Todo momento es bueno para que te sorprendan y sorprender, pero estas fechas que ya tenemos encima son estupendas para ello con lo que nos queda por delante. Tres semanas en las que nos entregamos a alguna que otra dosis de desenfreno en forma de comilonas, celebraciones, ingesta de líquidos y ‘extras’ desde la cuenta corriente. Ha llegado el momento de los excesos, una vez más, ¡y por qué no! No perder la cabeza es recomendable, sí, pero permitirnos relajar, desconectar y dejarnos llevar no va mal algún que otro ratito. Y estos días navideños se cuentan entre los preferidos para hacerlo.

Así que disfrutemos, compartamos, festejemos, porque el mero hecho de poder hacerlo merece ser celebrado. Y para tan festivo escenario, esta selección de etiquetas. Elegidas porque de una manera u otra pueden sorprender; por quién o cómo se elaboran, por lo que contiene la botella, porque son novedades, porque muchos no se cuentan entre los más conocidos y algunos también por el precio, por arriba y por abajo.

Los hay para todos los bolsillos y es una buena época para ampliar el abanico y descubrir rarezas

En todo caso, los hay para todos los bolsillos, en esta relación y en el mercado, para que cada cual se dé el homenaje vinícola que considere.Ocasiones tenemos ahora para disfrutarlos en buena compañía. Nombres de origen variopinto, procedentes algunos de territorios poco habituales en nuestras mesas y escogidos, además, porque estas fechas pueden ser también una oportunidad para descubrir y ampliar el abanico de ‘nuestros favoritos’. Pasa y prueba, la ocasión invita.

Foto: El Confidencial.
Foto: El Confidencial.

MXI Crianza 2016

Alejandro Fernández Tinto Pesquera. DO Ribera del Duero. PVP: 18 €

Nace en las instalaciones de la archiconocida bodega de Pesquera, pero son las jóvenes nietas de Alejandro Fernández quienes están detrás de este estreno. Un tinto de tempranillo, de viñedos de unos treinta años del municipio vallisoletano, que representa un cambio en el estilo clásico de elaboración que ha identificado a la firma desde sus inicios. Rodrigo Pons es el enólogo, artífice de un vino afrutado, fresco (gracias a la altitud de las parcelas y su ubicación en las zonas más frías), amable en el paso de boca, con 14 meses de crianza en barrica, la mayoría americanas y casi la mitad nuevas. Aromas de fruta negra, café, vainilla, fino en la boca y equilibrado. Acorde con el gusto actual, y pensado, declaran, para atraer al nuevo consumidor.

V Colorado 2015

Javier Sanz Viticultor. Vino de mesa. PVP : 50 € aprox.

Único y especial. También exclusivo, por su limitadísima producción –poco más de mil botellas– dado que procede de una uva desconocida, y minoritaria, encontrada entre cepas de verdejo de 1863 en La Seca (Rueda). Una variedad rara, sin nombre, porque de momento se desconoce su genética, y razón por la que la bodega ha sido autorizada para bautizar esa variedad como 'colorado', debido a su color. A tener en cuenta: es un tinto, sin denominación, fruto de un trabajo de recuperación de variedades y uvas que todavía no se han identificado con ninguna de las que existen. Fermentado en barrica francesa, con al menos diez meses de crianza en roble francés, resulta aromático, especiado, balsámico. Viva acidez en la boca, sabroso, con presencia de notas de fruta madura. Buena persistencia.

Martelo 2014

Torre de Oña. DOCa Rioja. PVP: 22 €

Es la segunda añada de este reserva, un coupage clásico riojano: tempranillo (95%) con algo de mazuelo, garnacha y viura. Procedente de viñedos de la Rioja Alavesa, de más de sesenta años, tiene una crianza de 24 meses en roble americano y un 20% en francés. El resultado, una combinación de fruta, terruño, frescura, cierta rusticidad y “golosura”, como gusta decir a su creador, Julio Sáenz. Hay buena presencia de frutas rojas, aromas balsámicos, especias, hierbas aromáticas, junto a notas de su paso por barrica (chocolate, vainilla). Equilibrado, goloso, sabroso, con volumen, y una añada en la que destaca el frescor. Además, es la primera vez que sale también en formato mágnum, muy recomendable cuando somos más de cuatro.

Numanthia 2014

Bodega Numanthia. DO Toro. PVP: 45 €

De la firma con más glamour de la denominación, pues es propiedad de Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), la añada más reciente de su vino más emblemático. Elaborado con los viñedos de tinta de Toro (tempranillo) de más edad, procede de 114 parcelas diferentes, la más joven con 50 años, la mayoría entre 80 y cien años. Tras una crianza de unos 18 meses en barricas nuevas, resulta potente, profundo, intenso en aromas, con una boca bien equilibrada, carnosa, y sedoso y goloso en el paso. Muy rico en la copa, donde se va redondeando.

Las Quintas Cepas Viejas 2016

Fuentes del Silencio. VT Castilla y León. PVP: 24 €

Una joven bodega de reciente creación en la localidad leonesa de Herreros del Jamuz, empeñada en la recuperación y revalorización vinícola del Jamuz. Fuentes del Silencio se asienta en parcelas diminutas de cepas muy viejas en vaso. Este vino es el primero de su colección de microparcelas, elaborado con un 85% de mencía y un 13% de Alicante bouchet (garnacha tintorera) junto a algo de blanca palomino, y una crianza de un año en barrica francesa. Fino, con aromas de fruta roja, notas lácticas y recuerdos minerales. Pulido en el trago, amable y de paso fluido.

