Los bocadillos de jamón, tortilla de patatas o calamares nos han sacado de un apuro en más de una ocasión. Se trata de un recurso muy eficaz y recurrente, sobre todo en esos momentos en los que no tenemos tiempo para comer cómodamente en casa. Sin embargo, esta imagen de condumio básico y nada elaborado ha dado un giro de 360 grados gracias a la aparición de una nueva tendencia culinaria: los bocadillos gourmet. Así, el salchichón, la mortadela y el atún de lata ceden el relevo a ingredientes más sofisticados como el rabo de toro, el lacón deshuesado, la mayonesa de wasabi, el secreto ibérico o el chapatón cantábrico.

Aunque la mayoría de estos emparedados están abiertos a una versión casera, existen multitud de restaurantes que han caído rendidos a sus pies, creando auténticos templos dedicados a este suculento e inesperado manjar. ¿Dónde podemos disfrutar de los mejores bocadillos gourmet en Madrid y Barcelona?

Chivuo’s

Carrer de Pintor Fortuny, 15, Barcelona

Con tres establecimientos en la ciudad condal, esta franquicia dedicada al street food y la cerveza artesanal elabora algunos de los mejores bocadillos gourmet de la región. Aunque las hamburguesas ocupan un lugar privilegiado dentro de la carta, también es posible degustar el gran Pulled Pork, hecho con pan de burguer artesano, cerdo asado a baja temperatura durante 16 horas y ensalada de col y barbacoa de la casa. Además, sus cocineros, venezolanos y expertos en la cocina estadounidense y catalana, recomiendan incluir queso cheddar para coronar la mezcla. Y como guinda del pastel, su exquisita american cheesecake o los tequeños golfeados, con reducción de azúcar de caña y pimienta de Jamaica.

La Sanducherie

Calle Sta. Teresa, 1, Madrid

Este moderno y acogedor local, dedicado a los bocadillos y sándwiches de autor, ha puesto en el punto de mira la comida callejera más internacional, gracias a una carta llena de propuestas creativas y sabores singulares. Antes de caer la noche, momento en el que La Sanducherie se convierte en una coctelería, los comensales podrán disfrutar del Mazinger Z’s, hecho a base de setas horneadas con finas láminas de ajo, salsa alioli, rodajas de tomate y queso ahumado; El Vikingo, con salmón ahumado noruego, cebolla frita crujiente, rúcula, mayo chipotle y queso crema con cebollino; o el Solomillo Pillo, donde el solomillo de cerdo comparte protagonismo con el queso parmigiano reggiano, la rúcula y los pimientos asados.

La Casa Tomada

Calle San Lorenzo, 9, Madrid

Nacido en el seno de una familia venezolana, este restaurante abrió sus puertas en la capital en 2015 y desde entonces se ha convertido en una de las principales referencias en lo que a bocadillos gourmet se refiere. Un ejemplo de ello es la oferta tan variada que compone su carta. El Big Ball, con albóndigas italianas, queso provolone, aceite de albahaca y salsa napolitana casera; El Granjero Loco, relleno de pollo frito, queso americano y queso edam, beicon, lechuga y salsa tártara; o El Peluo, compuesto de ternera mechada combinada con queso edam y plátano frito -todo un homenaje a la cocina tradicional venezolana-, son solo algunas de las opciones disponibles.

Santo Porcello

Carrer de Sepúlveda, 151, Barcelona

De Venezuela viajamos ahora hasta Italia, lugar de nacimiento de los propietarios de la bodega Santo Porcello y principal fuente de inspiración para la mayoría de sus bocadillos. Ingredientes sumamente sabrosos y oriundos de la tierra, como la pancetta arrotolata, el pesto de pistacho, el prosciutto o el queso scamorza, ponen a disposición del comensal toda una suerte de emparedados capaces de conquistar cualquier paladar. Y es que la cocina italiana no se limita a la pasta, la pizza o el risotto, su materia prima también es capaz de levantar toda una cultura alrededor del bocadillo. Un objetivo que Toni Polo y Nicoletta Acerbi, dueños del local, han cumplido con creces.

Lomobajo

Carrer d'Aragó, 283-285, Barcelona

Un local dedicado a los bocadillos gourmet y los paladares más carnívoros. Y es que la carne empleada en su cocina es de primera calidad y madurada al extremo. De ternera, vaca vieja o buey, todos los ejemplares disponibles atraviesan el mismo proceso de cocción, compuesto por cuatro brasas a diferentes alturas y temperaturas que permiten que la carne gane calor sin cocerse, obteniendo el punto perfecto para su consumo. ¿El resultado? El pepito de solomillo de ternera con pimiento verde, queso y mayonesa de carne; el Tartar Roll de buey con cebolla crujiente y cremoso de yema de huevo; o la Burguesa Sibarita con foie a la plancha y manzana.

Crumb

Calle del Conde Duque, 8, Madrid

Finalizamos este recorrido por los mejores bocadillos gourmet de Madrid y Barcelona en Crumb, un local inaugurado en 2013 cuya máxima reside en ofrecer un pan de calidad. Motivo por el que ellos mismos amasan, forman y hornean cada día su propio pan de sándwich con harinas ecológicas y masa madre. Este sirve luego como recipiente para un compendio de ingredientes de lo más suculentos como el pollo de corral asado, el pesto de tahini, la carrillera de ternera guisada a fuego lento o la berenjena y el calabacín al grill marinados con boniatos.