Son cada vez más los espacios y tiendas donde encontrar alternativas para gustos y presupuestos de lo más variados. Además, en muchos, con la posibilidad de preparar a nuestro antojo el regalo en cuanto a contenido y continente. Pero al mismo tiempo crecen en número las bodegas que ya seleccionan entre sus vinos, de cara a estas fechas, para ofrecer el obsequio adecuado, también pensando en lo que mucho que está cambiando el cliente.

Reunimos algunas de las opciones que en este momento puedes encontrar para esa carta a los Magos, conscientes de que es una pequeña muestra de lo mucho y diferente que ya existe. La intención, proponer algunas ideas para aficionados, curiosos, y para esas majestades que buscan sorprender desde el gusto. Cualquiera acierto seguro y que, en función del presupuesto, se puede acompañar de algún que otro complemento como copas, aireadores, enfriadores, sacacorchos…

Para un regalo muy gourmet, el vino Finca Villacreces 2015, acompañado de una botella de AOVE Pruno


Entra las alternativas que ofrece la extremeña Bodegas Habla, un estuche con dos botellas de la añada más reciente de su vino de syrah, de las mejores elaboraciones de la firma sin duda alguna: elegante, aromático, amplio en boca, sabroso, amable, con toques balsámicos y largo recorrido. Habla 18 Syrah 2015 con dos copas de cristal Riedel (49,95 €).

Habla
Habla


Un bonito regalo es el que propone González Byass desde Finca Moncloa, la bodega que tienen en Arcos de la Frontera. Acompañan el Finca Moncloa 2015 con un estuche personalizado de auténtica piel de Ubrique (125 €). En cuanto al vino, elaborado con cabernet sauvignon, syrah, tintilla de Rota y petit verdot, es una añada que sorprende gratamente, con expresivos aromas de fruta en sazón, especias, toques florales y de monte bajo. Fresco, con recuerdos tostados y buena persistencia.

Desde la Ribera del Duero, la propuesta de Finca Villacreces es más gourmet pues han optado por acompañar el vino, Finca Villacreces 2015, con una botellita de aceite de oliva virgen extra Pruno (29,90 €), de producción muy limitada, y compuesto por diferentes variedades de aceitunas procedentes, casi todas, de tempranas cosechas: arbequina, arbosana, empeltre y frantoio. El vino es una combinación de tempranillo, en su mayoría, con un 10% de cabernet sauvignon y un 4% de merlot, procedente de viñedos de Quintanilla de Onésimo (Valladolid), y 14 meses de crianza en barrica francesa. Intenso, aromático, cremoso, fresco, con notas de café y recuerdos minerales. Con cuerpo, untuoso y sabroso en la boca.

Vino ecológico AA Blanc de Neu
Vino ecológico AA Blanc de Neu

En pequeño formato, esto es, botellas de 375 ml, Alta Alella, desde Alella, en la provincia barcelonesa, presenta un dúo de dulces ecológicos, AA Blanc de Neu 2016 yAA Dolç Mataró 2015 (16 y 18 € respectivamente), el primero elaborado con pansa blanca y el segundo con la tinta monastrell. Alternativa ideal para los gustos más golosos, sobre todo el Blanc de Neu, más dulce y almibarado que el Dolç Mataró, donde la presencia de notas más frescas aportan interés y recorrido.

Estuches que podemos personalizar

Por supuesto, no faltan los clásicos estuches de vinos, que cada bodega viste como mejor considera pensando en la ocasión que se nos avecina. Son infinitas las alternativas que encontramos en el mercado, con la posibilidad incluso de personalizarlas eligiendo nosotros mismos lo que queremos que vaya dentro, en función de interés, gustos y presupuesto… En todo caso, son muchas las alternativas existentes y recomendables si no disponemos de tiempo o tampoco tenemos claro por dónde tirar.

Un ejemplo, la trilogía de Bodegas Luis Cañas, en una caja con tres vinos (57,46 €) procedentes de las dos denominaciones en las que se ubican las tres bodegas de esta casa familiar: los riojas Luis Cañas Reserva Selección de Familia 2012, y Ángeles de Amaren 2012, con el ribereño Cair 2013. Elaboraciones de territorio que reflejan el lugar del que proceden; autenticidad, expresión, carnosidad y equilibrio. En los tres manda la tempranillo aunque con variantes. Luis Cañas Selección se completa con un 15% de otras tintas, las que conviven en el viñedo, y tiene una crianza de 20 meses en roble. En Ángeles de Amaren el 85% de tempranillo va con un 15% de graciano, y ha pasado 16 meses en barrica. Por último, Cair, de la burgalesa Dominio de Cair, en Ribera del Duero, sí es monovarietal de tinto fino (tempranillo) y su crianza es de 14 meses.

Lote de Bodegas Luis Cañas
Lote de Bodegas Luis Cañas

La propuesta blanca puede ser, de entre otras tantas, de José Pariente, una de las más asentadas y afamadas casas de la DO Rueda. Con la uva verdejo como bandera, su pack incluye tres botellas: José Pariente Verdejo 2017, José Pariente Fermentado en barrica 2017 y José Pariente Cuvée Especial 2016 (39,5 €). El fermentado en barrica procede de viñedos de 60 años, mientras el plus del Cuvée Especial es su limitada producción, además de elaborarse con viñas centenarias y en depósitos de hormigón. Tres expresiones distintas de la verdejo para comparar pero sin perder su tipicidad aromática, como el amargor final que la caracteriza.

