Alimentarse nunca es una cuestión baladí. Ni siquiera en el cine. No nos referimos a la sala donde se proyectan las películas, sino al séptimo arte. Este ha concebido multitud de obras de todo tipo de géneros. Cintas de acción, drama, comedia, fantasía… Una cantidad ingente. Cada una con sus peculiaridades y rasgos diferenciadores. No obstante, muchas han compartido un peculiar aspecto en común: la comida.

En el metraje de muchos largometrajes han aparecido escenas en las que se muestran, mencionan o hablan sobre platos o recetas. Al fin y al cabo, los personajes tienen que nutrirse. Y en algunas obras, ciertas elaboraciones gastronómicas ganaron una gran fama. En Alimente hemos decidido recopilar las que son algunas de las comidas cinéfilas más conocidas.

Ratatouille, 'Ratatouille'

Una película sobre comida y gastronomía tenía que tener, evidentemente, una receta característica: el ratatouille, el guiso de hortalizas francés del que recibe el nombre la obra de Pixar. En el filme, Remy, una rata, aspira a convertirse en chef y es con la citada elaboración con la que logra que Anton Ego, un prestigioso y exigente crítico culinario, quede maravillado al probar dicho plato, el cual aseguraba que le trasladó a su infancia y niñez cuando su madre le preparaba el mismo.

El ratatouille se ha vuelto un plato más popular desde que se estrenó la película en 2007. Y, de hecho, la cinta de animación de Pixar recibió halagos hasta del reputado Ferran Adrià, quien llegó a decir que la película “ha hecho más por la educación de los niños que nadie".

Big Kahuna Burger, 'Pulp Fiction'

El Krusty Burger de Los Simpson y el Crustáceo Crujiente de Bob Esponja son dos archiconocidas hamburgueserías de la televisión. En el cine, ese puesto es para la cadena Big Kahuna Burger, franquicia ficticia creada por Quentin Tarantino que ha aparecido en algunas de sus obras más memorables como 'Reservoir Dogs', 'Death Proof', 'Four Rooms', 'Abierto hasta el amanecer' y 'Pulp Fiction'. Es en esta última en la que el reconocido Samuel L. Jackson probaba una hamburguesa de este local y se atrevía a decir: “Una Big Kahuna ¡Esa es una hamburguesa realmente sabrosa!”.

No se conocen los ingredientes exactos, más allá de lo que permite ver la secuencia en la que Jackson la saborea. No obstante, eso no ha sido una excusa para que muchos restaurantes a lo largo y ancho del mundo se hayan inspirado para crear sus propias hamburguesas Big Kahuna en homenaje al filme de Tarantino.

Espaguetis con albóndigas y tomate, 'El Padrino'

'El Padrino' fue todo un hito de la historia del cine. La mafia italoamericana adquirió cierto glamour con este filme y, por supuesto, en un filme así no podían faltar las referencias a su gastronomía. Peter Clemenza es uno de los personajes más recordados de esta trilogía en buena parte por sus escenas relacionadas con la comida. Para ejemplo de ello, la secuencia en la que está cocinando los espaguetis con albóndigas y salsa de tomate, momento en el que le explica su receta a Michael Corleone y le da un buen consejo: “Quién sabe si algún día tendrás que guisar para 20”. Una advertencia que cualquiera puede aplicar.

Y es que hay pocos platos tan característicos de la región de Sicilia como la pasta con albóndigas. La receta ya la daba el mismo Clemenza: “Primero echas un poco de aceite de buena calidad, luego fríes un ajo y después echas bastante tomate y lo rehogas todo procurando que no se agarre. Luego echas tus salchichas y tus albóndigas y añades vino y un poco de azúcar. Es mi truco".

Tarta de manzana, 'American Pie'

La tarta o pastel de manzana es una de las recetas más típicas, simbólicas y reconocibles de Estados Unidos. Y es que su aspecto es inconfundible. Se suele realizar con una masa quebrada con la que se crea una doble capa que se entrelaza en muchas ocasiones y acaba adquiriendo una forma llamativa. Esta elaboración ha aparecido en multitud de obras de ficción, pero una de las más recordadas es en la escena erótico-festiva protagonizada por Jason Biggs en la primera película de 'American Pie'. Esta receta es tan significativa, y tan americana, que la cinta acuñó dicho nombre en homenaje a ella, y a la secuencia citada y a la canción de Don McLean.

Más allá de la risa o estupefacción que pudiera provocar dicha escena, la tarta de manzana no deja de ser un postre muy dulce, que, siguiendo las recetas americanas, tiene sabor a dicha fruta, azúcar, canela y nuez moscada.

Estas son solo algunas de las más notorias comidas de la historia del cine, pero hay muchas más. Las famosas perdices con pétalos de rosa de 'Como agua para chocolate', los bombones de 'Chocolat' o los perritos del Gray´s Papaya de 'Solo los tontos se enamoran' son algunos ejemplos. Sin olvidar, por supuesto, algunas más curiosas por lo extrañas y repugnantes que resultan, como la famosa escena de 'Indiana Jones y el templo maldito' con los sesos de mono o las natillas con oreja humana de 'Braindead: Tu madre se ha comido a mi perro' de Peter Jackson.

Por suerte o por desgracia, todo depende del gusto y de las inquietudes de cada espectador, muchas de estas recetas no existen. Seguro que más de uno habría querido tener un poco de pan de lembas de la trilogía de 'El señor de los anillos' para esos momentos en los que ataca el hambre y con un simple bocado tenemos energía para largas jornadas.