De carne firme, aromática y gelatinosa y con un intenso sabor a mar, el congrio es uno de los pescados blancos más habituales del mercado. Además, tiene cualidades nutricionales extraordinarias que no pasan inadvertidas para nuestra salud, pues es rico en proteínas de alto valor biológico, vitaminas A, D y B y minerales, especialmente el magnesio y el fósforo. A lo que se añade su discreto aporte calórico, ya que el consumo de 100 gramos no comporta más de 110 kcal.

Aunque dicen que este pez es uno de los más feos de cuantos pasean por el fondo marino -tiene una boca enorme que se extiende de lado a lado del rostro-, lo cierto es que también es uno de los más codiciados -sobre todo las cabezas y las espinas de los ejemplares más diminutos- para la elaboración de caldos, fumets y sopas, a los que le confiere un sabor espectacular. Al ser generoso en espinas, no goza de gran aceptación entre los escépticos del pescado. Sin embargo, esta delicia marina da mucho juego en la cocina y participa en un amplio elenco de recetas, regalando un sinfín de sabrosas experiencias a nuestro paladar. He aquí algunas ideas.

Es rico en proteínas, vitaminas A, D y B y minerales. Además, tiene un discreto aporte calórico

Congrio a la cazuela

Estamos ante una elaboración ideal para entibiar el paladar en los fríos días del invierno, ya sea para comer o para cenar. Si además escogemos una cazuela de barro, le otorgaremos un sabor muy peculiar y natural, que nos traerá a la mente esas recetas típicas de las abuelas.

Ingredientes:

  • 1 kg de congrio
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 200 kg de tomates
  • 3 ajos
  • Aceite de oliva
  • 1 cucharada de pimentón
  • Harina
  • Sal

Limpiamos el congrio, lo cortamos en rodajas gruesas y reservamos. A continuación, rehogamos la cebolla, los dientes de ajo y el puerro en una cazuela -preferentemente de barro- con aceite de oliva. Cuando estén pochados, agregamos los tomates y cocinamos hasta que se hayan desecho e integrado por completo en la salsa. Luego incorporamos las rodajas de congrio, una pizca de pimentón y otra de harina; sazonamos con sal y dejamos que se cocinen durante 10 minutos. Finalmente, agregamos el caldo de pescado y cocinamos hasta que la salsa muestre un aspecto fino y esté completamente ligada.

Congrio con arroz y delicias marinas

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Esta receta permite disfrutar de las virtudes del pescado de una manera diferente. Al combinarlo con arroz, creamos un plato típicamente marinero rico en proteínas, vitaminas e hidratos, mucho más apetecible para los pequeños de la casa.

Ingredientes:

  • 250 g de arroz
  • 200 g de congrio
  • 450 g de gambas
  • 2 tomates
  • 200 g de mejillones
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 1 litro de caldo de pescado
  • Pimentón dulce
  • Aceite de oliva y sal

Cocemos los mejillones en una cazuela con agua hasta que sus conchas se abran por completo. Mientras, freímos las gambas en una cazuela con un chorro de aceite de oliva y reservamos. Aparte, sofreímos la cebolla, los tomates y los ajos. Cuando estén pochados, agregamos el caldo de pescado, el arroz y una cucharada de pimentón; removemos y cocinamos durante 20 o 25 minutos. Trascurrido este tiempo, incorporamos el congrio -cortado en dados-, los mejillones y finalmente las gambas; sazonamos con sal y cocinamos durante 15 minutos más.

Congrio son setas asadas

Estamos en plena temporada de setas, la mejor excusa para incorporarlas a nuestras recetas. En este caso, nos hemos decantado por las de cardo, las cuales aportan un toque fino y delicado a esta receta, que podemos degustar para cenar o como segunda opción de un almuerzo.

Ingredientes:

  • 800 g de congrio
  • 250 g de setas de cardo
  • 3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

En primer lugar, salamos las setas y las asamos con un ajo y un chorro de aceite de oliva en el horno a 200ºC durante 15 o 20 minutos. Después, freímos el congrio -sin piel, cortado en daditos y salpimentado- con los dos ajos restantes en una sartén con aceite de oliva. Para terminar, extendemos las setas en un bandeja y ponemos sobre estas el congrio. Podemos incrementar su intensidad gustativa agregando pimientos morrones, ya sea asados o fritos.

Congrio a la marinera

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La salsa marinera casa muy bien con este pescado blanco, pues intensifica su sabor a mar y le confiere matices yodados muy interesantes. Al incluir más elementos marinos, enriquecemos esta elaboración y la hacemos mucho más atractiva al paladar.

Ingredientes:

  • 800 g de congrio cortado en rodajas
  • 4 dientes de ajo
  • 250 g de mejillones
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 tomates maduros
  • 200 ml de caldo de pescado
  • Aceite de oliva, sal y pimienta blanca

Salpimentamos y enharinamos las rodajas de congrio, las sellamos en un cazuela con aceite de oliva y reservamos. En el mismo recipiente, sofreímos los ajos con los tomates durante unos minutos. Cuando estén listos, agregamos el vino blanco y cocinamos a fuego intenso para que se evapore el alcohol. Finalmente, incorporamos el caldo de pescado, las rodajas de congrio y los mejillones, y cocinamos a fuego lento hasta que la salsa se haya reducido adecuadamente.