La quinoa se ha convertido en un alimento cada vez más común y fácil de encontrar en los supermercados a precios económicos. Las propiedades de este pseudocereal, que aporta proteínas de alta calidad, hidratos de carbono y una buena dosis de fibra, le han llevado a ser categorizado como un superalimento muy saludable. Introducirla en cualquier dieta puede ser muy sencillo, pues ofrece una gran versatilidad a la hora de prepararla. Sin embargo, como ocurre con otros ingredientes similares, hay que recurrir a la imaginación para que al final no resulte sosa y nos aburra su consumo. Por ejemplo, el arroz blanco no es el plato más gustoso, pero puede ser todo un manjar en risottos, paellas y otras creaciones donde es el protagonista. Por ello, en Alimente vamos a recopilar algunas recetas que nos permitan apreciar todo el sabor de la quinoa en diferentes texturas.

En guisos

Los guisos y estofados de carne o legumbres que se realizan a fuego lento durante varias horas son una garantía para crear platos jugosos que integren todo el sabor de dichos ingredientes. A estos se les puede añadir quinoa en el tramo final de la cocción, para que se empape del gusto de los mismos y resulte más sabrosa. De esta manera, mejoramos el aporte nutricional del plato y garantizamos un mayor aporte de fibra. Además, incluyendo este pseudocereal se aumenta la cantidad de proteína y se puede reducir un poco el volumen de carne empleado en la elaboración. Como absorbe el agua, la quinoa también puede ayudar a reducir la cantidad de caldo y hacer que quede más espesa.

En hamburguesas

Foto: iStock
Foto: iStock

Las alternativas vegetarianas y veganas han provocado la creación de recetas en las que se utilizan vegetales y cereales, como la quinoa, para hacer platos sin carne. Un ejemplo de ello son las hamburguesas, las cuales se pueden elaborar con quinoa para garantizar una buena consistencia y un aporte proteico y sabroso. Para ello, solo hay que cocer la quinoa previamente, escurrirla y mezclarla con las especias que se deseen y una harina, como la de garbanzos, y/o pan rallado para que se apelmace y se forme una masa con la que dar forma a las hamburguesas. Solo quedaría cocinarla a la plancha para crear un plato saludable, nutritivo y que sirve como alternativa a la carne, o incluso para dar variedad a cualquier menú omnívoro.

En paella

Sí, la paella es un plato de arroz, pero usando la típica receta valenciana se puede preparar también una elaboración similar con la quinoa, que posee unas características parecidas al arroz y que puede dar mucho juego en la cocina en lo que a creatividad se refiere. Ya sea de pescado, marisco, carne o verduras, el cocinado sigue los mismos pasos: se prepara un sofrito con las verduras, especias e ingredientes deseados, se incorpora la quinoa, que ha sido previamente lavada y escurrida para quitar su sabor amargo, y se añade agua o caldo para que cueza todo durante 40 minutos, hasta que el líquido se haya evaporado y los ingredientes queden bien integrados.

En sushi

Foto: iStock
Foto: iStock

Al igual que la quinoa puede sustituir al arroz a la hora de elaborar una paella, también se puede emplear para hacer otro plato típico de este cereal: el sushi. Así se consigue una textura diferente gracias a sus granos más sueltos y crujientes. Además, se puede preparar de la misma manera: la lavamos bien, la cocemos, rociamos por encima la típica mezcla de vinagre, azúcar y sal; la colocamos en hojas de alga nori sobre un tapete de bambú e incorporamos los ingredientes que se deseen. De esta forma, se preparan unos makis al estilo clásico, pero empleando un ingrediente original que es ideal para sorprender.

Como galletas

La quinoa también se puede utilizar para hacer elaboraciones dulces como las galletas. Al cocerla, se reblandece para poder mezclarla con el resto de ingredientes. Si queréis un resultado saludable y nutritivo, podéis hacerlo con copos de avena, plátano machacado o harina integral. Basta con crear la forma de las galletas y colocarlas en una bandeja de horno. Añádimos un poco de azúcar, cacao puro desgrasado o canela para que gane más sabor. Ya solo queda hornearlas unos 20 minutos para que se cocinen y se doren por el exterior.