto hace tres o cuatro años, cuando estábamos en plena crisis y había productos que no tendrían que estar en sus estantes.

P. Entre las cadenas que ha analizado, ¿alguna destaca especialmente por su oferta de vinos?

R. Hay dos que tienen un lineal muy muy bueno, El Corte Inglés y Alcampo. Carrefour tiene también uno muy largo, pero confían mucho en las marcas del mismo grupo. Y Mercadona me ha sorprendido, porque lleva una política de precios bajos y una gama reducida, pero está incrementando la calidad de las marcas que tiene. Valoro su trabajo de compras, me gusta esa estrategia cualitativa.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

P. En su guía encontramos botellas incluso por 2 euros. ¿Cómo es posible encontrar vinos de calidad a precios tan económicos? ¿Cómo se justifica entonces que existan otros mucho más caros?

R. No cuesta igual producir un vino en el Priorato o en la Terra Alta que en La Mancha. La Mancha es una gran llanura, una estepa. La mecanización absoluta es posible allí y una producción y una recolección mecanizadas reducen los costes de una forma exponencial. Además, hay denominaciones de origen de estas características que tienen en sus reglamentos que el nivel de producción por hectárea sea mayor. Más producción por hectárea, más kilos, más litros y todo mecanizado ha de dar un vino mucho más competitivo de precio que uno de Rías Baixas, que está allí en una zona encajonada y es una parcela pequeña. Esa es la principal razón.

P. ¿Producir una botella de vino en España cuesta menos hoy que hace unos años?

R. Muchísimo menos, los costes han ido a la baja. Toda la industria hoy es mucho más rápida que hace 20 años, se producen más botellas con un coste menor, porque entre otras cosas se cuenta con menos mano de obra laboral. Hay bodegas que producen millones de botellas y tienen todo robotizado. No ves más que a una persona al principio de la línea de envasado y otra al final. Esto ha permitido a los vinos españoles ofrecer unos precios competitivos.

Cataluña y Castilla y León son las dos comunidades autónomas españolas más referenciales a nivel internacional


P. ¿Le queda al vino español alguna asignatura pendiente?

R. Necesita más denominaciones de origen. España tiene muy pocas, creo que son ochenta y tantas, mientras que Francia tiene 571, Italia 400… No hemos sabido segmentar nuestras producciones para ponerlas en valor en el mercado. Las únicas regiones que han hecho esto, y lo han hecho de forma sobresaliente y por eso están arriba, son Cataluña y Castilla y León. Son no solo las comunidades autónomas (a mí me gusta llamarlas países vinícolas, siguiendo la cultura enológica francesa) más desarrolladas en España en este aspecto, con mejores calidades y mejor posicionamiento, sino que en el mundo, en el negocio internacional, aparecen como dos países vinícolas muy referenciales. Esto ayuda a que las calidades en un mundo globalizado se defiendan mejor.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

P. ¿Qué pistas le puede dar a un comprador inexperto para que acierte al elegir una botella en el supermercado?

R. Lo primero, un pequeño truco: hay que arrodillarse y mirar la estantería de abajo. Los supermercados ponen a la altura de los ojos y del pecho las marcas que más rotan. Aquellas que se venden menos, pero que no quiere decir que sean malas, las van poniendo en los estantes de abajo hasta que desaparecen. Y ahí se encuentran chollos muy buenos y a lo mejor ves un reserva Ribera del Duero o un crianza Rioja que está a buen precio.

Pero sobre todo es fundamental leer las etiquetas y las contraetiquetas. Un vino debe indicar su añada, su forma de elaboración y las variedades con las que está hecho. Cuanto más información, más garantías hay. Y luego también el proceso. Una cosa que yo valoro mucho es que las bodegas pongan en los cavas y en los vinos criados, sean blancos o tintos, la fecha de envasado. Si es un vino crianza y sé cuándo se ha embotellado, yo sé cuánto tiempo puedo conservarlo. Y si tiene un buen precio, puedo comprar más botellas y guardarlas.

P. Si tuviera que quedarse con dos o tres vinos de la guía...

R. Es difícil. Más que con unas marcas determinadas, me quedaría con unas zonas: vinos de sierras de Málaga, vinos de la Tierra Alta, cavas (cualquiera de ellos, estamos en la mejor generación de cavas) y vinos de Alicante. Alicante Vinalopó está dando unas calidades extraordinarias. Hay un tinto reserva que vale 4 euros que se llama Torrent del Mañá con una calidad y una finura espectacular. Y eso, a 4 euros.

En la cultura agroalimentaria, la filosofía del origen es capital para el éxito de los vinos. Hay que fomentarla


P. La guía destaca "la nueva cultura andaluza del vino". ¿En qué consiste?

R. Yo ya veía movimiento en los vinos andaluces. En realidad no es una "cultura nueva", porque ya existía, pero antes se trataba de una elaboración digamos de autoconsumo, para la zona. No podemos olvidar que Andalucía tiene tres civilizaciones vinícolas dentro de ella, y en el mundo hay muy pocas: Oporto, Madeira, Champagne, Jerez, Montilla y Málaga. Podemos incluir también Burdeos, aunque es discutible, pero pare usted de contar. Y tres son andaluzas. Estos buques insignia tapaban estas otras elaboraciones, vinos tranquilos, que no son generosos ni dulces, ni de postre, ni finos.

Ahora ha aparecido una estructura de pequeños elaboradores que va expandiéndose y creo que para el desarrollo social de Andalucía esto es importantísimo. De hecho, recomiendo a la Junta que lo potencie, que cree un instituto especializado en vinicultura y en enología que ampare y ordene el territorio, creando denominaciones de origen. En la cultura agroalimentaria, la filosofía del origen es capital para el éxito de los vinos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

P. ¿Qué hay de los vinos ecológicos y de su futuro? ¿Los encontraremos en mayor medida en supermercados?

R. Por ahora hay pocos. Los vinos ecológicos aún se encuentran más en las tiendas especializadas, en vinotecas, en colmados... Ahí sí hay gran variedad. Creo que estos establecimientos, las bodegas pequeñas, los ultramarinos, son los que están haciendo la gran tarea de divulgación del vino ecológico. En los supermercados, lamentablemente, he encontrado pocos. Y los seis que compré en ellos han sido elegidos y están dentro de la guía. Existe un poco de falta de conocimiento, de temor por apostar por estos vinos; y creo que se debería hacer un esfuerzo por investigar. Deben estar más presentes, porque son una tendencia imparable. Los vinos ecológicos, naturales y bios van a ir a más y hay mucha gente que los busca y que cree en ellos. Ya existe en cada comunidad autónoma el Comité de Agricultura Ecológica, y los supermercados deben abrir un poco su visión en este tema.

P. ¿Qué otras recomendaciones haría a los supermercados para que mejoraran su oferta de vinos?

R. Además de atender la de los vinos biológicos, les diría que sigan dejándose seducir por las pequeñas denominaciones de origen. Que no tengan miedo de dar cabida a una bodega pequeña, que el jefe de compras salga, viaje y contacte con gente para descubrir cosas. Porque hoy España está ofreciendo una diversidad muy grande y los supermercados lo saben.