Hasta hace unos años, elaborar una lasaña sin pasta era prácticamente impensable. De hecho, este plato recibe su nombre del tipo de pasta con el que se elabora, esas láminas rectangulares que se intercalan con carne, queso y bechamel, entre otros ingredientes. Sin embargo, con la llegada de unos hábitos de vida saludables, cada vez más extendidos en la sociedad, son muchas las personas que han decidido sustituir este producto por otro más ligero como, por ejemplo, las verduras. Así, una nueva era se extiende frente a uno de los platos más habituales y populares de la gastronomía italiana. Bajo esta premisa, ¿cómo podemos elaborar nuestra propia lasaña sin un ápice de pasta?

Lasaña de ternera y berenjena

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes:

  • 1 berenjena

  • 1 calabacín

  • 1 tomate

  • ½ cebolla

  • 200 g de champiñones

  • 300 g de carne de ternera picada

  • 6 pimientos del piquillo

  • Especias al gusto

En primer lugar, precalentamos el horno a 180ºC. Después, cortamos la berenjena y el calabacín en rodajas alargadas de punta a punta y no demasiado finas. Las colocamos en una bandeja de horno, que habrá sido engrasada previamente con una mezcla de aceite, sal y tomillo. Lo introducimos en el horno y dejamos que se hagan durante 15 minutos por cada lado. En un plato aparte, colocamos la carne y le añadimos las especias al gusto. Por otro lado, picamos la cebolla y el tomate en cuadraditos y el champiñón en láminas, y lo sofreímos todo con un poco de aceite de oliva. Cuando estén blandos, incluimos la carne para finiquitar el relleno de la lasaña; con 20 minutos será suficiente para que se haga.

A continuación, comenzamos a emplatar formando capas: dos o tres rodajas de berenjena y calabacín, luego otra de relleno y otra de verduras, pero esta vez en el sentido contrario a como las colocamos la primera vez. Así, seguimos alternando las capas hasta alcanzar la altura que queramos. Por último, el techo estará compuesto por los pimientos de piquillo y un poco de perejil espolvoreado por encima.

Lasaña de calabaza y salchichas

Ingredientes:

  • 8 salchichas frescas

  • 800 g de calabaza ya pelada

  • 300 g de salsa de tomate

  • 150 g de queso parmesano rallado

  • 400 g de requesón

  • Hojas de albahaca

  • Vinagre de Módena

  • Sal

Precalentamos el horno a 200ºC. Mientras tanto, pelamos y cortamos la calabaza por la mitad y le quitamos las semillas. Después, hacemos finas láminas con ella, de un centímetro de grosor, aproximadamente. También quitamos la piel a las salchichas y las salteamos al fuego con un poco de aceite de oliva. Añadimos un poco de vinagre de Módena para recuperar sus jugos y reservamos. Antes de empezar a montar la lasaña, rehogamos la salsa de tomate en la misma sartén para que pierda parte del agua.

Acto seguido, formamos la primera capa de calabaza, echamos un poco de salsa de tomate, hacemos una capa de salchicha, otra de requesón y una con la albahaca. Repetimos el proceso cuantas veces queramos, pero el techo estará compuesto por la última capa de calabaza y un poco de parmesano rallado sobre ella. Finalmente, horneamos la lasaña -tapada con papel de aluminio- durante 40 minutos, hasta que la calabaza esté hecha. Quitamos el papel y dejamos que el queso se gratine durante otros 10 minutos. Antes de su consumo, dejamos que repose unos minutos más.

Lasaña cruda de calabacín y pesto

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Ingredientes:

  • 1 calabacín

  • 1 tomate grande

  • Queso ricota

  • Salsa de pesto verde

  • Salsa boloñesa o napolitana

Lavamos los calabacines, los cortamos por la mitad de forma longitudinal y hacemos láminas alargadas. Antes de comenzar a montar la lasaña, dejamos que el calabacín repose en un colador para que suelte el exceso de agua. Con 15 minutos será suficiente. Después, colocamos las capas como siempre, intercalando los diferentes ingredientes: primero una base de pesto verde, luego una de calabacín, otra de salsa boloñesa y, por último, una de queso ricota, que irá coronada con unas rodajas de tomate fresco. Repetimos el proceso todas las veces que queramos.

Lasaña de calabacín con paté y pollo

Ingredientes:

  • 2 calabacines

  • 200 g de paté de cerdo ibérico

  • ½ kg de carne picada de pollo

  • 1 puerro

  • Cebolla frita

  • Tomate frito

  • Queso havarti en lonchas

  • Queso parmesano rallado

  • Orégano

Lavamos y fileteamos el calabacín en láminas finas. Las calentamos en el microondas durante 8 minutos a máxima potencia y reservamos. Mientras, pelamos y cortamos el puerro en rodajas. Lo pochamos en una sartén con un poco de aceite y una pizca de sal. Después, salpimentamos la carne picada, añadimos el puerro y la cebolla frita, y lo cocinamos todo en la misma sartén a fuego fuerte hasta que esté totalmente hecho. Incluimos también el paté y removemos bien para que se mezcle con el resto de ingredientes.

Cuando el relleno esté listo, pintamos la base del molde con el tomate frito y empezamos a montar la lasaña. Primero unas lonchas de calabacín, luego una capa de carne y otra de queso, volvemos a poner una capa de tomate y cubrimos con el resto de la carne. Finalmente, echamos el queso parmesano por encima, ponemos la última capa de calabacín, pincelamos de nuevo con el tomate y espolvoreamos orégano. Acto seguido, gratinamos en el horno a 250ºC durante unos 10 minutos o hasta que la lasaña adquiera un buen color.