Como bien es sabido, la paella es una receta oriunda de la Comunidad Valenciana, un plato humilde que fue descrito por primera vez en el área de la Albufera. Sin embargo, no fue hasta el siglo XX cuando su popularidad despegó hasta convertirse en uno de los platos más representativos de nuestra cultura gastronómica. Una acogida que ha quedado plasmada, con el paso del tiempo, en la gran variedad de ingredientes que se han incluido en la receta original o su presencia en bares y restaurantes de todo el mundo. Pollo, conejo, caracoles, verduras, marisco, pescado… No hay ingrediente que se le resista.

De hecho, aunque Valencia sea la cuna de tan encomiable bocado, también es posible degustar algunas de las mejores paellas del país más allá de sus fronteras. Es hora de superar los prejuicios y darle una oportunidad a todos aquellos expertos en la materia que cada día elaboran la mejor versión de este plato consuetudinario. Bajo esta premisa, ¿dónde podemos probar las paellas más deliciosas fuera de Valencia?

L’Albufera Moraleja

Avenida de Europa 17 Bis, Alcobendas (Madrid)

Nos trasladamos hasta el centro de la península, pues incluso en la capital es posible disfrutar de una paella al estilo más clásico. En este caso, es el cocinero Julián García quien elabora un arroz bomba con pollo, conejo, verduras y caracoles. Una receta que ha conseguido el título de mejor paella valenciana del mundo en 2013 y 2015. Sin embargo, la oferta de sus maestros arroceros no acaba aquí, hay paellas para todos los gustos: de marisco, de carabineros y sepia, de bogavante, paella ciega o mixta. Además, la carta incluye arroz a banda, negro, con jamón ibérico y boletus o arroz huertano solo con verduras. Sin olvidar la fideuá gandiense de mariscos o la fideuá de bogavante. Como podéis comprobar, las opciones son prácticamente infinitas.

Els Tinars

Ctra. de St. Feliu a Girona, Km 7,2, Llagostera (Girona)

Continuamos en Girona, más concretamente en el restaurante Els Tinars, toda una referencia en el litoral catalán. Su cocina se basa en la tradición culinaria de dicha región y está liderada por productos autóctonos y de temporada. Un buen ejemplo de ello es el arroz seco con espardenyes, que, para aquellos que no lo conozcan, es un equinodermo similar a los pepinos de mar que proporciona una carne blanca y de increíble sabor, convirtiéndose en una especie muy solicitada en la alta cocina. También es posible degustar el arroz seco con salchichas, setas, calabaza y butifarra negra. Dos opciones que según la época del año ceden el relevo a otras más acordes con la temporada. Eso sí, antes de volver a casa, hay que dar también una oportunidad a los pescados del día y el marisco.

Casa Pepe Sanchis

Calle Naranjal de Almagro, 12, Córdoba

En Andalucía triunfan con su propia gastronomía. Sin embargo, el salmorejo, la tortilla de camarones o los flamenquitos todavía comparten el trono con un plato que ya es típico de toda la península: la paella. En Casa Pepe Sanchis, en Córdoba, podemos probar una de las mejores, ganadora en 2017 del Concurso Internacional de Paella Valenciana, el certamen arrocero más importante del mundo. ¿El motivo? El cocinero que da nombre al restaurante es valenciano y ha conseguido plasmar sus raíces en este plato. El resultado es todo un abanico de arroces, tanto secos como caldosos, donde destacan la paella de pulpo con habitas y ajos tiernos, la paella de pollo con verduras, la paella de bacalao y coliflor o la paella de arroz negro, entre otras.

Can Pujol

Carrer des Caló, 112, Sant Antoni de Portmany (Ibiza)

Fundado en 1980, el restaurante ibicenco Can Pujol no solo se caracteriza por unas hermosas vistas y un trato familiar y agradable, también ha conseguido una fiel cartera de clientes, incluso a nivel internacional, gracias a un amplio repertorio de platos compuestos principalmente por pescados y mariscos. Sin embargo, su arroz a banda es el auténtico rey de la isla, cocinado en el caldo de los pescados, con ningún tropezón a la vista y dispuesto para degustar directamente desde la paellera.

Venezuela

Calle Campoamor, 1, Lo Pagán (Murcia)

En Murcia no solo triunfan las marineras, los paparajotes y el zarangollo, también el arroz caldoso de la tierra, elaborado con materias primas de calidad y sabor al Mar Menor, cuyo índice de sal -superior al del mar Mediterráneo- aporta al pescado un gusto muy característico. En cuanto a su oferta de arroces, destacan la paella de marisco, la paella de pescado y marisco y la paella de pollo y marisco; que comparten carta con el ya célebre arroz al caldero o el arroz con bogavante. Además, también es posible pedir mariscos al peso, una opción interesante para los amantes de este suculento manjar. Quisquilla hervida, gamba blanca a la plancha, ostras, nécoras, almejas de carril, cañaíllas… Hay especies para todos los gustos.