Cada país tiene sus secretos a la hora de preparar cremas, sopas y caldos. Ahora que llega el frío estos platos calientes y reconfortantes nos apetecen a todos: alimentan el estómago y nos alegran el espíritu. Hoy os descubrimos las sopas más sabrosas y apetecibles a lo largo del mundo, así como algunos secretos de su elaboración.

Clam Chodwer. Estados Unidos

Original de Nueva Inglaterra y muy consumida en los embarcaderos californianos, es una sopa espesa reconocida en la mayoría de los estados del país norteamericano y una de mis preferidas entre las especialidades de su cocina. Está elaborada con leche o nata, caldo, almejas, cebollas, patatas cortadas en cuadritos y hierbas aromáticas al gusto. Si queremos darle un toque de color, podemos añadir verduras como apio y zanahoria. Resulta imprescindible probarla si visitas el Fisherman´s Wharf de San Francisco (en el Pier Market Seafood la hacen muy rica y a buen precio).

Clam Chowder. (iStock)
Clam Chowder. (iStock)

  • El truco final. Añade trocitos de beicon crujiente, pan frito o ambos.

Zurek. Polonia

Es uno de los platos polacos más populares y resulta de lo más llamativo para el comensal, puesto que se sirve dentro de un cuenco de pan hueco de centeno que funciona a modo de tazón. La receta varía mucho según la región, pero se suele elaborar con patatas, salchichas, beicon y otros embutidos ahumados, harina de centeno y huevo cocido picado. Tiene muchísima potencia y no puede faltar la salsa de rábano picante para intensificar su sabor. Los entendidos afirman que es ideal para combatir la resaca de vodka. Si vas a Cracovia, pruébala en el restaurante Starka.

Zurek.
Zurek.

  • Plato único. En algunos lugares añaden también alubias para convertirlo en un plato más consistente.

Minestrone. Italia

No hay nada más reconfortarte en invierno que una buena sopa minestrone, una especialidad contundente y completa que según la región se cocina de una manera u otra. Como buen plato tradicional italiano incluye pasta, además de otros ingredientes (aconsejo utilizar siempre verduras de temporada) como zanahorias, apio, judías verdes, col, patatas, tomates, arroz, espinacas, calabaza, alubias, cebollas, mantequilla, pimienta y queso parmesano. En Italia se suele terminar echando trocitos de albahaca fresca por encima.

Minestrone italiana.
Minestrone italiana.

  • Minestrone seca. Existe también la variante sin caldo denominada asciutta.

Sopa de tortilla. México

Es uno de los caldos internacionales que fusiona una mayor explosión de sabores. Se trata de una receta casera mexicana que tiene su origen en la época prehispánica. Combina los productos más típicos del país: a una base de caldo de carne se le añaden tiras de tortillas de maíz frita, chile, tomate, aguacate, cebollas, ajo, pimientos, queso de panela, ramas de epazote, especias y otros condimentos. Se puede servir en cazuelas de barro y hasta en sartenes.

Sopa de tortilla mexicana.
Sopa de tortilla mexicana.

  • Prueba una versión estupenda en la capital. En el restaurante de alta cocina mexicana Iztac la elaboran siguiendo la receta de la abuela del propietario. ¡Deliciosa!

Kimchi. Corea

Algunos lo denominan el estofado coreano y no deja indiferente a nadie: es una sopa perfecta para calentar el cuerpo en los días gélidos. El kimchi, una col que se deja fermentar junto con un adobo picante, es el alimento más consumido por los coreanos y hasta se le atribuyen propiedades curativas. Los ingredientes para elaborar la sopa que acompañan al kimchi son carne de cerdo (normalmente marinado previamente en soja y pimienta), a veces marisco -pero no mezclado con el cerdo-, aceite de sésamo, ajo, cebolla en juliana y tofu en cubos.

Kimchi coreano.
Kimchi coreano.

  • Ideal para amantes del picante. Se sirve hirviendo y se aliña con chiles.

Borsch. Ucrania

El borsch es una sopa originaria de Ucrania, aunque se consume mucho en Europa del Este y Central, especialmente en Rusia. Su llamativo color entre púrpura y burdeos se debe a uno de sus ingredientes principales: la remolacha. Además, también lleva tomate, cebolla, zumo de limón, ajo y zanahoria. Todo ello cocinado en un caldo de carne al que se incorporan especias como el laurel, el orégano, el perejil o el cebollino. Yo recomiendo también el eneldo porque le aporta aroma y muy buen sabor. Últimamente se ha puesto de moda el borsch negro cuyo color se consigue incorporando la tinta del calamar.

Borsch ucraniano.
Borsch ucraniano.

  • Un must. Imprescindible acompañar esta sopa con crema agria en un bol aparte. También le va bien el yogur griego e incluso la crème fraîche.

