Una de las técnicas culinarias más simples y socorridas es el rebozado, que aporta a los alimentos un toque crujiente por fuera y tierno y jugoso por dentro. El tándem perfecto entre sabor y textura. El pan rallado y la harina han sido desde tiempo inmemoriales los dos ingredientes principales de dicha elaboración. ¿Quién no ha probado nunca un buen filete ruso, unos calamares a la romana o unos fingers de pollo al más puro estilo americano? Todos ellos han recurrido a este método para triunfar entre los comensales.

Afortunadamente, como ocurre con el resto de alimentos y técnicas, el rebozado ha evolucionado en los últimos años abriendo la puerta a nuevos ingredientes que se alejan por completo de los utilizados en la receta tradicional. De hecho, su función principal ya no es únicamente dotar al plato de ese juego de texturas, sino aportar también un sabor adicional y muy característico. ¿Qué otro tipo de rebozados podemos incluir en nuestra cocina?

Corn flakes

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los clásicos copos de maíz azucarados también son una opción válida a la hora de rebozar, además de una alternativa de lo más efectiva para los comensales que padecen la enfermedad celíaca. El resultado es un rebozado mucho más crujiente, dorado y sabroso que el del pan rallado tradicional. Como vemos en la próxima receta, el pollo suele ser su mejor aliado.

Ingredientes:

  • 500 g de pechuga de pollo (cortada en filetes pequeños)

  • 1 tazón de cereales corn flakes

  • 1 huevo batido

  • Harina

  • 1 cucharadita de mostaza

  • Sal y pimienta

  • Aceite de oliva

Comenzamos salpimentando los filetes de pollo. Después, batimos los huevos con la mostaza y salpimentamos también la mezcla. Metemos los corn flakes en una bolsa y pasamos un rodillo por encima hasta que adquieran una textura similar al pan rallado, aunque más grueso. A continuación, ponemos un bol con la harina, otro con el huevo y otro con los corn flakes ya molidos. Pasamos todos los filetes siguiendo el orden antes expuesto, pero después de la capa de corn flakes volvemos a pasarlos por el huevo y de nuevo por los cereales, para que el rebozado sea mucho más compacto. Para finalizar, freímos en aceite caliente hasta que se doren.

Arroz vietnamita

Como su propio nombre indica, este es un alimento muy utilizado en el continente asiático. Su principal característica es un color verde que otorga al plato un atractivo muy interesante a ojos del comensal. El arroz vietnamita suele combinar a la perfección con ingredientes ricos en proteínas como, por ejemplo, los calamares o los langostinos, protagonistas de la receta que exponemos a continuación:

Ingredientes:

  • Langostinos frescos o cocidos

  • Arroz vietnamita

  • Clara de huevo

  • Aceite de oliva

En primer lugar, pelamos los langostinos, los insertamos en unas brochetas de madera y los pasamos por las claras de huevo previamente batidas. Después, los rebozamos con el arroz de color verde, el cual habremos machacado antes en un mortero. Cuando ya los tengamos, los freímos en aceite de oliva muy caliente durante 5 o 10 segundos.

Avena

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El ingrediente predilecto de los amantes de la vida sana a la hora del desayuno también es una opción perfecta para rebozar y, sobre todo, mucho más saludable. Para aquellos que todavía no lo sepan, la avena es rica en fibra y aporta a nuestro organismo la energía necesaria para afrontar el día. Sus mejores amigos en la cocina son el pollo, el pescado y la salsa curry. ¡Delicioso!

Ingredientes:

  • 4 filetes de merluza

  • Dos cucharadas de copos de avena

  • Zumo de limón

  • ½ cucharada de orégano

  • 2 dientes de ajo

  • Perejil picado

  • Salsa de soja

  • Sal

  • Aceite de oliva

Empezamos preparando la salsa que acompañará al pescado: mezclamos dos cucharadas de salsa de soja, media de orégano, dos de perejil picado, una pizca de sal marina y los dos dientes de ajo picados. A continuación, lavamos bien los filetes de merluza y los colocamos en un bol con el zumo de limón. Añadimos por encima la salsa elaborada y lo dejamos reposar durante media hora, aproximadamente. Luego ponemos la avena en un plato y rebozamos todos los filetes, que irán después a una bandeja de horno protegida con papel de hornear. Ponemos un par de gotas de aceite sobre cada filete y horneamos a 180ºC hasta que la merluza esté dorada.

Kikos

Este fruto seco es, junto a las almendras, las avellanas y los pistachos, una de las opciones más socorridas en lo que a rebozados originales se refiere. Sin embargo, a diferencia del resto, los kikos aportan un sabor muy intenso y característico. Además, tampoco contienen gluten. ¿Cómo podemos utilizarlos en la cocina? Por ejemplo, para hacer un suculento plato de queso frito.

Ingredientes:

  • Queso de cabra o camembert

  • 1 puñado de kikos

  • Pan rallado

  • Cebolla

  • Jamón

  • Aceite de oliva

Para preparar el relleno perfecto, comenzamos cortando la cebolla y el jamón en tiras muy finas, y friéndolos en la sartén con un poco de aceite durante unos minutos. Mientras tanto, hacemos el rebozado a base de pan rallado y kikos previamente triturados en la batidora. Cuando ya esté todo, cortamos el queso en partes iguales, montamos una especie de sándwich con dos piezas de queso y el jamón y la cebolla entre ambas, y presionamos para que se fijen todos los ingredientes. Lo siguiente es pasar el montadito por huevo, luego por pan, después por huevo otra vez y finalmente por los kikos. Ya solo queda freírlos con aceite de oliva muy caliente.