Con la llegada del otoño, las setas se convierten en un ingrediente indispensable de nuestra despensa. No solo por su sabor, que traslada a muchos comensales a lo más profundo del bosque, también por las propiedades nutricionales que lo convierten en un alimento de increíble valor. Y es que las setas y los hongos son ricas en hierro, magnesio, fósforo, calcio, potasio, vitaminas del grupo B, proteínas de alta calidad y fibra, entre otros compuestos. Además, según la Fundación Española de Nutrición, por cada 100 gramos de porción, aportan alrededor de 25 kilocalorías. ¿Qué más se puede pedir?

Esta combinación de nutrientes fortalece los huesos, tiene un poderoso efecto saciante, potencia las defensas, mejora el aspecto de la piel, regula el colesterol y sus antioxidantes ayudan a combatir los radicales libres y el envejecimiento. Sin embargo, aunque estas cualidades son intrínsecas en la mayoría de especies, existe un grupo de setas y hongos que destacan en el mercado por sus propiedades organolépticas, muy populares entre los paladares más gourmets.

Colmenillas

Para muchos, la joya micológica por excelencia. Su textura elástica y su sabor dulzón la convierten en una opción difícil de ignorar. Lamentablemente, debido a su toxicidad, resulta imposible degustarlas en crudo. En cambio, una vez secas y cocidas, las colmenillas están preparadas para compartir todo su potencial. Estas setas de primavera son bajas en calorías y ricas en hierro, fósforo y vitamina D, lo que favorece la absorción del calcio por parte de los huesos, protege el sistema inmunitario, mejora la digestión, previene los trastornos cognitivos y aumenta la energía.

Shiitake

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Seguimos con una variedad de sobra conocida por los comensales más exquisitos. Esta, originaria de Asia Oriental, ya triunfaba en dicha gastronomía hace más de 2.000 años y desde entonces se ha mantenido como una de las opciones más interesantes y valiosas. ¿El motivo? Es la seta con mayor aporte de fibra de cuantas se cultivan, una sustancia que previene el estreñimiento, ayuda a controlar la diabetes, el colesterol y la obesidad, y fomenta la eliminación de grasas; siendo el sistema digestivo el principal beneficiado por su consumo. Por otro lado, la gran cantidad de cobre que incluye en su composición refuerza el sistema inmunitario y combate los procesos inflamatorios.

En cuanto a su sabor, es especialmente intenso, por lo que debe usarse con moderación para no saturar al comensal y robar el protagonismo al resto de alimentos. Lo normal es encontrarla deshidratada, un ingrediente ideal para aderezar sopas, caldos y platos de pasta, arroz e incluso pescado.

Trompeta de los muertos

Detrás de este curioso nombre, que se debe a la festividad de Todos los Santos, se encuentra una seta que con el paso del tiempo ha ganado multitud de adeptos. Esta delicia del bosque es muy aromática y su sabor profundo, de hecho, algunas personas aseguran que les recuerda a la trufa negra, otro producto gourmet de gran atractivo. Lo habitual es encontrarla como ingrediente principal en guisos de carne, arroces o a modo de guarnición con otras setas o vegetales. No obstante, también merece la pena contar con ella por sus beneficios para la salud. Por ejemplo, la trompeta de los muertos refuerza el sistema inmunitario y previene alteraciones en la glándula tiroides. Además, si la incluimos en nuestra dieta diaria disfrutaremos de una buena dosis de zinc, vitaminas del grupo B, antioxidantes, aminoácidos esenciales y un bajo aporte calórico.

Reishi

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Conocido como el 'hongo de la inmortalidad', al parecer el consumo de reishi actúa contra la hipertensión, mejora el estado de ciertas enfermedades cutáneas, reduce el colesterol y el impacto de las alergias, tonifica el hígado, protege el cuerpo del estrés físico y ayuda a combatir algunos síntomas de la vejez, de ahí el apodo que le ha hecho famoso. En cuanto a su consumo, muchas personas suelen tomarlo deshidratado en infusiones o disuelto en café, zumo o agua. Eso sí, según apuntan diferentes fuentes, la cantidad diaria recomendada de reishi no debe superar los 3 gramos, siempre repartidos entre las principales comidas. Esto nos ayudará a absorber sus nutrientes con moderación y con la ayuda del resto de alimentos de la dieta.

Níscalo

Esta variedad se recolecta en los bosques de coníferas y llama especialmente la atención por una carne quebradiza y sabor y aroma afrutados. Su jugosidad también combina a la perfección con multitud de elaboraciones culinarias como guisos, sopas, salteados y estofados, aunque también se suele encontrar a la plancha con un chorrito de aceite y diferentes especias. Además, para no llevar a equívocos, en España también es conocido como rovellón, más concretamente en Cataluña, donde es una de las especies más consumidas.

Su composición a base de agua, fibra, vitaminas y minerales apenas aporta calorías, pero sí vitamina B5, que ayuda a combatir el estrés, las migrañas y el colesterol. También favorece el desarrollo de los huesos, previene las infecciones, estimula la oxigenación celular y mantiene en buen estado el sistema nervioso.