Porque a la hora de la verdad, en nuestro día a día, ¿cuánto estamos dispuestos a pagar por un vino? Hablamos de botella de cristal, 75 centilitros y con un contenido que permita disfrutar. Se puede especular o sacar conclusiones a partir de los hábitos propios, pero las estadísticas oficiales cuentan que no llega a cinco euros esa media de precio que paga el consumidor por un vino. ¡La media! Luego, muchos pagarán bastante más pero también otros muchos menos. Porque la realidad vinícola española es que se puede beber bien y rico sin grandes desembolsos, aunque demos a entender lo contrario en tantas ocasiones…

Con un tope de precio situado en 15 euros, los hay que no llegan a 10, pero también los que rozan ese máximo. Y en el mercado, otras muchas referencias por arriba y por abajo. Cualquiera, en todo caso, con un reseñable contenido en el que reside la clave de su éxito. Vinos jugosos, ricos, equilibrados, con buena carga de fruta, en los que destaca el protagonismo del tinto fino (o tinta del país, como se conoce a la tempranillo en la Ribera), la variedad emblemática de la zona. Por supuesto, la familia a la que pertenecen también tiene su tirón.

Echamos un vistazo a la ribera más 'económica', la encargada de vender y la que hace marca

A partir del dato, y dejando a un lado la restauración, tampoco es igual comprar en una tienda especializada que en los lineales de las grandes superficies, pero lo incuestionable es la posibilidad que tenemos de disfrutar de estupendas elaboraciones a poco precio, o mejor, a precio ajustado. En sintonía con este argumento, para esta entrega echamos un vistazo a la Ribera más ‘económica’, la que se vende y hace marca; un importantísimo segmento de vino que representa la Ribera del Duero que más se acerca al público en general (sin distinción de consumidor), accesible y con calidad. En la selección se incluyen vinos conocidos y reconocidos, elaborados en afamadas bodegas y apoyados por las buenas puntaciones de los expertos de la cosa.

Grandes hermanos pequeños

Aparte, todos con grandes hermanos, esto es la lista de los hermanos pequeños de sus mayores en la casa madre. Pero son estos ‘más’ pequeños los que más se venden y por eso el gran motor económico para la zona. Sin duda, entre todos (estos y otros tantos más), una gran contribución a que la Ribera del Duero continúe siendo una tendencia al alza, porque no para de vender, no deja de estar, no para de crecer…

Resalso, Valtravieso y Figuero.
Resalso, Valtravieso y Figuero.

Finca Resalso 2017

Bodegas Emilio Moro. Tinto fino. PVP: 8,50 €

De los viñedos más jóvenes de la bodega, el vino homenajea a una viña del mismo nombre plantada en 1932, año de nacimiento de Emilio Moro. Con una crianza de cuatro meses en roble francés, dominan los aromas de fruta roja, especiados, hay notas balsámicas y toques lácteos. Frutal, amplio en la boca, con buena acidez y persistencia.

Valtravieso Finca Santa María 2017

Bodegas y Viñedos Valtravieso. Tinto fino, cabernet sauvignon y merlot. PVP: 8,90 €

La historia de esta bodega empieza en el año 94, diez años después de que se plantaran las primeras cepas de uva. Pero es en 2002 cuando la adquieren sus actuales propietarios, la familia González Beteré. Representan una segunda etapa que se traduce en nuevas instalaciones, nueva dirección técnica y, con ello, los nuevos Valtravieso. La idea, terruño, fruta, frescura; clave, la altitud de viñedo, a más de 900 metros. Finca Santa María es el joven de la casa y la fruta es su bandera. Luego, los seis meses de crianza en roble francés le aporta cierta estructura, sensación láctica y notas especiadas. Amable y fácil de beber.

Tinto Figuero 4 2017

Viñedos y Bodegas García Figuero. Tinto fino. PVP: 9,50 €

Bodega familiar asentada en la Ribera burgalesa, en la carretera que comunica La Horra con Roa. Su historia vinícola data de 1968, cuando vendían la uva a otras bodegas de la región. Es a principios de siglo cuando empiezan a embotellar sus propios vinos con su marca. Este Figuero, con 4 meses en barrica americana y francesa, procede de viñedos de entre 15-25 años. Intenso, fresco, aromático, con notas de especias, fruta negra y en sazón. Equilibrado.

Cuveé. Dehesa de los Canónigos, Carmelo Rodero y Portia.
Cuveé. Dehesa de los Canónigos, Carmelo Rodero y Portia.

Cair Cuvée 2016

Dominio de Cair. Tinto fino 85%, merlot 15%. PVP: 10 €

De viñas con una media de edad de 25 años, de la localidad burgalesa de La Aguilera, prestigiada por sus viñedos. Es la bodega que tiene en Ribera la firma riojana Luis Cañas, y este Cair Cuvée el pequeño de la casa. Con nueve meses de crianza en barrica (60% roble francés y 40% roble americano), resulta frutal, sabroso, carnoso, fresco y equilibrado, cremoso en el paso y largo.

