Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, hasta un tercio de todos los alimentos se estropea o se desperdicia antes de ser ingerido. “Es un exceso en una época en la que casi mil millones de personas pasan hambre, y representa una pérdida de mano de obra, agua, energía, tierra y otros insumos utilizados en la producción de esos alimentos”, añade esta entidad. Un problema que el propio consumidor puede solventar, pues un gran porcentaje de dicha pérdida tiene lugar en los hogares. ¿Quién no ha tirado alguna vez comida que se ha puesto en mal estado mientras esperaba en el frigorífico a ser consumida?

Y es que muchas personas, antes de comer repetidamente el mismo alimento, regresan al supermercado para reponer existencias, condenando al olvido a aquellos ingredientes que fueron adquiridos días atrás. Sin embargo, con creatividad e imaginación, cualquiera puede hacer frente al desperdicio de alimentos. Basta con aprender distintas recetas que incluyan los mismos ingredientes, esos que suelen habitar en la despensa de cualquier hogar como, por ejemplo, los huevos, el queso, los tomates y la cebolla. ¿Qué suculentos platos podemos cocinar con estos ingredientes, en principio, secundarios?

Revuelto de tomate y cebolla

Foto: iStock
Foto: iStock

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • ½ tomate
  • ½ cebolla
  • 1 cucharadita de aceite
  • Sal

Comenzamos esta sencilla receta, además de saludable, cortando el tomate y la cebolla en trozos muy pequeños. Acto seguido, calentamos la sartén con un poco de aceite, doramos la cebolla y, cuando esté blandita, añadimos el tomate. Dejamos que ambos ingredientes se cocinen durante un minuto, aproximadamente. Mientras tanto, batimos los huevos en un bol y los sazonamos al gusto. A continuación, los echamos rápidamente en la sartén y removemos la mezcla con una cuchara de madera para que no se peguen. Una vez el huevo esté pochado, colocamos el revuelto en un plato y ¡a comer!

Milhoja de tomate

Ingredientes:

  • 3 tomates
  • 3 huevos
  • 10 lonchas de queso
  • Jamón de pavo (opcional)
  • ¼ vaso de leche
  • Sal y pimienta

Pelamos el tomate, lo cortamos en rodajas y lo dejamos reposar en un colador para quitar el exceso de agua. Comenzamos a montar la milhoja colocando en el fondo de un molde de bizcocho -preferiblemente de silicona, si no untamos uno normal con mantequilla- la primera capa con las láminas del tomate. Cubrimos esta con una de queso y, encima, otra de pavo. Repetimos el proceso hasta terminar los ingredientes o llegar al borde del recipiente. Después batimos los huevos con la leche y salpimentamos. Cubrimos el milhojas con dicha mezcla y horneamos a 180ºC durante unos 45 minutos. También podemos gratinarlo echando un par de cucharadas de queso rallado cuando finalice la cocción. Además, se trata de una receta que admite otros ingredientes como el calabacín, la berenjena o el pimiento.

Tomates asados

Foto: iStock
Foto: iStock

Ingredientes:

  • 1 cebolla
  • 5 tomates
  • 200 gr de queso (en cubos o laminado)
  • 30 ml de aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra
  • Vinagre balsámico y azúcar moreno (opcional)

Precalentamos el horno a 180ºC. Mientras coge temperatura, cortamos la cebolla en rodajas finas y la colocamos en una bandeja de hornear con un poco de aceite. Las horneamos con calor por arriba y por abajo durante unos 20 o 25 minutos. Transcurrido ese tiempo, ponemos el queso sobre la cebolla, el tomate -cortado previamente en rodajas-, un poco más de aceite y salpimentamos. Horneamos de nuevo entre 35 y 40 minutos.

Durante este proceso, podemos hacer la salsa con el vinagre y el azúcar. Para ello, ponemos ambos ingredientes en un cazo, los llevamos a ebullición, luego lo bajamos a fuego medio y removemos hasta que se haya reducido hasta la mitad. Cuando ya estén los tomates asados, dejamos que se enfríen unos 5 minutos, para después añadir la reducción de balsámico, que le dará mucho sabor.

Frittata italiana

Ingredientes:

  • 8 huevos
  • 10 tomates pequeños
  • 1 cebolla
  • Queso rallado
  • Jamón serrano (opcional)
  • Pimienta negra y sal
  • Aceite de oliva
  • Tomillo

Para hacer esta receta típica italiana, similar a la tortilla francesa pero más gorda y rellena, comenzamos lavando los tomates y cortándolos por la mitad. Los ponemos en una fuente para horno y los aderezamos con las especias seleccionadas y un poco de aceite de oliva. Horneamos a 180ºC hasta que hayan perdido parte del agua y estén tiernos. Mientras tanto, pelamos la cebolla y la cortamos en pluma. En una sartén con aceite y sal, la pochamos. Sin embargo, no es necesario hacerla por completo, debe quedar crujiente. En el caso de incluir jamón serrano, es el momento de cortarlo en cuadraditos.

A continuación, batimos los huevos con un poco de sal y pimienta, engrasamos ligeramente una sartén y ponemos el fuego casi al mínimo -así evitamos que se queme la base-. Vertemos los huevos ya batidos y encima vamos colocando los tomates, la cebolla y el jamón. Salpimentamos de nuevo y tapamos la sartén. Controlamos cada pocos minutos que la mezcla vaya cuajando y le damos forma a los bordes con una espátula. Cuando ya esté cuajada, añadimos el queso rallado, apagamos el fuego y tapamos de nuevo la sartén. Dejamos reposar hasta que el queso se funda por completo.