El arroz es uno de esos alimentos que nunca falta en la despensa y que nos ayuda a salir del paso cuando nos quedamos sin ideas. Y es que su versatilidad lo convierte en un ingrediente perfecto para todo tipo de elaboraciones: ensaladas, guisos, guarniciones e incluso postres. Esto, sumado a sus increíbles propiedades nutricionales, recordemos que ayuda a regular el tránsito intestinal, no contiene gluten, favorece la eliminación de líquidos y contribuye a normalizar los niveles de colesterol, es quizás el motivo por el que ha triunfado más allá de nuestras fronteras.

Aunque a simple vista pueda parecer un ingrediente básico e insustancial, el arroz da vida a un sinfín de propuestas culinarias internacionales como, por ejemplo, el célebre risotto italiano o el exótico arroz tres delicias. Sin embargo, no son los únicos. ¿Nos acompañáis a dar la vuelta al mundo con los mejores platos de arroz?

Pilaf

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El origen de este preparado se atribuye a los turcos y a los persas, motivo por el que forma parte de la cultura culinaria de todo Medio Oriente, la India o la región del Cáucaso. Un receta muy sabrosa y sencilla de preparar capaz de transportarnos a tierras lejanas.

Ingredientes:

  • 2 tazas de arroz de grano largo blanco
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 1/2 cebolla amarilla
  • 1/2 diente de ajo
  • 2 tazas de caldo de pollo
  • 1/4 taza de agua
  • 1 1/4 cucharaditas de sal
  • 1/4 taza de hojas de perejil italiano frescos

Comenzamos colocando el arroz en un colador de malla fina y enjuagando los granos con agua fría hasta que esta salga limpia y reservamos. A continuación, derretimos la mantequilla en una cacerola a fuego medio, agregamos la cebolla y el ajo y sazonamos. Cocinamos la mezcla, removiendo de vez en cuando, hasta que estén tiernos. Añadimos el arroz -removemos ocasionalmente- y seguimos cocinando hasta que los granos crujan, es decir, 2 minutos aproximadamente. Después, vertemos el caldo, el agua, la sal y mezclamos todo bien.

Subimos el fuego y lo llevamos a ebullición. Cuando hierva, reducimos el fuego, cubrimos con una tapa de ajuste hermético y dejamos que se haga a fuego lento hasta que el arroz esté tierno. Finalmente, retiramos el plato del fuego, dejamos que repose cubierto de vapor, añadimos el perejil y removemos de nuevo para su posterior consumo.

Ensalada de arroz a la jardinera

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Este plato típico de Perú es una auténtica delicia por la variedad de verduras y hortalizas que participan: guisantes, zanahoria, pimiento, cebolla… Un compendio de sabores y colores que no dejará indiferente a nadie.

Ingredientes:

  • 1 taza de arroz
  • 3 dientes de ajo
  • ½ cebolla
  • ½ pimiento verde
  • ½ pimiento rojo
  • 10 ramitas de perejil
  • 1 taza de guisantes
  • 3 zanahorias
  • 2 tazas y media de agua
  • 3 cucharadas de tomate frito
  • 2 pastillas de caldo
  • Aceite de oliva

Ponemos el arroz en remojo durante 15 minutos y escurrimos. Pelamos la zanahoria en brunoise y la metemos a una cazuela con los guisantes. Cocinamos hasta que estén tiernos y, después, reservamos. Acto seguido, picamos el perejil y los pimientos y la cebolla en juliana. En una sartén grande, añadimos tres cucharadas de aceite de oliva y también el arroz, los ajos -cortados en láminas- y la cebolla. Freímos hasta que adquieran un color dorado -este paso es muy importante para conseguir que el arroz quede suelto-. Incluimos el tomate frito, los guisantes y la zanahoria, y removemos para que todo quede bien integrado.

Espolvoreamos dos pastillas de caldo sobre la mezcla y agregamos el agua. Le damos un par de vueltas y dejamos que se cocine hasta que se consuma casi todo el agua. Cuando ya quede poco tiempo, colocamos los pimientos y el perejil, cubrimos con una tapa y, tras dos minutos, apagamos el fuego. Se recomienda reposo antes de servir el plato finalizado.

Arroz senegalés

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Este plato de origen africano, conocido también como thieboudienne, es considerado el manjar más representativo de Senegal; una invención de la cocinera Penda Mbaye, quien trabajó en la ciudad de Saint-Louis durante el siglo XIX, manteniéndose intacto hasta nuestros días.

Ingredientes:

  • 2 trozos grandes de pescado
  • 1 kg de arroz
  • ¼ kg de zanahorias
  • 250 g de col
  • 125 g de calabaza
  • 125 g de berenjena
  • 250 g de tomate concentrado
  • 50 g de tomate natural
  • 125 g de yuca
  • 100 g de cebolla
  • 25 g de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 ostra
  • 1 trozo de pescado seco salado
  • 175 cl de aceite
  • 1 manojo de perejil
  • 2 hojas de laurel
  • 1 puñado de tamarindo
  • Sal, pimienta negra y guindilla al gusto

Le quitamos las espinas al pescado y lo lavamos bien. Después, pelamos el ajo y la cebolla, y cortamos esta en trozos pequeños, al igual que el perejil. Mezclamos estos tres ingredientes con la guindilla, la sal y la pimienta, y lo trituramos todo. Hacemos agujeros en los dos costados del pescado e incluimos la mezcla. A continuación, pelamos, lavamos y escurrimos el resto de verduras, para después cortarlas en trozos grandes -no olvidéis quitar los granos a los pimientos-. También es el momento de lavar la ostra con agua caliente. Ponemos aceite en una olla grande y cuando esté caliente, incorporamos la cebolla, la ostra y la sal. Una vez esté pochada, se añade el tomate concentrado. Removemos e incluimos el pescado, el tomate natural y una hoja de laurel. Removemos de nuevo hasta que el aceite se quede encima del tomate y dejamos que cueza durante 5 minutos.

Acto seguido, echamos una cantidad de agua dos veces proporcional a la medida del arroz y un poco de sal. También introducimos la zanahoria, los pimientos, la yuca, la berenjena y la col. Cocemos unos minutos y, cuando esté hirviendo, ponemos el pescado seco salado y, un poco después, la calabaza. Cuando las verduras estén cocidas, bajamos el fuego y las retiramos con el pescado y un poco de salsa, reservándolo aparte. En este momento, añadimos el arroz en el caldo que queda. Trituramos un poco la cebolla, el ajo y la pimienta, y los introducimos en la preparación. Lo dejamos cocer durante 10 minutos, luego removemos y lo tapamos bien. Cocinamos los últimos 5 minutos y el plato ya estará listo.

Arroz con leche y canela al chocolate

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Y acabamos con un postre muy similar al arroz con leche que tanto nos gusta en España, pero que procede de la gastronomía más típica de México. Además, incluye un ingrediente estrella que le aporta un sabor adicional: el chocolate.

Ingredientes:

  • 200 g de arroz
  • 1/2 litro de leche
  • Media taza de azúcar
  • 1 tableta grande de chocolate
  • 6 huevos
  • 100 g de manteca
  • Canela

Cocinamos el arroz bien machacado en la leche. Al final de este paso, agregamos el azúcar y el chocolate rallado. Dejamos que ambos ingredientes se disuelvan en la mezcla. Una vez conseguido, lo dejamos enfriar y lo mezclamos con las yemas y las claras batidas a punto de nieve. Finalmente, colocamos la preparación en una fuente de horno -previamente engrasada- y calentamos durante 45 minutos, aproximadamente. Después, servimos el postre en otro recipiente y lo decoramos con la canela.