La guía Macarfi, publicada por primera vez hace cuatro años de la mano de Manuel Carreras, comienza a posicionarse entre las principales referencias en lo que a crítica gastronómica se refiere. El motivo de tal fulgurante trayectoria es un modus operandi que se aleja bastante del resto de guías vigentes. Y es que todas sus opiniones proceden de un grupo de 600 embajadores -y aficionados a la cocina que dan su parecer por redes sociales-, periodistas y cocineros que comparten con los lectores su pasión por este arte en continua evolución. Este sistema elimina por completo los intereses comerciales que enturbian el juicio de algunas de las publicaciones más importantes del mundo.

Bajo esta premisa, la guía Marcarfi lanzó hace apenas unos días la lista de los restaurantes con mejor calidad-precio de Madrid y Barcelona, las dos grandes urbes de nuestro país. Los criterios de calificación van desde el tipo de cocina, la decoración, el servicio, la popularidad, sus platos icónicos o el punto geográfico donde se encuentran. Sin olvidar lo más importante: el precio y las ofertas de menos de 20 euros. Un detalle que consigue conquistar a toda clase de comensales, sin importar su solvencia económica. ¿Qué locales ocupan los primeros puestos de la clasificación?

Los mejores restaurantes de Madrid

Lasaka. (Guía Repsol)
Lasaka. (Guía Repsol)

  • Lasaka (Plaza del Descubridor Diego de Ordás, 1). Este local con personalidad propia lidera la clasificación en la capital gracias a una oferta gastronómica donde priman los productos de temporada, motivo por el cual sus consumidores le profesan una sólida fidelidad. Entre sus propuestas destacan los buñuelitos de idiazabal, la terrina de ternera de aubrac e ibérico puro, las gambas cristal fritas o el fiambre casero de callos. Recetas originales, sorprendentes y de lo más asequibles.
  • Askuabarra (Calle de Arlabán, 7). El segundo puesto de la lista lo ocupa este restaurante valenciano cuya máxima prioridad es ofrecer a sus comensales una materia prima de calidad, sabores puros y una atención personalizada. Los responsables, Jorge Gadea y Nacho Gadea, han unido sus fuerzas para crear una cocina sin pretensiones y que resalte los matices del producto. La guía Marcarfi recomienda las croquetas de rabo de toro, el montadito de steak tartare o los callos.

La calificación se basa en el tipo de cocina, la decoración, el servicio o sus platos más icónicos

  • Triciclo (Calle de Sta. María, 28). Gracias a una cocina donde los guisos, las salsas y los sabores de toda la vida toman el protagonismo, el restaurante de los chefs Javier Goya, Javier Mayor y David Alfonso cierra el podio. Un lugar capaz de trasladar a los comensales al sofá de la abuela o a una de esas pequeñas tascas que todavía habitan en el norte de España. Un objetivo que, sin duda, han logrado con una carta variable que incluye platos como el carabinero asado al sarmiento, las arepas caseras de ropavieja o la ventresca de salmón asada con miso dulce, yogur y lima kéfir.
  • Taberna Verdejo (Calle de Espartinas, 6). En este caso, la guía Marcarfi ha optado por un local modesto y suculento a partes iguales, donde la carta de temporada deja a disposición de la clientela toda una suerte de platos fríos ideales para compartir. Hablamos de las salazones o el jabalí en escabeche, pero también es posible degustar unas cocochas de bacalao con sofrito de ajo y piparras, un solomillo de ternera al gratén de mostaza o un arroz cremoso con verduras y mollejas.

Los mejores restaurantes de Barcelona

  • Gresca (Carrer de Provença, 230). “Cocina de autor, del chef Rafa Peña, entre las más apreciadas de la ciudad. Valor en alza, cotizando para estrella”, resaltan en la guía Marcarfi. Este restaurante, compuesto de pocas mesas y una de las bodegas más atractivas de la ciudad, lidera la clasificación en Barcelona gracias a un sinfín de elaboraciones entre las que destacan el pato con peras, el pulpo con butifarra negra, la coca de roquefort con manzana y lichi o la esqueixada de bacalao con espinacas y yema de huevo.
  • Taktika Berri (Carrer de València, 169). Como su propio nombre indica, este concurrido restaurante especializado en gastronomía vasca cuenta con una estupenda barra de pinchos donostiarras. Tal es la calidad de sus platos que algunos comensales no dudan en considerarlo el mejor vasco de toda Barcelona. El tronco de merluza, las cocochas rebozadas, la tortilla de bacalao o el chuletón de buey son algunas de las ofertas que debéis probar si tenéis ocasión de visitarlo.
  • Capet (Carrer de Benet Mercadé, 21-23). En este caso, el protagonismo recae sobre una cocina mediterránea y de temporada, con productos fresquísimos y un sabor delicioso y envolvente. Situado en pleno barrio de Gràcia, el restaurante también ofrece a sus comensales un ambiente cálido y acogedor donde degustar sus recetas estrellas: el ajoblanco con salmonete en vinagre y soja, uva blanca y albahaca; la calabaza con burrata, rúcula y café o el roast beef de vaca vieja con alcaparras, cebolla encurtida y vinagreta de mostaza.
  • Bodega Sepúlveda (Carrer de Sepúlveda, 173). Tapas y platos de cuchara a base de productos de mercado en una taberna clásica que todavía conserva la decoración de antaño. Este ambiente auténtico y bullicioso ha conseguido conquistar a la guía Marcarfi a través de una carta de comida tradicional, casera y de calidad. Los chorizos picantes del Bierzo al vino tinto, la tortilla 'celosa' de cebolla picante, el carpaccio de atún con soja o los pies de cerdo estofados son algunos de sus platos estrella.