De aroma inconfundible y con una carne de sabor yodado, los berberechos son uno de los mariscos más deliciosos de cuantos nos regala el mar. Aunque hay más de dos centenares de especies, los entendidos aseguran que los mejores ejemplares provienen de las prolíficas Rías Bajas gallegas, en concreto de la ría de Noia, donde se encuentra la mayor concentración de este molusco bivalvo. A sus playas acuden a trabajar cada día multitud de mariscadoras y embarcaciones de bajura para hacerse con este delicioso botín marino. Rastrillan la arena una y otra vez, casi con ritmos sincopados, para instar a estos ejemplares a emerger de los fondos arenosos y finalmente capturarlos.

Al margen de esta curiosidad, los berberechos son uno de los moluscos más habituales de nuestra gastronomía. Contienen bondades nutricionales nada desdeñables para nuestra salud, pues son ricos en proteínas, en vitaminas -en particular del grupo B- y en minerales como el potasio, el magnesio o el hierro. Además, tienen un escueto aporte calórico, degustar 100 gramos de este marisco solo comporta 47 kilocalorías. Estas características convierten a estos moluscos de la familia de los cárdidos en un alimento muy apto para las dietas hipocalóricas o para aquellas personas que quieren mantener el colesterol a raya.

Los mejores ejemplares de berberechos provienen de la ría de Noia, en las Rías Bajas gallegas

Asimismo, tendemos a destinar los berberechos para consumir en el aperitivo o como entrante, pero lo cierto es que tienen una gran versatilidad gastronómica. No en vano, admiten infinidad de recetas y casan con un amplio elenco de ingredientes, los cuales nos agasajan con un sinfín de alegrías culinarias. He aquí algunas ideas para sacar el máximo partido gustativo a este marisco.

Patatas con berberechos picantes

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hay ingredientes que siempre son una apuesta segura, como es el caso de las patatas. Dichos tubérculos confieren un toque campero a esta elaboración marina. Además, le aportan un equilibrio nutricional extra, pues, a diferencia de este molusco, son ricos en carbohidratos.

Ingredientes:

  • 1 kg de berberechos
  • 6 patatas
  • Vino blanco
  • 4 alcachofas
  • 3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Guindilla
  • Perejil, sal y pimienta

En primer lugar, cocemos las patatas en una cazuela con abundante agua y una pizca de sal durante media hora, aproximadamente. Mientras, preparamos la base de la elaboración sofriendo los ajos en una cazuela con un chorro de aceite de oliva. Cuando estén dorados, agregamos la cayena, el vino y los berberechos, y tapamos la cazuela para que el vapor ayude a abrir las conchas del molusco.

En el siguiente paso, salteamos las alcachofas -cortadas en láminas y sazonadas- en una sartén con aceite templado. Finalmente, montamos el plato: primero colocamos una capa de patatas, luego los berberechos y después las alcachofas. Si queremos darle un poco de alegría, podemos espolvorear por encima pimentón picante.

Bacalao con berberechos

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Este plato huele y sabe a mar, por lo que es una excelente opción para sorprender a los invitados o incluso deleitar a nuestro paladar. Además, destila singularidad gustativa, pues el bacalao le confiere un punto carnoso e intensifica su gusto salado.

Ingredientes:

  • 400 g de lomos de bacalao fresco
  • 6 tomates (mejor cherry)
  • 4 espárragos verdes
  • 300 g de berberechos
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Empezamos cociendo los berberechos en el vino blanco hasta que estos abran sus conchas. Mientras, sofreímos la cebolla en una sartén con un chorro de aceite de oliva. Cuando esté pochada, agregamos los berberechos y una pizca de perejil picado, y reservamos. A continuación, elaboramos el bacalao a través de la técnica del papillote. Para ello, colocamos cada porción de lomo de bacalao salpimentado sobre un trozo de papel de aluminio, luego extendemos sobre ellos los espárragos verdes y los tomates cherry troceados; regamos con un chorro de aceite de oliva, cerramos el paquete y horneamos a 220 grados durante 10 o 15 minutos. Para terminar, extraemos la preparación del papel de aluminio, la extendemos sobre un plato y la cubrimos con el sofrito de cebolla y berberechos que habíamos reservado.

Salteado de setas con berberechos

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Estamos en plena temporada de setas, por lo que es el mejor momento para incluirlas en nuestra dieta y así disfrutar de su máximo esplendor. Estos hongos aportan a la receta un agradable toque silvestre e incrementan su valor nutritivo, pues son ricos en proteínas de alto valor biológico, vitaminas y minerales. En definitiva, un plato ideal para degustar tanto en la comida como en la cena.

Ingredientes:

  • 250 g de berberechos
  • 300 g de Boletus edulis
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva y sal

Comenzamos cociendo los berberechos junto al vino en una cazuela. Cuando las conchas estén completamente abiertas, sacamos los moluscos de la cazuela y se las quitamos. Seguidamente, salteamos el ajo y las setas en una sartén con un chorro de aceite de oliva. Cuando estén listos, incorporamos los berberechos, después condimentamos todos los ingredientes con sal y dejamos que se cocinen durante cinco minutos más. En este caso, nos hemos decantado por los boletus, pues aportan un ligero gusto avellanado. Sin embargo, esta propuesta admite otras especies micológicas como los champiñones, las setas de cardo o los rebozuelos, que intensifican un poco más su sabor.