En los últimos tiempos la gastronomía y la cocina de calidad suponen un punto diferencial en los hoteles, un atractivo adicional para el viajero. Incluso se contratan chefs de prestigio para que la oferta gastro del establecimiento destaque. Todos conocemos algunos restaurantes hoteleros legendarios como el Epicure parisino o nuestro Santceloni madrileño. Pero hoy os descubrimos otros diez imprescindibles y con mucho encanto alrededor del mundo.

La mejor puesta de sol

Restaurante Sundara, hotel Four Season, Bali. La bahía de Jimbaran, ubicada al sur de la isla y cercana a la capital Denpasar, cuenta con una larga y tranquila que playa que acoge los hoteles de lujo, entre ellos el Four Season. No hay que perderse el ocaso desde su fabuloso restaurante Sundara, sobre la misma arena del mar, una experiencia muy muy recomendable. Platos terminados ante el comensal, interpretaciones deliciosas de la cocina regional y especialidades locales elaboradas de manera exquisita. Una especial mención para los amantes de los postres: su estación dulce es irresistible (especialmente las trufas y los delicados macarons).

Restaurante Sundara, Bali.
Restaurante Sundara, Bali.

  • Carne y pescado. No dejéis de pedir el pato, pero sobre todo el black cod: el mejor que he probado en la vida.

Experiencia Chef´s Table

Hotel La Zebra, Tulum. Posiblemente nos encontramos ante el mejor alojamiento de esta paradisíaca zona de la Riviera mexicana: pocas cabañas diseñadas con mucho gusto, te saludan a escasos metros del Caribe sobre una arena tan blanca que da pena pisarla. Por las noches duermes escuchando el sonido de las olas y puedes observar el amanecer desde tu cama. En general su gastronomía de especialidades mexicanas es sobresaliente. Elige la experiencia Chef´s Table para embarcarte en un interesante viaje por los sabores de México. El chef Eleazar Bonilla elabora un menú degustación de ocho platos partiendo de ingredientes y recetas tradicionales, pero utilizando técnicas de alta cocina. La cena se marida con cócteles, cervezas artesanas locales y nuevos vinos de la zona. Para envolverte en una atmósfera genuina, el entorno se decora con velas y antigüedades del país.

La playa del hotel La Zebra.
La playa del hotel La Zebra.

  • Especial desayunos. Son memorables. Los elaboran al momento y te los sirven a pie de aguas turquesas: no dejes de probar los huevos rancheros y toda su carta de smoothies.

Enología y franceshinas

Dick´s Hotel Yeatman, Oporto. El vino es el gran protagonista del que, posiblemente, sea el mejor hotel de Oporto. Es un lugar perfecto para degustar una copa o un cóctel con las panorámicas más impresionantes de la ciudad y del Duero. El menú degustación del restaurante The Yeatman es la opción más exclusiva. Pero os vamos a recomendar el Dick´s, que ofrece precios moderados en un ambiente acogedor y distinguido, característico de un club privado decorado con ilustraciones históricas. Además, dispone de una amplia carta de vinos envejecidos en madera. El servicio es impecable y ofrece también una carta de tentempiés, platos ligeros y ensaladas ideales para una cena temprana, disfrutando del atardecer. Los fines de semana hay conciertos de música en vivo.

  • El bocado imprescindible. Su franceshina es la mejor que he probado en Oporto, con permiso del café Santiago y el Majestic.

Por aire y mar

Muntana, Burj Al Arab, Dubái. Es un icono de este paraíso del lujo, uno de escasos siete estrellas del mundo. Está construido sobre una isla artificial, todas sus habitaciones son suites y el servicio de transfer es una flota de Rolls Royce que saluda al visitante flanqueando la puerta de entrada. Desde tierra firme hay controles de acceso que impiden el paso a turistas. Como los precios de las habitaciones son prohibitivos, lo mejor es reservar en alguno de sus restaurantes un almuerzo, cena o la opción más económica, el afternoon tea (unos 140 euros). Pero recomiendo tomar el brunch (solo los viernes) en el restaurante Al Muntaha (planta 27) porque las panorámicas de 360 grados sobre Dubái son inolvidables. El brunch es completísimo, el servicio exquisito, los productos premium e incluye todo tipo de mariscos -puedes repetir langosta tantas veces como desees-, las mejores carnes elaboradas al momento, muy buen sushi, degustaciones de caviar, estaciones de dulces y chocolates…

Hotel Burj Al Arab.
Hotel Burj Al Arab.

  • En el acuario. Los amantes de las profundidades marinas deben acudir al restaurante Al Mahara. Disfrutarás del mejor pescado como si estuvieses en el fondo del mar, debido al enorme acuario que lo rodea.

Cocina veggie

Alibi, hotel Ovolo, Sídney. La imparable tendencia de la cocina vegetariana también llega a la restauración hotelera: la propuesta gastronómica de Alibi está dirigida por Matthew Kenney, un chef de prestigio internacional especializado en este tipo de comida. En su carta podrás encontrar todo tipo de platos vegetarianos inspirados en especialidades de los cinco continentes: pizzas, hummus, noodles, currys, polentas, raclettes… Y os desvelo uno de sus grandes secretos: los postres. Hay que pedir la tarta de calabaza y chocolate y el tapioca brulée. Un concepto innovador de este establecimiento perteneciente a Small Luxury Hotels que recomiendo acompañar probando sus cócteles de autor.

La exquisitez de los platos de Alibi es evidente.
La exquisitez de los platos de Alibi es evidente.

