La historia de los quesos asturianos viene de lejos. Dice la leyenda que cuando el rey Pelayo volvió a palacio tras su victoria en la batalla de Covadonga (la cual se considera el inicio de la Reconquista y, según algunos historiadores, cumple 1.300 años en 2018, aunque la fecha oficial es 722). Por el camino, los habitantes de Asturias le hacían ofrendas como agradecimiento por defenderlos de las tropas de Munuza, gobernador del Imperio Omeya. Unos pastores le regalaron al rey una rueda gigante de un queso que habían hecho en las montañas, dejándolo madurar dentro de las cuevas. Al rey le gustó tantísimo que hizo nobles a los pastores. ¿Qué queso era? El cabrales, por supuesto.

Un queso de Mercadona de tan solo 10,20€ el kilo se ha convertido en el decimotercer mejor queso del mundo

Y 1.300 años después, el queso asturiano sigue enamorando a todo el que lo prueba. Ejemplo de esto son los resultados de los premios World Cheese Awards entregados el 2 de noviembre en la ciudad noruega de Bergen. Nada más y nada menos que ocho medallas fueron las que se llevaron los quesos de este reino nunca conquistado, pero que conquista y reconquista.

Los quesos premiados competían en diferentes categorías. El primero (y el que se llevó la medalla de oro) fue el Queso Blanco de Rey Silo, un queso graso con textura de mantequilla y dureza variable (que depende directamente del tiempo que se ha dejado madurar antes de ponerlo a la venta).

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los que consiguieron una medalla de plata fueron:

  • Lazana Afinado, un queso de pasta blanda e intensidad media, hecho con leche de vaca y 30 días de maduración.
  • Massimo, la segunda medalla de Rey Silo, un queso de corteza dura, de cuatro meses de maduración y elaborado con leche entera cruda de vaca.
  • Besos, también de Rey Silo (ya son 3 medallas para esta productora), un queso pequeño y muy graso, blando, hecho con leche cruda de vaca y con una maduración que no supera nunca los 20 días.
  • Cabrales Cueva del Molín, de Central Lechera Asturiana. Está hecho segun el canon tradicional y tiene un sabor muy fuerte.

Las tres medallas de bronce se las repartieron, de nuevo Rey Silo (por su Queso Blanco, solo que esta vez en otra categoría de la competición, y por su Asturblue, un queso azul al que se le añade aguardiente de sidra) y Central Lechera Asturiana por su Queso Ahumado para Sándwich.

No todo acaba en Asturias

Por supuesto, por buenos productos lácteos que esta comunidad autónoma produzca, se han entregado más de 1.200 medallas a quesos de todo el planeta. En esta edición, los tres que han copado el podio han sido el queso Fanaost (Ostergården) noruego, el Agour Pur Brebis AOP Ossau Iraty (Francia) y el Helfeit, Brun Geitost, Tinntradisjon (Noruega).

En el top 16 se encuentran dos quesos españoles:

  • El primero, número 10 de la competición, es el queso Maxorata Semicurado con Paprika, producido en la isla canaria de Fuerteventura, que ha obtenido una calificación final de 59 puntos.
  • El segundo, que ha logrado el puesto 13 con 56 puntos, es un auténtico hito quesero. Es el Mezcla Viejo de Queserías Entrepinares de Valladolid. ¿Que qué tiene este queso de especial? Pues que se trata de un producto de Mercadona que solo cuesta 10,20 euros el kilo (menos de la mitad del precio medio de los productos lácteos de la lista). Además, su preparación no es extraordinariamente complicada: mezcla de leches de vaca, cabra y oveja pasteurizadas. Después, se deja madurar durante un periodo de 9 meses en el que se cambia de posición constantemente para que su envejecimiento sea uniforme. Para su comercialización en España, se utiliza el nombre de Viejo Tostado y, como explicábamos, se puede encontrar en todos los supermercados Mercadona del país. Una auténtica cenicienta quesera.

La lista actual, publicada por World Cheese Awards .
La lista actual, publicada por World Cheese Awards .

  • El tercero es el queso catalán Formatge Madurat, que ha quedado en 14ª posición (aunque en un principio había quedado sexto). Esto se debe a que los resultados todavía están siendo verificados y, según explican desde la propia organización, los resultados con fecha de las 5 de la tarde del 5 de noviembre de 2018 los coloca en la decimocuarta posición con una puntuación total de 54 puntos.

El resto de la representación española

Por supuesto, todos los quesos que se presentan a este certamen sueñan con alzarse con el primer premio, pero solo hay un ganador. De todos modos, una de las mayores distinciones es conseguir la medalla Super Gold o lo que es lo mismo: la confirmación de que el queso es perfecto. Quince quesos españoles han conseguido ese honor. Si tenemos en cuenta que el total de medallas Super Gold otorgadas es 78, podemos decir que un 19,2% de los mejores quesos del mundo provienen de nuestra tierra.

Pero eso no es todo. El simple hecho de aparecer en la lista ya implica que el producto en cuestión es de una calidad extraordinaria. Y de los 3.742 quesos incluidos, 533 son españoles; es decir, 1 de cada 7 quesos buenos es español. Por lo tanto, es imposible decir que no somos una potencia mundial, al menos en este aspecto.

Lo que sí podemos tener claro es que los quesos canarios, catalanes, castellanos y, sobre todo, los asturianos, tienen mucho que enseñar al mundo. Y lo están haciendo.