Foto: El Confidencial.
Foto: El Confidencial.

17 By Pinea 2015

Pinea. Ribera del Duero. PVP: 36 €

Llegan desde la ribera burgalesa, de viñedos entre Olmedillo de Roa y Villatuelda, y es el sueño de dos amigos de origen mexicano hecho realidad por el enólogo Isaac Fernández. Elaboran dos vinos y éste, el más ‘económico’, procede de las 17 hectáreas de tempranillo a la que debe el nombre. El año pasado salieron al mercado por primera vez. Éste ha pasado veinte meses en roble francés y americano, permanencia que queda reflejada en sus notas aromáticas (tostados) y gustativas. Además, fruta negra en confitura, notas minerales y especiadas. Un vino con cuerpo, maduro, y cierta dulzura y recorrido en el final de boca.

Crápula crianza 2015

Crápula Wines. DO Jumilla. PVP: 12 €

El tinto buque insignia de la casa, un proyecto distinto y personal con buena proyección en los mercados foráneos. Su creador y propietario, Gabriel Martínez, jumillano de nacimiento pero con larga experiencia vinícola dentro y fuera de su tierra. Este crianza, con doce meses en roble francés, está elaborado con monastrell, un 10% de syrah y un 5% de cabernet sauvignon y es el vino emblemático de la firma, con el que ha ganado presencia gracias a su regularidad. Sabroso, con estructura, aromático, fragante, fresco, con buenos aromas frutales junto a notas balsámicas y minerales. Largo en el paso.

Foto: El Confidencial.
Foto: El Confidencial.

Rioja Vega Reserva 2011 135 Aniversario

Rioja Vega. DOCa Rioja. PVP: 34 €

Otra mezcla tradicional riojana con un 70% de tempranillo, 25% graciano y 5% de mazuelo, y una crianza de dos años en roble americano. Un vino con el que la bodega conmemora los 135 años de vida, pues fue fundada en 1882. Untuoso, aromático, con volumen, equilibrio entre la fruta madura y las notas de crianza (tostados, chocolate) y buena persistencia. La bodega pertenece al grupo Príncipe de Viana, propietario también de Finca Albret (Navarra) y Clunia (VT Castilla y León).

Abadal Mandó 2016

Bodegas Abadal. DO Pla de Bages. PVP: 16 €

Reflejar el paisaje y la singularidad del Bages en la botella a través de una variedad autóctona y casi extinguida, la mandó. Objetivo último de la bodega, en éste y en el resto de sus vinos, a partir de la investigación y recuperación de uvas propias de este territorio. Luego, este Mandó 2016 tiene una crianza de un año que ha pasado entre roble y ánfora de arcilla (¡tendencia en boga!). Fresco, con notas florales, de fruta madura, monte bajo y viva acidez que favorece su persistencia.

Malleolus de Sanchomartín 2014

Bodegas Emilio Moro. DO Ribera del Duero. PVP: 98 €

Es el vino top de la afamada bodega ribereña, y ésta su última cosecha a la venta. Un tempranillo de las viñas más antiguas de la familia, serio, complejo, mineral, con aromas de fruta negra, juanola, notas torrefactadas y nobles maderas. Elegante y potente, untuoso, con mucha ‘chicha’ en la boca, viva acidez, frescura y carácter frutal. Un vino muy largo, con futuro, y un auténtico lujo en la copa del que sólo salen 2.875 botellas. El pago en el que se encuentra el viñedo es del que recibe el nombre, Sanchomartín, una finca de una hectárea con suelos calizos. Ha tenido una crianza de 18 meses en barrica francesa.

Quintaluna 2017

Vides y Vinos Ossian. VT Castilla y León. PVP: 12 €

Pago de Carraovejas adquiere la bodega Ossian el pasado año y este es su blanco más joven y asequible. De uvas de verdejo segoviano, con esta añada el vino además estrena imagen. Rafael Palacios, prestigioso enólogo asentado en Valdeorras, colabora con el proyecto desde diciembre del año pasado. A diferencia de lo que fue, y después de nueve meses en depósitos de acero inoxidable con sus lías(1), Quintaluna ha ganado en nervio y frescura, además de percibirse un toque tostado en el fondo. Con cuerpo y sabroso en la boca (fruta de hueso fresca), invita a repetir…

Gramona III Lustros 2011

Gramona. Cava. PVP: 31 €

El único guiño a la burbuja llega de una de las mejores cavistas de Sant Sadurní, practicantes de una viticultura ecológica y biodinámica, esto es, libre del uso de herbicidas y pesticidas químicos. Este III Lustros, uno de sus grandes cavas (y muy gastronómico), tiene una crianza en rima (2) de 96 meses, y lo componen un 75% de xarel.lo con un 25% de macabeo. Nariz fina e intensa, con aromas de fruta carnosa y de hueso (melocotón, albaricoque), hierbas aromáticas, frutos secos y notas de su crianza (pan tostado, especias). Amplio, carnoso, paso untuoso y amable, y fresco en el postgusto. Un espumoso ideal para brindar... al principio, durante o/y al final. ¡Chinchín y Feliz Navidad!