Al igual que Halloween y Santa Claus, el Día de Acción de Gracias ha cruzado el charco para deleitar a los españoles con sus suculentos banquetes y divertidas celebraciones. Para aquellos que todavía no lo sepan, esta importante cita del calendario estadounidense -aunque también se celebra en Canadá, Brasil, Liberia y algunas islas del Caribe- comenzó como una ceremonia con la que agradecer la cosecha del año anterior. Una tradición que tiene sus raíces en la reforma protestante y en el festival de la cosecha de la antigua Nueva Inglaterra.

Además de dar las gracias, la mayoría de familias de Estados Unidos organizan una reunión donde se disfruta de un gran festín. El plato principal suele ser un pavo asado u horneado, acompañado con un relleno hecho de pan de maíz y salvia. Como guarnición, se sirve también salsa de arándanos rojos, judías verdes, boniatos y puré de patatas con gravy, que es una salsa hecha con el jugo del pavo. Además, como guinda del pastel, los más cocinillas elaboran un delicioso pastel de calabaza, mientras los comensales riegan la cena con sidra de manzana caliente con especias, la bebida estrella del día.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Aunque en España todavía no hemos trasladado esta fiesta a los hogares, son muchos los restaurantes que se han sumado a esta tradición, ofreciendo un menú muy similar para aquellos que quieran sumarse a la fiesta. ¿Dónde podemos disfrutar del banquete de Acción de Gracias en nuestro país?

CentOnze Restaurant

La Rambla, 111, Barcelona

Este restaurante, caracterizado por su elegancia, sus techos altos y sus enormes ventanales, deja de lado durante un día la cocina catalana que tanto domina para ofrecer a la clientela un menú de Acción de Gracias a la altura de su predecesor. A modo de aperitivo, el chef Luis Ramos ha preparado una brocheta de langostino crujiente con crema de aguacate. El entrante está compuesto por una ensalada de lechugas de otoño con boniato, maíz horneado y vinagreta de frutos secos; mientras que el plato principal rinde homenaje a la fiesta original con un pavo relleno con salsa de su jugo de cocción con arándanos, puré de calabaza, castañas y judías salteadas con panceta. ¿Y el postre? Una cheesecake con tierra de lima y helado de vainilla.

Gumbo

Calle del Pez, 15, Madrid

En una de las calles más concurridas de Madrid, más concretamente en un restaurante americano especializado en la cocina de New Orleans, encontramos otra de las ofertas más interesantes del Día de Acción de Gracias. Para comer o para cenar, el menú está compuesto por una crema de alcachofa y queso parmesano, ensalada de hojas mixtas con manzana, pavo frito con arroz manchado, pan de maíz, batatas al horno, repollo estofado y salsa de arándanos -su plato estrella- y tarta de manzana o tarta de batata y nuez pecana para terminar tan suculento festín.

Hard Rock Café

Plaça de Catalunya, 21, Barcelona

Una de las franquicias de cocina americana más populares del mundo también se suma a la fiesta. En gran parte de sus restaurantes, el jueves habrá un menú especial de Acción de Gracias integrado por la ya célebre sopa de maíz con trozos de beicon, un suculento pollo al horno con relleno de castañas y servido con puré de patatas, verduras frescas y salsa de arándanos, y un pastel de calabaza con nata batida como cierre perfecto de la velada.

Restaurante M29

Calle de Miguel Ángel, 29, Madrid

Este local de moda, situado en plena Castellana, ha aportado a la oferta de Acción de Gracias su toque innovador inspirado en la cocina mediterránea. ¿El resultado? Un aperitivo de milhojas de pan negro con salmón marinado, verduritas y crema de queso; sopa de semillas de calabaza con mozzarella crujiente y pistachos, pavo relleno lacado con salsa de arándanos, puré de patatas nuevas y judías bobby salteadas; y su tarta de batata y helado de cacahuetes, una combinación ganadora. Además, la cena puede ir acompañada por una cata especial de vinos de Freixenet.

Cornucopia

Calle de las Navas de Tolosa, 9, Madrid

Su original carta de platos nacionales cede el relevo en Acción de Gracias a un menú que cada año triunfa entre los más ávidos comensales. Y es que Cornucopia es de los pocos locales que ya cuenta con más de 20 años de tradición a sus espaldas.

En esta ocasión, el aperitivo está compuesto por un paté cremoso de queso con maíz y aceitunas negras con pan casero y aceite de oliva virgen. El primer plato se puede elegir entre una sopa de almejas o una ensalada de hojas verdes con algas crujientes al aceite de sésamo, juliana de mango y vinagreta de moras. El segundo plato es un pavo asado con salvia y vino blanco, relleno de pan de hierbas y acompañado de patatas cremosas con salsa gravy, compota de arándanos y piña, y espinacas salteadas con almendras y pasas. Y para el postre, una tarta de calabaza o manzana, a elegir al gusto del consumidor.