Marqués de Cáceres tiene un estuche Generación MC 2016 “colección privada” con dos botellas (60 €) del mismo vino. Tempranillo de viñas viejas, de entre 65 y 90 años, que solo sale en las añadas consideradas excelentes, y que en la firma califican como “vino de autor”. Ha permanecido 15 meses en roble nuevo francés, y resulta muy expresivo en aromas, donde sobresalen la fruta negra junto a notas tostadas y cremosas. Voluminoso, vivo, jugoso, con vida por delante.

Estuche Generación MC
Estuche Generación MC


Están también las firmas que, ubicadas en distintas zonas elaboradoras, optan por hacer una selección entre todos sus vinos con una voluntad representativa. Es el caso de las jumillanas Bodegas Juan Gil, con un regalo que incluye cinco vinos de las denominaciones Jumilla, Rías Baixas, Almansa y Rueda: Clio, Juan Gil Etiqueta Plata, Lagar da Condesa, Shaya y La Atalaya del Camino (115 euros).

Hay elaboraciones atractivas que salen en formato magnum y se encuentran ya en tiendas especializadas


Aunque de entre toda la oferta, siempre me ha parecido más atractivo y llamativo, y por eso un acierto, el formato mágnum. Una botella de litro y medio, estupenda para una mesa de más de cuatro personas, si a todas les gusta el vino, en la que suelen evolucionar mucho mejor cuando se trata de etiquetas elaboradas para pasar algunos años en la botella. En este caso, son también numerosas las bodegas que trabajan este formato y ya se pueden encontrar en tiendas especializadas. Incluso hay elaboraciones que solo salen en este tipo de botella.

Es el caso de Tantum Ergo Exclusive 2007 (132 €), el nuevo cava de Hispano Suizas, en la valenciana DO Utiel-Requena. Después de 10 años de envejecimiento, sale como una producción limitada de 689 mágnum. Está elaborado con un 55% de chardonnay y un 45% de pinot noir, pues la 2007 fue la primera cosecha en la que la denominación Cava permitió incluir esta tinta en la elaboración de cavas blancos. Intenso, expresivo, equilibrado, cremoso, especiado, con aromas de frutos secos y fruta dulce, procedentes de su larga crianza en rima. Elegante.

Cava Tantum Ergo Exclusive
Cava Tantum Ergo Exclusive

Otra buena alternativa son los vinos de bodega familiar Hermanos Pérez Pascuas, en la Ribera del Duero, con el gran José Manuel Pérez al frente de la firma y artífice de sus vinos. De entre ellos, el Viña Pedrosa Gran Reserva Mágnum 2011, en estuche individual (139 €), del que salieron menos de seis mil botellas. Tempranillo con un 10% de cabernet sauvignon, de viñedos de más de 40 años, y 24 meses de barrica francesa y americana. El resultado, un vino complejo en aromas, elegante, con notas especiadas, de fruta madura, y recuerdos de su crianza. Amplio, graso, con gran estructura y amable persistencia.

Reyes para todos los presupuestos

Pero no asustarse, hay riberas para todos los bolsillos e igual de satisfactorios como pueden comprobar con estas dos últimas propuestas. Por un lado el mágnum de El Secreto 2015 de Bodegas Viña Mayor (40 €), localizada en la milla de oro vallisoletana de la Ribera. Un tempranillo de viñedos seleccionados, a una altitud por encima de 900 metros y una media de 80 años, con 12 meses de crianza en roble francés. Perfumado, frutal, jugoso, donde los aromas de frutas negras y rojas conviven con notas balsámicas, florales, de especias y fondo mineral. Carnoso, con frescura y buen equilibrio.

Pruno 2017
Pruno 2017

Y muy chula también la propuesta del ‘hijo pequeño’ de Villacreces, su Pruno 2017 (25,90€) en packaging especial y ahora ya con certificado de viticultura ecológica. Esta añada sale este mes al mercado pero el mágnum siempre se adelanta unos meses. La lata en la que se presenta varía el diseño, que no su color rojo; si bien el año pasado aparecía la imagen del guardián de la finca, esta se dedica a la fauna que rodea a la finca, en concreto al pequeño Prunito, un jabalí que durante un tiempo estuvo visitando la bodega. El vino, compuesto por tinto fino con un 10% de cabernet sauvignon, y un año de crianza en madera francesa, resulta frutal, con aromas de maderas finas y recuerdos lácticos. Equilibrado, goloso y amable en el paso.

Destilados de Bodegas Barbadillo
Destilados de Bodegas Barbadillo

La guinda se me ocurre ponerla con esta nueva creación de Bodegas Barbadillo, no vinos en sí pero que algunos sí derivados o procedentes de sus vinos. Y es que la firma gaditana ha puesto en marcha una división de espirituosos y su puesta de largo llega con esta original caja en la que reúnen algunas de sus creaciones, en concreto cuatro, en formato reducido (63): la ginebra Marsh, que incluye la uva palomino entre sus botánicos; un brandy solera reserva, procedente de las mejores botas de sus vinos generosos; el Peach Brandy, un licor de brandy; y el vermut Atamán, que elaboran a partir de manzanillas de históricos cascos bodegueros del barrio alto de Sanlúcar de Barrameda.