Wonton. China

Es una especialidad de origen chino, aunque se trata de uno de los grandes clásicos de la cocina asiática. Esta receta de sabor suave y agradable, lleva un ingrediente principal: el wantán, una especie de saquito de pasta fina relleno -al estilo de un ravioli- de carne de cerdo y langostinos (aunque existen muchas variedades). La sopa se prepara en un caldo de pollo y además de tres o cuatro bolitas de wantán se suelen añadir verduras como la col y la cebolla. Incluso hay versiones más elaboradas que incluyen mariscos o fideos chinos.

Sopa wonton china.
Sopa wonton china.

  • El punto sabroso. Para que la sopa sea redonda añade pimienta blanca, aceite de sésamo y una cucharadita de soja.

Cataplana. Portugal

Las cataplanas son unas cazuelas descendientes del tajín árabe muy usadas en la cocina del sur de Portugal, especialmente en la zona del Algarve. En su origen las cataplanas eran de cobre, pero actualmente se fabrican de aluminio o acero inoxidable. Permite cocinar los guisos al vapor, una fórmula que maximiza los olores, sabores y propiedades de los alimentos. Sus ingredientes estrella son el pescado y el marisco en todas sus variedades, aunque también se elaboran con carne e incluso existen las versiones mixtas de mar y montaña. Aunque sin duda os recomiendo la versión caldosa de arroz con marisco. En muchos lugares la acompañan con patatas cocidas cortadas en rodajas en un recipiente aparte.

Cataplana portuguesa.
Cataplana portuguesa.

  • El consejo. En el Algarve pídela en el restaurante Nelson´s; en Lisboa en Cataplana da Gina.

Sopa de ajo. España

Una receta típicamente castellana y uno de los grandes best sellers patrios que se convierte en el entrante ideal durante los días más desapacibles del invierno. Lleva pocos ingredientes y baratos, pero el resultado es delicioso. Contiene fundamentalmente agua o caldo, pan duro del día anterior, pimentón, laurel, ajo y aceite de oliva. Es un plato estrella de la llamada cocina de aprovechamiento. También se puede elaborar con huevo para darle más consistencia, en cuyo caso hay que escalfarlo al final. Algunos también la completan con chorizo o jamón. Imprescindible pedirla en Camarote o El Gaucho en León; en la capital las hacen muy ricas en Casa Paco o en La Ancha de Príncipe de Vergara.

La típica sopa de ajo española
La típica sopa de ajo española

  • El secreto. Añadir durante la cocción una cucharadita de auténtico pimentón de la Vera.

Sancocho. Colombia

Este país es conocido por su excepcional variedad de sopas caseras, como el clásico sancocho, muy representativo de la cocina caribeña en general. Es un guiso completo, con mucha sustancia, imprescindible en los paseos de olla, excursiones familiares por ríos y quebradas durante el fin de semana: es la comida de domingo de muchos hogares del país. Hay muchas versiones, pero casi todas llevan papa, yuca, plátano, mazorca y varios tipos de carne. Se acompaña de arroz blanco, aguacate y cilantro picado por encima para intensificar su sabor.

Sancocho colombiano.
Sancocho colombiano.

  • Elige el sancocho trifásico. Llamado también de tres carnes (pollo, cerdo y res), es uno de los platos más populares de Colombia y está delicioso.

Pho. Vietnam

Esta sopa es muy consumida a lo largo de este país; podríamos afirmar que se trata de la sopa de fideos (de arroz) de los vietnamitas. Al caldo de carne también se le añaden verduras y otros productos característicos de la cocina asiática como brotes de soja, hierbas aromáticas (recomiendo albahaca thai, menta y cilantro fresco) y jengibre. Un plato muy completo y perfecto para calentarnos el cuerpo durante la temporada invernal y que además resulta un placer para el paladar.

Pho vietnamita.
Pho vietnamita.

  • El acompañamiento más sabroso. Añade recipientes con salsa hoisin y sriracha (la más popular del sudeste asiático) para que los comensales aromaticen a su gusto.

Mulligatawny. India

Esta sopa de origen indio y de sabor muy intenso es ideal porque aporta múltiples beneficios y además es saciante. La base del caldo son la carne -ya sea de pollo o de cordero- el curry, la cúrcuma y una amplia variedad de verduras. Algunas variantes de este plato -como la que elaboran en Sri Lanka- lleva también legumbres. Pero su particularidad es que incorpora fruta entre sus ingredientes, especialmente manzana y mango. Para aportar más consistencia a este plato se suele servir acompañado de arroz basmati.

Mulligatawny, sopa india.
Mulligatawny, sopa india.

  • El truco. Prepara esta sopa un día antes. Sabe mucho mejor transcurridas varias horas desde su elaboración.