"Si la música es el alimento del amor, que siga sonando", escribió Shakespeare en 'Noche de Reyes'. Comenzaba entonces el siglo XVII, pero hoy día seguimos pensando que la música alimenta el alma. Por este motivo no es mala idea asociarla con la gastronomía, y así lo hacen numerosos restaurantes en la capital, que sobre todo de viernes a domingo, pero algunos también entre semana, ofrecen actuaciones y espectáculos musicales en vivo para amenizar las cenas de sus clientes.

Este es un repaso por distintos establecimientos madrileños en los que disfrutar de la buena cocina... y a la vez de la música.

Garra Bar

Garra.
Garra.

La oferta gastronómica del hotel Barceló Torre de Madrid está que arde. Sus puntos fuertes son las impresionantes vistas a la Gran Vía y la cocina cosmopolita en el restaurante Somos; pero no son los únicos, ya que su bar, Garra, estrena estos días carta de coctelería, de la mano del bartender Andrei Gherman. El próximo jueves 28 tiene lugar en él una de Las Noches Gatas, ciclo musical que reúne a primeras figuras de la escena indie madrileña en conciertos acústicos. En esta ocasión la actuación correrá a cargo de Tulsa, con la inconfundible voz de la cantante y compositora guipuzcoana Miren Iza. Después del show (y todos los jueves, viernes y sábados, de 19 a 22 h) cuentan también con una programación de sesiones de música con reconocidos DJ. Nada mejor que acompañar alguno de los nuevos cócteles de Garra, como el Martínez (con gin Old Tom, vermut, bitter de naranja y licor de marrasquino) o el Martes y Trece (a base de pacharán, melocotón y limón), con sus recetas de taberna de siempre, desde unos boquerones en vinagre sobre patatas fritas con pimentón a unos barquillos de salmón, aguacate y lima, o una ensalada César castiza... En Pza. de España, 18.

El Santo Barón

El Santo Barón.
El Santo Barón.

La planta inferior de este restaurante del barrio de Salamanca se convierte las noches de los jueves, viernes y sábados en un auténtico Dinner & Jazz. A partir de las 22 h se celebran en su pequeño escenario sesiones de free jazz con saxofonista y guitarrista (en otras ocasiones también con contrabajo, teclado, trompeta, batería y voz). Mientras escuchan la música, en un ambiente de luces bajas, con paredes de ladrillo vista, al más puro estilo de club norteamericano, los comensales pueden dar buena cuenta de los platos de la (amplísima) carta. Entre ellos destacan su ensalada de espinacas y algas o su pulpo braseado con puré de pimentón. Mención especial para el cordero deshuesado con patatitas asadas. También tienen una amplia selección de ceviches, tiraditos y aguachiles, así como de conservas, que ellos llaman 'lateo'. En Avda. Menéndez Pelayo, 4.

La Negra Tomasa

La Negra Tomasa.
La Negra Tomasa.

Parada obligatoria para quien quiera disfrutar de auténtica comida cubana a ritmo de son en el centro de Madrid. Con más de 20 años a sus espaldas, este local consigue que nada más poner un pie en él sientas que has viajado a La Habana ahorrándote el jet lag. Su suelo de damero, sus paredes llenas de referencias a la isla caribeña, con fotos de sus más insignes artistas... pero sobre todo su carta y su música tienen esa capacidad de hacer que te 'transportes' al otro lado del charco. Las actuaciones en vivo aquí son diarias. Hoy viernes corre a cargo de Roy Pinatel y su banda, el sábado los protagonistas son Esencia Cubana, y el domingo el Trío Matancero, con sus versiones de los temas más clásicos de la música cubana. ¿Qué hay de la carta? El plato estrella es el Negra Tomasa, con arroz, frijoles negros, lechón asado y yuca. Y tampoco faltan otros típicamente cubanos, como la ropavieja, el arroz congrí, los chicharrones de puerco o los tostones. Cualquiera de estos platos acompañados de un buen mojito, claro. En C/ Cádiz, 9.

La Taberna de la Reina

La Taberna de la Reina.
La Taberna de la Reina.

Tomarse una manzanilla La Guita o un fino Tío Mateo es obligatorio en este céntrico local de la capital. En él la música llega los miércoles, de 20 a 22 h, a ritmo de flamenquito. Los próximos la estrella será Pastora de Algeciras, con su repertorio de fandangos, sevillanas y boleros de Jaén. Para acompañar su arte, nada mejor que degustar un jamón ibérico de bellota con pan con tomate, unos calamares fritos a la andaluza, unas gambas blancas a la plancha con sal gorda o un pollo campero al ajillo. ¿Postres? Una tarta de queso a la antigua con miel y membrillo, un arroz con leche y para los más castizos doble de chocolate con sus churros. En Gran Vía, 10.

By the Way

By the Way.
By the Way.

Poco más de un año de vida tiene este restaurante, situado en un enorme chalet de aspecto industrial al norte de la ciudad, referente ya para los amantes de este tipo de locales. Su cocina es eminentemente mediterránea, si bien hace algunos guiños a la gastronomía oriental, con platos como el bao con pato confitado y salsa hoisin o el surtido thai (samosas, gyozas y arroz tailandés con shytaki). Sus socios guardan una estrecha relación con el mundo de la música y por ese motivo es parte importantísima de este proyecto. Los viernes y los sábados se amenizan las cenas con actuaciones en directo de artistas de soul, swing, rock y jazz. Hoy viernes tocan Little Sister a las 22 h y mañana canta Ere Serrano, a las 23 h. También los domingos sus brunchs se acompañan de música y este, día 24, es el turno de Rubén García y Alejandro Serrano, al piano y a la trompeta, a partir de las 13.45h. En C/ Josefa Valcárcel, 10.

Corral de la Morería

Corral de la Morería.
Corral de la Morería.

Este tablao, con más de 60 años de historia, ha visto y sigue viendo desfilar por su escenario a los mejores artistas de flamenco. De hecho, el Festival Internacional del Cante de las Minas lo nombró el mejor tablao flamenco del mundo. Ahora, además, su cocina, a cargo del chef David García, está obteniendo todos los premios habidos y por haber; cuenta con una estrella Michelin y ha recibido el Premio Nacional de Gastronomía. El restaurante Tablao es el espacio de toda la vida, donde se encuentra el escenario en el que este fin de semana canta Mara Rey, acompañada de los guitarristas Dani Jurado y El Ñoño. En la carta del chef encontramos entrantes como las verduras naturales con crujientes de jamón ibérico y sopa de patata ahumada, principales como la merluza asada acompañada de puré de tubérculos y caldo acidulado de setas, y un postre con el delicioso nombre 'Recuerdos de infancia', que tiene como ingredientes principales la leche, las galletas y el chocolate. En C/ Morería, 17.