Cuando hablamos de comida china, la mayoría pensamos en el clásico rollito de primavera, la archiconocida ternera con pimientos o el típico platillo de pollo con almendras que, huelga decir, saben exactamente igual en cualquier restaurante chino al uso de la ciudad. De punta a punta de Madrid y pasando por el centro, el cerdo agridulce tiene el mismo gusto al sur del Foro que al norte, por lo que este tipo de establecimientos podrían pasar por franquicias, aunque de cara al público no se consideren como tal. Dicho esto, la riqueza gastronómica del gigante asiático va mucho más allá y, aunque el tipo de direcciones antes mencionadas no nos disgustan del todo, una buena oportunidad para conocer la auténtica culinaria china es celebrando su Año Nuevo en Madrid, que tiene lugar el próximo 5 de febrero.

Madrid celebra el Año Nuevo Chino, dedicado al cerdo, símbolo de riqueza, con jornadas gastronómicas

Por cuarto año consecutivo, la capital contará con un centenar de actividades organizadas por la Comunidad, el Ayuntamiento y el Centro Cultural de China. Entre exposiciones, conciertos, exhibiciones de artes marciales y desfiles de dragones coloridos que recorrerán el barrio de Usera (distrito con mayor presencia china en la ciudad y epicentro de la movida), las cosas del comer serán uno de los puntos fuertes del menú, con mercados al aire libre, jornadas gastronómicas y demás eventos culinarios que tendrán lugar del 5 al 24 de febrero. A continuación destacamos lo más jugoso y curioso de esta fiesta, que en esta ocasión festeja el año del cerdo, símbolo de prosperidad y riqueza.

La tradición manda: platos que no pueden faltar

En la cultura china, la fiesta de Año Nuevo coincide con el primer día del primer mes del calendario lunar y se le llama Festival de Primavera, por lo que cada año la fecha varía. Este tendrá lugar el próximo 5 de febrero, jornada que dará comienzo a quince días de celebraciones, período que duran los festejos de esta fecha en la cultura china. Gastronómicamente hablando, si aquí somos de dar portazo al pasado con cordero, cochinillo, mariscos y demás manjares ibéricos, allí no faltan el pescado, los dumplings (suerte de empanadillas rellenas), la torta de Año Nuevo y los dulces tradicionales.

Nian gao. (iStock)
Nian gao. (iStock)

Lo más curioso son los alimentos de la suerte, tales como los rollitos de primavera, el nian gao, las bolas de arroz dulce y el propio pescado. En chino, pez suena como la palabra 'sobrante', por lo que siempre les gusta tener este tipo de piezas en fin de año porque consideran que si han conseguido superávit de este producto, nunca faltara comida en la mesa. Poseen varias formas de cocinarlo: hervido, al vapor o cocido a fuego lento, y las elaboraciones más comunes suelen ser con col en vinagre y chile o al vapor con caldo picante. La forma de comerlo también tiene su aquel, ya que según su cultura debe ser lo último del menú y la cabeza del pez debe colocarse orientada hacia los invitados más distinguidos o los ancianos, como signo de respeto, y los comensales solo podrán hincarle el diente cuando quien se enfrenta a la cabeza haya comido primero.

Por su parte, los dumplings o las empanadillas chinas se consumen mucho por estas fechas, especialmente en el norte de la región. Cuenta la leyenda que cuantas más se ingieran, más dinero se ganará en el año que entra. Por lo general, suelen ser bolas de masa hervidas con una piel fina y elástica, mientras que los rellenos más populares son cerdo, pescado, pollo, carne y verduras. Se sirven cocidas al vapor, fritas u horneadas y, a decir verdad, están para repetir y repetir.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los rollitos de primavera reciben su nombre precisamente porque se consumen durante el Festival de Primavera. Se trata de un plato cantonés de forma cilíndrica, masa delgada y frita y suelen ir colmados de verduras, carne y algo dulce. El dicho de la suerte al consumirlo es 'una tonelada de oro', porque se parecen a los lingotes de este elemento.

En cuanto al pastel de arroz glutinoso o niangao, la palabra significa 'mayor año a año', lo que en la sabiduría de allá se traduce como 'cuanto mayor eres, más próspero será tu negocio'. Lo conciben como una mejora general en la vida, por eso se consume mucho en Año Nuevo y los ingredientes fundamentales son arroz, azúcar, castañas, dátiles y hojas de loto y se suele comer el último de la festividad. Para finalizar, las bolas de arroz dulces se asocian a una reunión, a estar juntos en familia.

