La levadura de cerveza se produce con cereales como la cebada y el trigo al igual que la bebida homónima, pero en este caso se trata de un alimento o ingrediente con unas destacadas propiedades nutricionales, beneficios para el organismo y un sabor muy particular que la convierte en un condimento más en la cocina. En Alimente queremos profundizar en ella para contar todo lo que puede ofrecer y cómo se puede emplear en los fogones para aderezar diversos platos y crear distintas recetas.

Este alimento se obtiene fermentando cereales que se emplean para la cerveza como los citados cebada y trigo. Esta se seca y se encuentra comúnmente con forma de escamas, copos o polvo en bolsas que venden en supermercados o tiendas especializadas. Esta es la manera en la que puede utilizarse para consumirla en la comida, pero también la venden en cápsulas como un suplemento. Suele tener un sabor amargo, como el de la cerveza, pero algunos fabricantes la desamargan para que su gusto resulte más suave en el paladar.

Tiene un alto aporte proteico y se puede utilizar como suplemento del macronutriente para muchos platos

La levadura de cerveza tiene un alto aporte proteico y se puede utilizar para aumentar la cantidad de dicho macronutriente en distintos platos. De hecho, la venden en tiendas de suplementación deportiva por este motivo. Por cada 100 gramos de producto puede llegar a tener un aporte de entre 35 y 40 gramos de proteína, cifra que varía en función del fabricante. Así, sumando un par de cucharadas de este alimento a diferentes platos, es fácil mejorar el consumo proteico diario.

Al tratarse de un cereal, su aporte de hidratos de carbono y de fibra también es elevado, por lo que se convierte en un alimento a tener en cuenta para añadir energía extra, que puede favorecer la digestión y ayudar a controlar el apetito.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Además, supone una fuente de diversos micronutrientes y minerales como vitaminas del grupo B, zinc, magnesio, hierro, potasio, selenio y cromo. Todo esto le ayuda a ser un alimento que ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema inmunitario, así como la salud de piel, pelo, ojos y boca, y también hace que nos sintamos con más energía. Al ser un fermentado, es también probiótico, lo que le hace contribuir al buen estado de la microbiota intestinal. Esto resulta clave para la salud de todo el organismo.

Ingrediente culinario

A la hora de consumir la levadura de cerveza, hay que tener en cuenta que esta puede funcionar como un ingrediente o condimento que aporte sabor a otros platos. Comerla sola a cucharadas puede resultar algo aburrido y amargo para ciertos paladares, pero hay multitud de recetas en las que puede incorporarse fácilmente. De hecho, tiene un aroma y un gusto algo fuerte que la convierte en una opción interesante.

  • La levadura de cerveza se puede espolvorear cuando viene presentada en forma de escamas o de copos sobre elaboraciones como tostas o ensaladas para hacer que estas ganen su sabor fuerte y llamativo y crear un contraste con otros alimentos.
  • Por su condición de condimento, casa muy bien en guisos, estofados y sopas, donde puede aportar su particular gusto. Una manera de hacer que estos platos ganen un sabor diferente y sean más intensos en la boca. Las salsas y cremas también son buenas opciones para incorporarla como condimento y potenciarlas. Otro ejemplo donde puede aplicarse es un hummus.
  • En platos de pasta se pueden espolvorear por encima un par de cucharadas a la hora de servirlos como una manera de añadirle más sabor y de mejorar el aporte nutricional de los mismos.
  • Este ingrediente se suele utilizar para hacer quesos veganos ya que su gusto intenso recuerda al de los curados. Si se mezcla con frutos secos al natural y otros ingredientes como el aceite de coco y el agar-agar, que actúa como espesante, se puede crear un queso sin productos de origen animal. En general, en las recetas vegetarianas y veganas se emplea a menudo para potenciar el gusto.