“Esta es la historia real de un grupo de gallinas que han revolucionado el corral a base de ingenio, innovación y buen gusto. Gallinas que campan a sus anchas y que aprovechan esa libertad para crear huevos asombrosos. No se conforman con hacer lo de siempre, para eso ya están todas las demás. A ellas lo que les apasiona es dejar a la gente con la boca abierta”. Así arranca la web Koroko, la primera empresa del mundo de huevos con sabores.

A jamón serrano, a queso azul, ajo y trufa… y llegarán muchos más. Eso promete Cayetano Belso, su creador. En declaraciones a Alimente subraya: “Estamos pensando en sabores dulces para repostería como, por ejemplo, chocolate, frutos rojos, café...”.

"Estamos pensando en sabores dulces para repostería como chocolate, frutos rojos, café...”

Afincanda en Torrente (Valencia), se trata de la primera empresa en crear este novedoso producto que se comercializa desde finales de 2018 y promete hacer de las tortillas, los huevos duros, pasados o fritos una experiencia gustativa distinta.

Koroko es la primera startup del mundo dedicada a la producción y venta de huevos frescos de sabores, que ha inventado una innovadora técnica inspirada en el proceso tradicional de aromatizar un huevo y es 100% natural.

Cayetano Belso. (Koroko)
Cayetano Belso. (Koroko)

“Soy un joven de Crevillent (Alicante), tengo 25 años y estudié el grado en Administración y Dirección de Empresas mención Emprendimiento en la escuela de empresarios EDEM”. Este aficionado al deporte en general, “pero más concretamente me gusta salir a correr y jugar partidas de pádel con mis amigos”, reconoce que dedica su tiempo libre a “estar con la familia y los amigos”, se autorretrata Belso. Y a pensar en nuevos proyectos: “Tenemos muchas ideas, pero todavía es pronto para ver futuras aplicaciones a otros productos”

La iniciativa

El proyecto surge “como trabajo final de grado, en concreto, cuando busco la manera de poder vender los huevos trufados que mi madre hacía en casa. El proceso era muy sencillo, ella metía los huevos en tarros herméticos con la trufa negra y gracias a la porosidad de la cáscara conseguía que impregnaran de sabor al huevo”, explica.

Posteriormente, “cuando en mi casa utilizábamos esos huevos para cocinar, estos tenían el sabor característico de la trufa. Entonces fue cuando pensé en cómo podía mejorar este sistema productivo para hacerlo más eficiente y llevar el producto a todo el mundo”, añade.

Su desarrollo, por tanto, se “ha llevado a cabo inspirándonos en el proceso tradicional de aromatizar el huevo de gallina con trufa, que consiste en transferir el sabor de este alimento al huevo a través de los poros de la cáscara. A partir de ahí, y con el apoyo de KM ZERO (un hub de innovación abierta que se dedica a generar productos y soluciones para los ecosistemas de alimentación y turismo), hemos inventado una nueva técnica que permite crear huevos de distintos sabores”.

Se trata “de un proceso 100% natural, sin conservantes ni aditivos. Además, nuestros huevos, que son frescos, proceden de gallinas camperas, es decir, de aves que viven en libertad y bajo condiciones de bienestar animal”.

Foto: Koroko.
Foto: Koroko.

Por el bien del consumidor

"Hemos reinventando un superalimento que ha dado lugar a una nueva categoría en el lineal de huevos. Nuestro objetivo es revolucionar el mercado de la gran distribución, hacer llegar nuestro producto a todos los consumidores, para que así puedan realizar platos sorprendentes de manera muy sencilla y sabrosa con este alimento que aporta una combinación excelente de proteínas de alto valor biológico”.

Solo una pequeña dificultad por el camino: “Como todos los productos innovadores, tuvimos que explicarles muy bien a las autoridades sanitarias cuál era el método productivo, ya que tenían que entenderlo para poder autorizarnos a producir”.

Pero ya ha calado en el sector hostelero. “Koroko es una marca consolidada, pues llevamos dos años vendiendo en restaurantes de toda la Comunidad Valenciana, Cataluña y Murcia. En total, hemos vendido más de 200.000 huevos. En el sector de la gran distribución acabamos de entrar, y actualmente nuestros huevos de trufa, ajo, jamón y queso azul se pueden encontrar en diversos Carrefour Market de Madrid, Barcelona, Gerona y Valladolid, así como en muchos mercados de la Comunidad Valenciana”.

De momento, la empresa de Belso es la única que hace huevos de sabores. “Hay alguna que hace huevos trufados, pero somos la primera startup del mundo dedicada a la producción y venta de huevos frescos de sabores”.