Menú
Comidas para hacer al horno este fin de semana y quedar muy bien
masterizando su uso

Comidas para hacer al horno este fin de semana y quedar muy bien

Este electrodoméstico, además de ser de gran ayuda en esos momentos en los que no apetece hacer demasiado esfuerzo, permite preparar platos dignos de un restaurante de alta cocina

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El horno nos puede sacar de un apuro a la hora de cocinar algo rápido y de manera sencilla, además de ser un gran aliado para preparar las elaboraciones más clásicas de manera saludable como, por ejemplo, las patatas fritas. Pero también puede ser muy útil para conseguir recetas más resultonas e igual de sabrosas que las de los chefs profesionales. Para aquellos que buscan lucirse con este electrodoméstico, en Alimente hemos seleccionado varios platos de excepción que se pueden preparar con su ayuda.

Aguacates con huevo

La elaboración de este plato es de lo más sencilla y el resultado muy agradable al paladar. Básicamente, consiste en abrir un aguacate por la mitad de forma que quede el hueco del hueso al quitar el mismo. En su interior, vertemos la yema de un huevo y tanta clara como sea posible. Sazonamos con sal y pimienta y lo calentamos durante 10 minutos a 200 grados o hasta que el huevo alcance el punto de cocción que desee el comensal.

placeholder Barcos de aguacate. (iStock)
Barcos de aguacate. (iStock)

Hasta aquí bastaría para tener un entrante o aperitivo que destaca visualmente por su presentación y que acepta otros ingredientes para ampliar su abanico gustativo. Se le puede añadir queso antes del horneado para que este se funda, así como pequeños trozos de bacon o jamón picado.

Solomillo Wellington

Con el horno también se puede cocinar esta especie de pastel de carne tan famoso en Reino Unido, muy sencillo de elaborar y que ofrece grandes resultados. Se trata de una masa de hojaldre rellena de carne. Para prepararlo, marcamos un solomillo de ternera o de cerdo y lo untamos en mostaza o paté de hígado. A continuación, hacemos un puré con un sofrito de champiñones y cebolla, al que también podemos poner un poco de nata. Una vez dispuesto todo, estiramos papel film sobre una bandeja y colocamos las lonchas de jamón, y sobre ellas el puré de champiñones y el solomillo. Cerramos entonces el papel y, tras enfriarse y haber adquirido su forma, lo colocamos sobre el hojaldre, que se unta con huevo y se hornea en torno a media hora. El resultado es una fusión de sabores sin igual.

Vieiras a la gallega

Las vieiras son un preciado molusco que puede degustarse de muchas maneras diferentes. Además de las clásicas cocinadas a la sartén, hay una receta muy típica de Galicia que las hace al horno acompañadas de varios sabores de tierra que le aportan un contraste y un sabor diferente al del mar. Para ello, hacemos un sofrito de cebolla, salsa de tomate y jamón que se vierte sobre las vieiras. Espolvoreamos entonces pan rallado sobre la superficie, horneamos 10 minutos y las servimos calientes. Una alternativa, aunque difiere de la preparación original, es echar queso parmesano rallado en lugar de pan para que se funda y se gratine, aportando un gusto mucho más intenso al plato.

Cochinillo segoviano

Este tipo de asado es muy típico de Ávila y Segovia y, aunque implica invertir un par de horas en su preparación, el resultado es una carne jugosa por dentro y tostada en el exterior. Un clásico para las cenas de Navidad y cualquier evento importante que requiera una comida suculenta y sorprendente. El secreto de esta receta consiste en hacer una pasta a base de ajo, manteca y especias que se unta por dentro del cochinillo, cuya piel hay que pinchar para que quede crujiente y no se generen bolsas de aire. Después, horneamos durante unas dos horas, en las que es fundamental regar la carne con la salsa generada por la grasa y el jugo que emana durante el cocinado.

Bacalao gratinado con bechamel

Un pescado como el bacalao puede lucir mucho si se acompaña de una bechamel jugosa y se gratina con queso en el horno. Así se conforma un plato que resulta cremoso y suave en la boca. La única dificultad que tiene esta elaboración es que hay que ser paciente para realizar todos los procesos que implica: desalar los filetes previamente, colocar todos los aderezos en una bandeja, elaborar una bechamel con la que bañar después todos los ingredientes y hornear durante bastante tiempo. Afortunadamente, el resultado es de lo más vistoso y sabroso.

El horno nos puede sacar de un apuro a la hora de cocinar algo rápido y de manera sencilla, además de ser un gran aliado para preparar las elaboraciones más clásicas de manera saludable como, por ejemplo, las patatas fritas. Pero también puede ser muy útil para conseguir recetas más resultonas e igual de sabrosas que las de los chefs profesionales. Para aquellos que buscan lucirse con este electrodoméstico, en Alimente hemos seleccionado varios platos de excepción que se pueden preparar con su ayuda.

El redactor recomienda