Aunque su consumo se remonta al año 960, durante la dinastía china Song, el té matcha se ha convertido en pleno siglo XXI en una de las bebidas más buscadas y nutritivas de Occidente. Parte de su encanto reside en su modo de elaboración pues, a diferencia del resto de infusiones hechas a base de hierbas, el matcha se presenta como un polvo muy fino, de color verde y soluble en agua. Además, en Asia todavía va acompañado de una ceremonia tradicional que consiste en colocar el matcha “en un bowl grande llamado chawan, al que agregamos agua caliente, y lo emulsionamos con un batidor de bamboo llamado chasen hasta que la mezcla adquiere una consistencia homogénea y se forma una capa de espuma en la superficie”, explican desde el portal El Club del Té.

No obstante, lo que realmente lo convierte en un verdadero tesoro de la alimentación son sus propiedades nutricionales, de lo más beneficiosas para nuestra salud. En los últimos años, numerosos estudios han demostrado que el té matcha fortalece el sistema inmunitario, estimula la mente, reduce el estrés, controla la diabetes, previene los signos del alzhéimer, mejora el aspecto de la piel, ayuda a bajar de peso, controla la hipertensión y mantiene sanas las arterias, entre otras funciones.

Tal ha sido su acogida en nuestro país que muchos establecimientos no solo incluyen en su carta dicha bebida, sino también otras elaboraciones donde es el ingrediente protagonista. Sobre todo, en el ámbito de la repostería. ¿Qué locales de Madrid ofrecen estas originales recetas?

Hanso Café

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Calle del Pez, 20

Este coqueto café vegano y vegetariano, situado en pleno barrio de Malasaña, ofrece una amplia variedad de dulces y bebidas de origen asiático, y el té matcha no es una excepción. Además de incluir la clásica infusión, también elaboran tartas, waffles o bizcochos con este polvo de color verde. En algunos casos sin gluten. Otra de sus especialidades es el Matcha Latte, una bebida caliente ideal para cualquier momento del día y que os aportará todos los beneficios del té sumados al sabor y la cremosidad de la leche.

Crêperies La Rue

Calle Rodríguez San Pedro, 66

Para muchos, la mejor crêperie de Madrid. Y es que no solo elaboran toda una suerte de crepes salados y dulces, con ingredientes tan suculentos como el pastrami de ternera, el queso feta, el pesto de albahaca, la compota de calabaza o las peras en almíbar; también ponen a disposición de los más golosos una selección de tartas caseras capaces de hacer la boca agua a cualquiera. Entre ellas destaca la de té matcha y frambuesa, que aporta al postre el dulzor necesario para triunfar. No obstante, para los más austeros, también es posible degustar el ya célebre té matcha latte.

Sublime Tokyo

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cuesta de Santo Domingo, 24

El brazo de gitano es uno de los dulces más típicos de la gastronomía española. Este pastel relleno de mermelada, nata o chocolate -entre otros ingredientes-, enrollado en forma de cilindro y cubierto normalmente por azúcar glas ha sido objeto de una curiosa reinvención con cierto aire asiático. El restaurante Sublime Tokyo ha incorporado a su carta el Matcha Roll, que, como su propio nombre indica, es un brazo de gitano hecho de té matcha. Sin embargo, la cosa no acaba ahí, pues su interior está compuesto por nata montada, que le aporta esponjosidad y consistencia, y pequeños trozos de fresa natural. ¿Qué más se puede pedir?

Mistura

Calle Goya, 50

Aunque ahora no sea la época más adecuada para disfrutar de una buena copa de helado, resulta muy interesante saber que en este local de Madrid a veces es posible encontrar helado artesanal de té matcha. Este combina a la perfección con otros sabores igual de originales, como, por ejemplo, el de caramelo y flor de sal, hierbabuena o pera -aunque los entendidos aseguran que su mejor aliado es el sorbete de limón-, y toppings de lo más variados como los anacardos, las uvas pasas o la miel. Lamentablemente, aún tendremos que esperar unos meses para probar todo su sabor.

Hattori Hanzo

Calle de Mesonero Romanos, 17

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si hay un lugar donde el té matcha se luce en todo su esplendor, esa es la pastelería Hattori Hanzo, denominada también Matcha Bar. El sorbete de té matcha con apio, albahaca, azúcar de menta y granita de piña, los macarons de matcha con confitura de judía roja azuki y frambuesa crujiente y la tarta Fuji hecha a base de chocolate negro Manjari, té matcha, avellanas, frutos rojos, helado de cereza y pimienta de Sichuán son solo algunos de los ejemplos que demuestran su pasión por este ingrediente.

Chuka Ramen Bar

Calle de Echegaray, 9

Cambiamos drásticamente de concepto para alejarnos de la repostería pues, a pesar de lo que muchos comensales puedan pensar, el té matcha no solo sirve para elaborar los mejores dulces. Un ejemplo de ello es el ramen de matcha y curry verde que preparan en el restaurante Chuka Ramen Bar, responsable de uno de los ramen más auténticos de la capital. Un espacio donde también podréis descubrir la fusión de platos emblemáticos de la gastronomía asiática como los dim sum, los noodles, los nigiris o los mochis, entre otros.