  • La huerta en tu plato. Si quieres conocer a fondo la maestría de Kenney con las verduras, pide el menú degustación: nueve platos perfectamente seleccionados que recogen lo mejor de su cocina.

Dieta mediterránea con estrella

Audrey´s, hotel AR Diamante Beach, Calpe. Apuntaos este nombre porque va a dar mucho que hablar en la gastronomía patria: Audrey’s es el primer y único restaurante de esta localidad alicantina con estrella Michelin. Su chef, Rafa Soler, aprendió junto a dos grandes: Martín Berasategui y el gran maestro de la nouvelle cuisine, Joël Robuchon. Sus creaciones aportan modernidad y vanguardia, pero respetando la esencia de cada producto. Homenajea en sus platos a nuestra dieta mediterránea y el comensal disfruta con la mejor materia prima seleccionada del entorno; del Mare Nostrum seleccionan la gamba roja (probad su deliciosa versión en escabeche), la sepia, el salmonete de roca o el hinojo marino (que utilizan como ingrediente de una mantequilla sorprendente). Y atención al trato que dan a la caballa. De la huerta levantina utilizan los estupendos tomates, las habitas o el garrofón.

  • Arrozmanía. Desde los humedales locales llega el arroz, una de las elaboraciones estrella del chef de origen valenciano.

Asados y buen vino

El Mercado, hotel Faena, Buenos Aires. Un restaurante precioso (ideal para los fanáticos de Instagram) que fusiona el espíritu de las cantinas bonaerenses con los mercados tradicionales europeos. El Faena ofrece una cocina típica argentina de calidad: muchas especialidades de temporada y las mejores carnes se elaboran durante horas en su horno de barro. Y además ofrece una línea propia de vinos con siete variedades: Faena Malbec, Faena Gran Malbec, Faena Rose de Malbec, Faena Red Blend, Faena Pinot Noir, Faena Chardonnay y Faena Torrontes. Algunos platos destacados son las riquísimas empanadas de carne cortada a cuchillo (elaboradas en su horno), el bife de chorizo o el delicioso truchón de la Patagonia.

Restaurante El Mercado, en Buenos Aires.
Restaurante El Mercado, en Buenos Aires.

  • Plan dominical. El último día de la semana a partir del mediodía, el chef Emiliano Yulita ofrece sus mejores platos en un brunch al aire libre que merece mucho la pena.

Exotismo arabesco

Le Marocain, hotel La Mamounia, Marrakech. Este establecimiento mítico es una joya arquitectónica que combina la tradición marroquí con el lujo contemporáneo. Se trata de un complejo que eclosiona las sensaciones y despierta los sentidos. Cuenta con cuatro magníficos restaurantes que fusionan el arte de vivir con la mejor gastronomía. Todo un placer para los hedonistas: Le Français, cocina francesa; L’Italien, deliciosa cocina italiana, y Le Pavillon de la Piscine, exquisitos bocados mediterráneos. Pero si hay que elegir, no lo dudéis: reservad en Le Marocain. Allí probaréis una excelente cocina marroquí entre salones refinados, celosías, sillones de terciopelo y madera tallada. Bordan el tajín de langosta, el cuscús con foie gras o las diversas especialidades de pastela.

  • Entre horas. Recomendable visitar la pastelería Le Menzeh Glacier & Pâtissier, situada en los jardines. Imprescindible visitar el impecable salón de té.

Japón en África

Nobu, hotel One&Only, Ciudad del Cabo. Es la mejor opción para alojarse en el Waterfront, ese agradable paseo marítimo a orillas del Atlántico y visita obligada de Ciudad del Cabo. Cuenta con el primer restaurante Nobu -sinónimo de entornos cuidados, ambiente cosmopolita y buenos platos- que se inauguró en África y uno de los mejores que he visitado alrededor del mundo. ¿Por qué? Por la calidad de sus platos -no olvidéis probar el legendario yellowtail sashimi con jalapeños, el bacalao negro con miso y su tarta de queso-, la selección de productos autóctonos, el tratamiento que hacen a las verduras y a las salsas (todas deliciosas), o los guiños a la cocina africana. Y por su precio: muy inferior a los Nobu de Londres, Milán, Marbella

Restaurante Nobu.
Restaurante Nobu.

  • Set menú. Para hacerte una idea de su cocina pide uno de sus sets: incluyen los platos más representativos incluidos buenos cortes de sashimi, sushi, teriyakis

Especial románticos

Terrazza Danieli, hotel Danieli, Venecia. Una buena idea si estás planificando una velada romántica es reservar en el restaurante de la última planta del Danieli y organizar una cena para dos. Velas, rosas rojas sobre las mesas y la terraza que regala una de las mejores panorámicas que un restaurante de pedigrí puede ofrecer. Hay que pedir el rissoto con azafrán -una exquisitez- y uno de sus platos insignia, los raviolis con flores de calabaza. Déjate aconsejar por el sumiller porque disponen de una muy buena carta de vinos. Y no te prives de terminar con un ice coffee: lo presentan al estilo de un sofisticado cóctel.

Unas vistas de Venecia inmejorables desde la Terrazza Danieli.
Unas vistas de Venecia inmejorables desde la Terrazza Danieli.

  • Un capricho. Hospédate al menos una noche en el Danieli. Su interior es el reflejo exacto de lo que la ciudad ofrece por fuera: lujo, exceso, esplendor, contraste y decadencia. Pide tu habitación en el palacio Dandolo.