Dehesa de los Canónigos Quinta Generación 2017

Dehesa de los Canónigos. Tempranillo. PVP: 12 €

La primera añada de esta etiqueta salía hace cinco años, cuando celebraban los 25 años de vida de la bodega, pues era 1989 cuando aparecía el primer Dehesa de los Canónigos en el mercado. Ahora son los jóvenes hermanos Belén e Iván Sanz quienes están al frente de la casa, miembros de la quinta generación de la familia. Este joven, que nacía con la cosecha 2014, tiene cuatro meses de crianza y representa “la frescura de esta nueva generación”, declara su artífice, Belén Sanz. De un único viñedo de 20 años, se impone la fruta sobre la madera, que aporta aromas torrefactados y de cacao. Pero es fresco ante todo.

Carmelo Rodero 9 meses 2017

Bodegas Rodero. Tinta del país. PVP: 12 €

Carmelo Rodero pertenece a la cuarta generación de una arraigada familia de viticultores también en tierras burgalesas, Pedrosa de Duero. Este 9 meses 2017, la más joven de sus elaboraciones, ha permanecido en barrica francesa ese tiempo que indica en su nombre, un tiempo de crianza al que se deben los aromas lácticos y de vainilla. Por supuesto, no falta la fruta roja además de ciertas notas florales. Con amplitud en la boca, es agradable en el paso y tiene persistencia.

Portia Crianza 2017

Bodegas Portia. Tinto fino. PVP: 13,50 €

Este crianza es el vino más emblemático de Portia, la vanguardista bodega localizada en la carretera de Burgos y cuya arquitectura firma el prestigioso Norman Foster. Tiene una crianza de más de un año, pues suma diez meses en roble francés y tres más en barrica americana. Intenso en aromas, con notas de frutillos del bosque, recuerdos tostados y de vainilla que se reproducen en la boca, donde también aparecen ciertas notas dulces.

Vizcarra, Áster, Antídoto y CaraNorte
Vizcarra, Áster, Antídoto y CaraNorte


Vizcarra 15 meses 2015.

Bodegas Vizcarra. Tinto fino. PVP: 14 €

La historia de esta bodega es la de Juan Carlos Vizcarra, un joven viticultor, formado en enología, que comienza elaborando sus vinos en el garaje de casa, a partir de las viñas viejas que le regala su padre, José Manuel Vizcarra. En el año 91, Juan Carlos empieza elaborando tintos jóvenes a los que siguen tiempo después sus vinos de guarda. Referencias que hoy disfrutan de reconocimiento. La que nos ocupa, de viñas de más de 20 años, tiene una crianza de quince meses en roble francés y americano. Vino con cuerpo, expresivo, jugoso, aromas de fruta madura, tostados, café, especias y notas balsámicas. Goloso, equilibrado y largo.

Áster Crianza 2014

Bodegas Áster. Tinta del país. PVP: 14 €

Es el ‘joven’ de la casa, a pesar de sus 22 meses de crianza en roble francés. Áster es la bodega fundada hace 17 años en Anguix (Burgos) por el riojano grupo La Rioja Alta en la Ribera del Duero. Procede de viñas a 780 metros de altitud, lo que favorece su frescura. Potente, elegante, intenso en aromas y bien equilibrado. Aromas balsámicos, frescos, de frutas del bosque, florales, especiados, con recuerdos de cacao y buena persistencia.

Antídoto crianza 2017

Bodegas Antídoto. Tinto fino PVP: 14,50 €

Con el francés Bertrand Sourdais a la cabeza, enólogo, fundador y elaborador, trabaja principalmente con viñas viejas de tinto fino en la localidad soriana de San Esteban de Gormaz. Todos sus vinos parten de una viticultura ecológica. Este Antídoto se elabora a partir de cepas de 80-100 años, a casi mil metros de altitud, y ha envejecido durante 12 meses en barricas francesas. Un vino vivo, fresco, con aromas de fruta madura, nobles maderas y boca sedosa.

CaraNorte 2016.

Bodegas Montebaco. Tinto fino. PVP: 14,90 €

Podemos hablar de un ‘reestreno’ porque es esta añada la verdadera puesta de largo de CaraNorte, una elaboración novedosa de la bodega vallisoletana, que nacía con la cosecha anterior pero es en esta, la 2016, cuando queda perfectamente definido su perfil e identidad. Un vino de finca, de una sola parcela, a la que debe el nombre, y tinto fino plantado a 840-880 metros de altura. Tras una crianza de 14 meses en barrica francesa (30% nuevas) se muestra aromático, intenso, con notas de fruta fresca, balsámicos, hierbas aromáticas, buena acidez y persistencia.

Principales Tags