El verano, con sus eternos días soleados y sus temperaturas elevadas, está comenzando a despedirse. Le toca el turno al otoño. En esta época comienza a refrescar, lo que conlleva que el cuerpo pida otro tipo de elaboraciones que lo templen y ayuden a afrontar las inevitables (y poco bienvenidas) temperaturas características de esta estación. Y los purés y las cremas cumplen a la perfección con dicho cometido, pues entibian el paladar, ayudan a entonar el organismo, a reconfortar el cuerpo y, por lo tanto, nos permiten afrontar airosos las refrescantes temperaturas que reinan en los días otoñales.

Asimismo, estas elaboraciones trituradas son saludables (siempre que se opte por la inclusión de una mezcla sana y adecuada de alimentos) y dan mucho juego en la cocina, dado que admiten un nutrido elenco de alimentos, tantos como gustos y preferencias. Además, constituyen una excelente manera de introducir en nuestros menús diarios otro tipo de ingredientes a los que no acabamos de encontrarles el gusto, como las verduras, y también aportan un extra de sabor, de nutrientes y, por ende, de salud.

Las setas son alimentos omnipresentes en el otoño. De hecho, son fieles indicadores de su inicio y su final

Afortunadamente, el otoño es una época prolífica en productos que podemos aprovechar para elaborar estas preparaciones, puesto que es cuando mejor saben y más se aprovechan sus propiedades organolépticas. En definitiva, la cuchara es para el otoño. Por ello proponemos tres recetas de purés ricos y saludables, idóneas para reconstituir el cuerpo cuando las hojas caen o para aportar un extra del sabor a la dieta.

Crema de setas y avellanas

Las setas son alimentos omnipresentes en el otoño. De hecho, son fieles indicadores del inicio y el término de esta estación. Además de su escaso contenido calórico, aportan un sinfín de sabores y texturas y, por tanto, un festival de sensaciones gustativas. Por su parte, la inclusión de avellanas en esta crema no solo le aporta un extra de nutrientes –son ricas en antioxidantes, en ácido oleico y en minerales–, sino que le confiere un retrogusto ligeramente dulce y tostado.

Ingredientes:

  • 500 gramos de boletus, champiñones y níscalos
  • 50 gramos de avellanas
  • 1 dl de nata líquida
  • 4 dl de leche
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Preparación. Empezamos haciendo el sofrito. Para ello pochamos la cebolla y los ajos en una sartén con aceite de oliva. Cuando hayan adquirido un tono dorado, echamos las setas y luego agregamos la leche y la nata líquida, siempre sin dejar de remover para evitar la aparición de grumos. A continuación, pelamos las avellanas, las rallamos y las añadimos al sofrito. Salpimentamos la mezcla y, finalmente, la trituramos en la batidora. Si queremos aportar un toque salado y crujiente, tenemos la posibilidad de añadir virutas de jamón serrano fritas. Y si deseamos potenciar su gusto, es buena opción echar un chorro de vino blanco.

Puré de patata (con un toque diferente)

La crema hecha a base de patatas es uno de los platos más clásicos y socorridos de nuestra gastronomía. Es innegable que constituye una excelente opción para degustar como plato principal o como acompañante (en este caso, más espeso) de carnes y pescados. Sin embargo, esta elaboración admite otros ingredientes que permiten darle un toque diferente. ¿Por qué no innovar agregándole queso y, de paso, crear una sinfonía de sabores y aportarle un extra de cremosidad?

Ingredientes:

  • 4 patatas
  • 4 lonchas de queso cheddar
  • Mantequilla
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Pimienta negra

Puré de patata. (iStock)
Puré de patata. (iStock)

Preparación. En primer lugar, ponemos a cocer las patatas (mejor sin pelar) en una olla con abundante agua y sal durante media hora aproximadamente. Después, las pelamos, las cortamos, las echamos en un bol y agregamos una pizca de nuez moscada, de pimienta negra y otra de sal; y removemos con el tenedor. A continuación, pintamos una cazuela con mantequilla, agregamos la mezcla de patatas y las lonchas de queso. Una vez el queso se haya deshecho, pasamos toda la mixtura por la batidora. Si prefieres intensificar el sabor de esta elaboración, opta por otra variedad de queso, como el azul.

Puré de calabaza, naranja y un toque de jengibre

La combinación de esta hortaliza con la naranja constituye una elaboración muy saludable, con un gusto fresco y un toque cítrico. Además, ambos alimentos son ricos en nutrientes y vitaminas e idóneos para hacer frente a las primeras gripes y resfriados, muy comunes en el tiempo otoñal.

Ingredientes

  • 400 gramos de calabaza
  • 3 naranjas
  • 200 gramos de zanahorias
  • 3 puerros
  • Una raíz de jengibre fresco
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación. Para comenzar, preparamos los ingredientes: pelamos, desgajamos las naranjas y las hacemos zumo y troceamos los puerros, las calabazas, las zanahorias y el jengibre. A continuación, sofreímos los puerros en una cazuela con aceite de oliva durante unos diez minutos. Cuando estén cocinados, agregamos el resto de los ingredientes y los rehogamos durante unos minutos. Posteriormente, los cubrimos con agua y los dejamos cocinar durante media hora aproximadamente. Al final echamos el zumo de naranja y trituramos todos los ingredientes.