Para aquellos que todavía no lo sepan, el vermut es un vino macerado en hierbas que se sirve como aperitivo en multitud de puntos de España y cuya receta está compuesta por vino blanco, ajenjo y otras sustancias de sabor amargo. Entre ellas destacan extractos de hierbas, raíces, flores, especias y frutas como, por ejemplo, la frambuesa, el limón, el clavo, la raíz de lirio, el pensamiento o la canela de Ceilán, entre otros. Dicha combinación se mezcla con un poco de alcohol en el tamburo, un recipiente que se encarga de remover el contenido durante dos semanas. Después se añade el vino y el azúcar y se deja reposar. ¿El resultado? Una bebida única en su especie. ¿Cuáles son los locales de referencia en Madrid y Barcelona?

Vermutería Chipén

Vermutería Chipén.
Vermutería Chipén.

Esta vermutería es el eje gastronómico del hotel tematizado Mercure Madrid Plaza de España. Un lugar cuya decoración busca trasladar a la clientela a los antiguos locales de la capital, aunque con un toque mucho más moderno y desenfadado. Además de las más de 60 variedades de vermut que ofrecen en la carta, se recomienda acompañar la copa con uno de sus platos. Destacan los embutidos ibéricos, el bocata de albóndigas con rúcula, parmesano y salsa Pomodoro, el humus cremoso con verduras crudité y lima y unos tradicionales callos a la madrileña.

Dirección: calle Tutor 1, Madrid.

La Ardosa

Una taberna de las de antes, el lugar ideal para disfrutar del vermut más castizo de la capital. Su decoración se mantiene prácticamente intacta desde su apertura en 1892, ofreciendo al comensal un auténtico viaje en el tiempo. El local también es famoso por tener una de las mejores tortillas de patatas de Madrid, un plato que lidera una carta donde también es posible degustar el salmorejo, el bacalao al ajoarriero, unas cebollas rellenas de atún, unas fabes con calamares y “una serie de croquetas muy demandadas por el respetable que cubren un abanico que va del cabrales a la cecina y de los carabineros al bacalao”, explican orgullosos en su página web oficial.

Dirección: calle Colón, 13, Madrid.

La Hora del Vermut

La Hora del Vermut.
La Hora del Vermut.

Como su propio nombre indica, estamos ante el templo del vermut en Madrid. Un local de referencia con más de 80 variedades procedentes de diversos lugares de España, además de dos internacionales: el italiano Manchino y el francés la Quintinye. En cuanto al maridaje, La Hora del Vermut ofrece una carta de lo más variada en la que destacan sus gordales rellenas de mejillones, tomate seco o chistorra –entre otros ingredientes–, las banderillas y gildas tradicionales, las berenjenas de Almagro o su propia selección de aceitunas, con más de 20 aliños diferentes.

Dirección: calle Fernán González, 48, Madrid.

La Fábrica del Vermutillo

Un espacio de nuevo cuño, pero con el espíritu de antaño. La Fábrica del Vermutillo sirve el vermut a la antigua usanza, aunque también ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos con su propia marca de bebidas, servida en lata y con un diseño que evoca las firmas del pasado. En cuanto a la comida, las conservas son el producto estrella –también de elaboración propia–, así como las patatas bravas, las aceitunas con salmón marinado o las célebres y siempre eficaces banderillas.

Dirección: Carrer de València, 224, Barcelona.

Quimet & Quimet

Quimet & Quimet.
Quimet & Quimet.

Sin embargo, si queréis guiar vuestra elección por la historia y la autenticidad de local, Quimet & Quimet es vuestro sitio. Desde su fundación en el año 1914, cuatro generaciones han pasado ya por este restaurante emblemático de la ciudad condal, una antigua bodega con solo dos mesas y una barra que siempre acoge a los cientos de comensales que la visitan a diario. Los nísperos con anchoas, el salmón con yogur y miel trufada, las navajas con aceite, las sardinas con pimientos de piquillo o el combinado de carnes son algunos de los platos que han conquistado el paladar y la fidelidad de sus comensales.

Dirección: Carrer del Poeta Cabanyes, 25, Barcelona.

Senyor Vermut

Uno de los bares más frecuentados del barrio de l’Eixample por su magnífica relación calidad-precio. Por solo 1,80 euros el vaso, los amantes del vermut podrán degustar hasta 40 variedades distintas, incluido el de la casa. El lugar ideal para dar rienda suelta a vuestra pasión por el aperitivo, gracias también a su selección de tapas que van desde las anchoas del Cantábrico, los calamares y las croquetas, hasta sus dos platos estrella: la Bomba y las patatas bravas. La primera consiste en una patata rellena de carne, una mezcla que además va rebozada y que en Senyor Vermut sirven sobre una cama de salsa alioli y salsa picante. Por otro lado, tenemos las patatas bravas, un plato que todos conocemos pero que aquí preparan de manera muy especial: unas patatas agrias cubiertas por una densa capa de salsa alioli, salsa brava roja picante y unas tiras de pimiento verde.

Dirección: Carrer de Provença, 85, Barcelona.