Todos los amantes del dulce habrán probado alguna vez el cabello de ángel, una elaboración hecha a base de fibras caramelizadas de la pulpa de algunas frutas, todas ellas pertenecientes a la familia de las cucurbitáceas como, por ejemplo, el pepino, la calabaza, el melón, la sandía o los calabacines, entre otras especies desconocidas en nuestro país. Tal es su popularidad dentro de la repostería tradicional que multitud de recetas la incluyen como parte de su composición, dándoles a cambio un toque muy especial.

Sin embargo, aunque parezca un dulce difícil de preparar, lo cierto es que solo requiere la cocción de la pulpa en una solución de azúcar muy concentrada hasta que se creen una especie de hilos de color dorado. Bajo esta premisa, ¿cómo podemos hacer nuestra propia remesa de cabello de ángel casera?

Aprende a elaborar cabello de ángel

Antes de comenzar, es importante aclarar que la mejor cucurbitácea para esta receta es la calabaza confitera, también conocida como cidra o calabaza de cabello de ángel, una variedad de invierno que tiene un sabor más dulce que el resto, una carne más tierna y unos filamentos que aportan consistencia al resultado final. ¿Y dónde podemos conseguirla? Lo cierto es que se trata de una variedad que no suele habitar en todas las fruterías o mercados. Por ello, podéis probar a encargarla a vuestro frutero de confianza. Ahora sí: ¡manos a la obra!

Ingredientes:

  • 1 calabaza confitera

  • ½ limón

  • Del 100% al 60% del peso de la pulpa cocida y escurrida de azúcar

En primer lugar, cortamos la calabaza en pedazos -con cuidado, porque la piel es muy gruesa- y la metemos en una cazuela de gran tamaño. La cubrimos con agua y la llevamos a ebullición. Después, la cocemos a fuego lento durante una hora, por lo menos hasta que toda la carne esté blanda y perfectamente cocida. Algunas personas suelen hacer este paso en el horno, asando la calabaza entera sin partirla previamente. En este caso, valdrá con una hora y media a 190ºC.

La mejor cucurbitácea para esta receta es la calabaza confitera, una variedad de invierno más dulce y tierna

Cuando ya tenga la consistencia necesaria, sacamos los pedazos del agua y los dejamos enfriar. A continuación, con un poco de paciencia, debemos eliminar las semillas de la calabaza y rascar los trozos ya limpios con un cuchillo para desprender toda la pulpa y llegar así a la piel. Debemos poner la pulpa resultante en un bol para recoger el líquido que suelta. De hecho, debemos dejarla ahí durante un tiempo para que escurra por gravedad. Cuando la pulpa ya no suelte más agua, la pesamos para calcular la cantidad de azúcar que debemos emplear.

Por último, ponemos de nuevo la pulpa en la cazuela y añadimos el azúcar. Agregamos también medio limón despepitado y cocemos a fuego lento con la cazuela tapada, para que se confite, durante 30 minutos, aproximadamente. Pasado este tiempo, quitamos la tapa para que se seque el líquido. Una vez hecho, dejamos que se enfríe antes de usar. Para conservarlo, lo mejor es meterlo en tarros y guardarlo en la nevera, sobre todo si no hemos utilizado mucho azúcar.

Su uso en la cocina

Tal y como hemos visto anteriormente, el cabello de ángel es un elemento con mucho protagonismo en el mundo de la repostería, pues aporta un toque más original y diferente que otros ingredientes más frecuentes como el chocolate, la nata o la crema. Por ejemplo, suele formar parte de dulces tan populares como el roscón de Reyes, los hojaldres, las empanadillas rellenas, las cocas o las ensaimadas. Además, suelen ir acompañados por otros complementos como las frutas cítricas o los frutos secos. Para aprovechar todo su potencial, os proponemos un par de recetas muy interesantes.

Cordiales

Ingredientes:

  • 400 g de cabello de ángel

  • 1 kg de almendras trituradas

  • 6 huevos

  • ½ kilo de azúcar

  • Ralladura de ½ limón

  • 1 cucharadita de canela molida

  • Azúcar glas

En esta receta tan sencilla, comenzamos batiendo los huevos, a los que después debemos añadir el azúcar, la canela, la ralladura de limón y las almendras. Removemos durante unos minutos y agregamos el cabello de ángel que habremos elaborado previamente. A continuación, precalentamos el horno a 180ºC. Hacemos unas bolitas con la masa resultante y las horneamos hasta que empiecen a dorarse. Las sacamos del horno, dejamos que se enfríen un poco y espolvoreamos azúcar glas por encima a modo de decoración antes de su consumo.

Bayonesas de cabello de ángel

Ingredientes:

  • Cabello de ángel

  • 2 láminas de hojaldre

  • Azúcar

  • 1 huevo

  • Mezcla de azúcar y canela

En primer lugar, precalentamos el horno a 200ºC y desenrollamos las láminas de hojaldre sobre papel vegetal. Después, extendemos el cabello de ángel por encima de una de ellas, dejando un borde de un centímetro, aproximadamente. Batimos el huevo y, con ayuda de una brocha, lo untamos por los bordes para que luego queden bien sellados.

Ponemos encima la otra lámina de hojaldre y con un tenedor hacemos presión en los bordes para sellarlos. También pinchamos con ese mismo tenedor la superficie de la 'empanada' y con el huevo batido que ha sobrado la pintamos. Finalmente, espolvoreamos la mezcla de azúcar y canela por encima. Horneamos durante 15 o 20 minutos hasta que veamos que adquiere un tono dorado muy apetitoso.