Jackfruit, así es la fruta gigante que puede llegar a pesar 45 kilos
  1. Gastronomía y cocina
UN PORTENTO ALIMENTICIO

Jackfruit, así es la fruta gigante que puede llegar a pesar 45 kilos

Se adapta a las condiciones ambientales del entorno, convirtiéndose en un alimento ideal para cultivar en cualquier punto del globo

placeholder Foto: La fruta gigante (o una chica muy pequeña). (iStock)
La fruta gigante (o una chica muy pequeña). (iStock)

Son muchas las frutas exóticas que han llegado a nuestro mercado sorprendiendo a propios y extraños. Sabores únicos e insólitos, texturas desconocidas y una apariencia que poco tiene que ver con la de aquellas que habitan en las fruterías españolas son solo algunos de los motivos de su éxito en estos lares. La pitahaya, el litchi, la fruta de la pasión o el mangostán son algunos ejemplos de ello. Sin embargo, existe una especie que ha conseguido romper todos los récords de fascinación. ¿Habéis oído hablar alguna vez del jackfruit?

El jack, yaca o panapén es un árbol que crece en países del sur y el sudeste asiático, como Filipinas, Vietnam o Malasia, aunque también se encuentran cultivos limitados y controlados en otros puntos del planeta como Kenia, Uganda o Queensland, en Australia. Esta especie se ha hecho famosa en el mundo entero gracias a la producción de una fruta que, según la opinión de algunos expertos, podría acabar con el hambre, esa gran epidemia que a día de hoy afecta a más de 700 millones de personas. ¿El motivo? Su resistencia e increíbles dimensiones.

La fruta más grande del mundo

Una sola pieza de jackfruit puede pesar entre 4 y 45 kilos y medir más de 90 centímetros de largo. Su cáscara rugosa llena de protuberancias y de un color verde intenso no la hace demasiado apetitosa; al igual que su aroma, descrito por algunos consumidores como 'vomitivo'. Cualidades que en la India, Bangladesh o Indonesia pasan por alto, pues la belleza está en el interior. Este es de color amarillo y la pulpa recuerda mucho a la del mango. Su sabor es ligeramente ácido y profundamente dulce, convirtiéndolo en un bocado imposible de rechazar una vez superados los prejuicios.

No obstante, cuando decimos que el jackfruit tiene el potencial suficiente como para participar en la lucha contra el hambre nos referimos a otras características igual de sorprendentes. Por ejemplo, el jackfruit está repleto de gajos; de hecho, un solo ejemplar puede incluir entre 60 y 500 bulbos. Además, en su interior también incluye cientos de semillas del tamaño de un garbanzo y que son poseedoras de múltiples beneficios para la salud.

Asimismo, el árbol del que procede tiene una capacidad de adaptación inusitada. Esto favorece su cultivo en cualquier parte del globo, pues es capaz de superar diversas condiciones ambientales y crecer tanto en climas ecuatoriales y tropicales como templados. Eso sí, si hay algo que se le resiste son los inviernos excesivamente fríos. Además, al tratarse de un árbol no necesita ser replantado cada año, lo que hace que su producción sea mucho más prolífica que la de otros alimentos de consumo diario como el maíz o el trigo.

Una pieza de jackfruit puede pesar entre 4 y 45 kilos y medir más de 90 centímetros de largo

Sin olvidar sus propiedades nutricionales. Y es que el jackfruit es considerado un superalimento gracias a su alto aporte de calcio, vitamina C y vitamina A, entre otros compuestos beneficiosos, que favorecen la salud ósea, actúan como relajante muscular, ayudan al desarrollo de las neuronas, reducen la ansiedad, protegen la vista y previenen los problemas de la piel. Sin embargo, su auténtica riqueza radica en las semillas, copiosas en proteínas, potasio, hierro y los nutrientes antes expuestos. Además, 90 gramos de producto solo aportan 95 kilocalorías.

Lamentablemente, su popularidad no parece despegar debido a la fama que también se le atribuye a su consumo, pues el jackfruit es conocido como la 'fruta de los pobres'. Por este motivo, muchos la utilizan para dar de comer a los animales de granja o para teñir la ropa con el líquido naranja que se obtiene de su corteza. Una visión que debemos cambiar drásticamente a través de su versatilidad en la cocina. Por ello, a continuación, compartimos algunas recetas para sacar el máximo partido a esta fruta.

Helado de jackfruit y plátano

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes:

  • 200 g de jackfruit congelada
  • 2 plátanos congelados
  • 4 cucharadas de aceite de coco no refinado

Esta sencilla receta comienza procesando o licuando todos los ingredientes de la lista hasta obtener una consistencia cremosa y homogénea. A continuación, colocamos la mezcla en un molde y lo metemos en el congelador durante una hora. Si queréis que el helado quede mucho más sólido, podéis dejarlo reposar unas horas más.

Jackfruit en salsa verde

Ingredientes:

  • 2 tazas de jackfruit
  • 6 tomates cherry
  • ½ cebolla
  • 1 jalapeño
  • 3 dientes de ajo
  • ⅓ de taza de cilantro
  • Sal y pimienta

En este caso, sazonamos los tomates y el jackfruit por separado y los cocinamos en una sartén con un poco de aceite a fuego medio hasta que adquieran la textura deseada. Después, licuamos los tomates con el resto de ingredientes -a excepción del jackfruit- para obtener la salsa verde. Finalmente, colocamos todo en un plato, agregamos las especias al gusto y añadimos un poco de arroz cocido, nachos o una tortilla para acompañar la mezcla.

Fajitas de jackfruit con aguacate

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes:

  • Aguacate
  • Jackfruit
  • Pimentón
  • Pan árabe para hacer fajitas

Cortamos el aguacate y el jackfruit en taquitos pequeños. Después, sazonamos todos los ingredientes en una sartén con un poco de aceite de oliva para que los sabores se integren correctamente y añadimos un poco de sal al gusto para potenciarlos. Finalmente, colocamos la mezcla en el interior del pan y lo cerramos con cuidado para que no se salga el relleno.

Fruta
El redactor recomienda