China Taste: autenticidad en el plato

Como decíamos al inicio del reportaje, la comida china como tal no tiene mucho que ver con la que nos sirven en la mayoría de chinos de la ciudad. Sin ánimo de ofender, esa puede salvar el hambre por un día, pero si lo que quieres es comer comida china de verdad, China Taste es la clave. Se trata de la IV edición de unas jornadas gastronómicas en las que participan 15 establecimientos de la capital, conocidos por la calidad de sus materias primas y, sobre todo, por la autenticidad de sus platos. Al celebrarse el año del cerdo, los restaurantes participantes elaborarán menús típicos de estas fechas e incorporarán un plato donde este animal será el gran protagonista. Las propuestas estarán disponibles del 23 de enero al 24 de febrero y algunos de los más destacados son El Bund, Casa Lafu y El Buda Feliz.

El Bund. Ambientado al estilo de una casa burguesa del Shanghái de los años 30, es una buenísima alternativa para comer recetas cantonesas en la zona de Arturo Soria. El menú de Año Nuevo empieza con langostinos en dos temperaturas, ñame con mermelada de arándanos y con ternera a las cinco especiales. A continuación se elige una sopa (o la agripicante o la de ternera con hojaldre) y un principal más contundente, con opciones como la lubina ahumada, las vieiras salteadas con seta matsutake a la plancha o el pato a la pekinesa, entre otros. Le sigue una pequeña degustación de dim sums y termina con un segundo plato para compartir, que puede ser arroz de ternera a la pimienta o cazuela de arroz frito con carne en salazón y verduras. El broche lo ponen los dulces típicos, con pastel de calabaza o sorbete. Precio: 40 €. C/ Arturo Baldasano, 22.

Sopa de ternera en El Bund.
Sopa de ternera en El Bund.

Casa Lafu. Otro de los chinos más auténticos del Foro y uno de los referentes de esta cocina en la zona de Plaza de España. Para despedir el año propone una degustación de entrantes a base de lubina agridulce, langostinos con salsa de verduras y ensalada de setas. El cuerpo lo templa una sopita a elegir, o la agripicante de mariscos y algas o la de pollo con maíz; para continuar con un primer plato que puede ser la lubina frita y envuelta en hoja de puerile, el rollito de ternera y enoki con salsa de haliotis o el cerdo ibérico con hierba de limón. No faltan los tradicionales dim sums al estilo de Shanghái ni el arroz de marisco servido en hoja de loto o los tallarinos fritos con pato. Del mismo modo que en El Bund, el banquete se cierra con una selección de postres que incluyen helado, sorbete y trufa de té verde. Precio: 35 €. C/ de la Flor Baja, 1.

Arroz de marisco de Casa Lafu.
Arroz de marisco de Casa Lafu.

El Buda Feliz. Otro de los que despuntan, no solo por su apetecible propuesta gastronómica, sino también por su local, uno de los más pintones de los que componen China Taste. El menú que ha preparado para la ocasión incluye un entrante (combinación de gamba con sésamo y rodajitas de melón), un primer plato (cazuela de arroz gouba con magret de pato crujiente, cebolletas, verduras y un toquecito picante), un segundo (lomo de lubina agridulce al estilo tradicional) y un postre (tarta de queso con sorbete de matcha y helado de vainilla). Precio: 30 €. C/ Tudescos, 5.

Lomo de lubina de El Buda Feliz.
Lomo de lubina de El Buda Feliz.

Mercado de primavera y gran pasacalles

Si eres de los que experimenta en la cocina y te gusta poner a prueba los fogones con productos de otras latitudes, una buena alternativa es acercarse al Mercado de Primavera que tendrá lugar el próximo 8 y 9 de febrero en la plaza situada frente a la Junta del Distrito de Usera, donde se instalará un mercado en el que se podrá comprar, degustar y visitar varios puestos con artesanía y productos auténticos chinos. Además, junto al mercado habrá una gran carpa donde se ubicará un escenario, lugar en el que se darán más de 50 espectáculos programados para el fin de semana.

Como colofón, no te pierdas el gran pasacalles del domingo 10, que recorrerá las principales vías de Usera a partir de las 11 de la mañana y que contará con la participación de 1.200 artistas con trajes traídos de China, dragones y leones gigantes, elementos típicos del país, farolillos propios de la festividad y música en directo.