Cuando hablamos de la gastronomía más representativa de la Comunidad Valenciana, es imposible que la primera imagen no corresponda a la ya célebre paella valenciana, el plato por antonomasia de dicha región. Sin embargo, su amplio repertorio culinario está compuesto por un sinfín de recetas que dejan de manifiesto años y años de tradición. La mayoría de ellas se enmarcan dentro de la dieta mediterránea, debido al uso habitual de ingredientes como el aceite de oliva, el pescado, el arroz o las verduras de temporada, señas de identidad que comparte con la cocina procedente de zonas costeras.

Una extensa y suculenta cartera de platos que merece la pena degustar en su época de mayor esplendor: las Fallas de Valencia. Una fiesta que combina tradición, sátira y creatividad a partes iguales y que cada año acoge a miles de personas que se dejan llevar por el fuego y la diversión. Si este año tenéis pensado acudir a dicha celebración, no dudéis en agasajar a vuestro paladar con los platos más representativos de la cocina valenciana. Sin olvidar la fideuá, los buñuelos de calabaza, la horchata o los fartons, muy conocidos en el resto de España.

Arroz con costra

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La alternativa a la paella valenciana, aunque con bastantes diferencias, es el ‘arros amb costra’ o arroz con costra, un plato de arroz que incluye butifarrón, blanquito y longanizas blancas y rojas. Ingredientes que aportan al plato un gusto mucho más intenso y sabroso. Además, la costra a la que hace mención su nombre se consigue añadiendo una gruesa capa de huevo batido antes de acabar la cocción y una vez que el resto de componentes ya están semicocinados. También incluye ajos secos, azafrán, tomates y un poco de agua. Tal es su popularidad dentro de la región que la ciudad alicantina de Elche aspiró en 2008 ha entrar en el Libro Guinness de los Récords por elaborar el arroz con costra más grande del mundo, con más de 1.500 raciones.

Esgarraet

En este caso, estamos ante uno de los entrantes más típicos de Valencia, un plato compuesto por pimiento rojo asado y cortado en tiras, bacalao en salazón desmenuzado, ajos y aceite de oliva. Suele actuar como acompañamiento de otras elaboraciones como los calamares, las clochinas -una especie de mejillón de menor tamaño y color más anaranjado- o las tellinas -un molusco de la familia de los bivalvos-. En otros puntos de la región también se suele incluir en la receta unas láminas de mojama, unas aceitunas negras o berenjena. Según recomiendan los propios valencianos, el esgarraet debe ir siempre junto a una buena hogaza de pan.

Aspencat

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El pimiento rojo vuelve a ser el protagonista en el aspecat, una ensalada muy similar a la escalivada catalana y que recurre a hortalizas asadas, como los pimientos, las cebollas, los tomates y las berenjenas, para crear un bocado sabroso y muy saludable. Los ingredientes se cortan en tiras antes de asarse y después se aderezan con un poco de aceite de oliva, ajo y perejil. Su gran acogida se debe en parte a la facilidad de su elaboración, además se puede consumir tanto fría como caliente y siempre acompañada con un trozo de pan, si es artesano mucho mejor. Algunos comensales también incluyen en el tándem huevo cocido, mojama o taquitos de jamón.

Suquet

De sabor intenso y color rojizo, la salsa suquet es un condimento típico de algunas zonas costeras de la Comunidad Valenciana. Fue creada por los pescadores que antaño allí trabajaban y que, al acabar la jornada y al pie de su barca, elaboraban un guiso con los pescados que habían quedado dañados con la pesca. Una salsa ligera que en la actualidad suele recurrir a ingredientes como las gambas, las cebollas, el tomate, las almendras tostadas, el ajo, el azafrán y pescados como la dorada, el rape o la escórpora. Su influencia dentro de la cocina marinera se ha extendido hasta Cataluña y las islas Baleares, donde también disfruta de una gran celebridad.

All i pebre

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Otra salsa que también tiene un hueco en el recetario valenciano más clásico es el all i pebre. Esta acompaña igualmente a los platos de pescado, aunque la versión más extendida es aquella que acoge la anguila como ingrediente principal. El origen de esta receta se encuentra en La Albufera, donde los pescadores dedicaban todo su esfuerzo a capturar dicha especie, que en la época era bastante económica y parte fundamental de la cocina más tradicional. El plato se completa con un poco de patata, pimentón, guindillas, agua y aceite de oliva.

Coca de llanda

Y finalizamos este recorrido por la gastronomía valenciana, en pleno auge gracias a las Fallas, con un postre que ha conseguido triunfar más allá de sus fronteras. Hablamos de la coca de llanda, que recibe su nombre del recipiente de metal donde se coloca la masa del bizcocho para su elaboración: la llanda. Ideal para degustar a la hora del desayuno o la merienda, este dulce esponjoso suele emplearse como base para otras cocas y se sirve también con pepitas de chocolate, zumo de naranja y una taza de leche o chocolate calientes. Una combinación perfecta para cerrar estas fiestas.