Tamarindo, una fruta tropical con beneficios para la salud
  1. Gastronomía y cocina
UNA FRUTA AGRIDULCE

Tamarindo, una fruta tropical con beneficios para la salud

De gusto particular y muy común en países asiáticos y africanos, el tamarindo suele protagonizar multitud de recetas, como los tallarines salteados típicos de Tailandia

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Se parece a los guisantes y las alubias con aspecto de pasa, pero en realidad se trata del tamarindo, una fruta tropical todavía desconocida en España. No obstante, este alimento es muy común en India, Tailandia, África y países latinoamericanos como México y Costa Rica. Además, destaca por tener un sabor dulce con toques amargos y ácidos que le hace ser diferente y que aporta peculiares notas gustativas a las elaboraciones culinarias que lo integran en su receta. Esto, sumado a los efectos beneficiosos que puede tener sobre la salud, hace de él un ingrediente que merece la pena conocer.

Muy calórico pero nutritivo

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Al observar el perfil nutricional del tamarindo, llama especialmente la atención el alto aporte calórico que posee en relación con otras frutas, pero también la cantidad de minerales y antioxidantes que puede ofrecer al organismo. Y es que 100 gramos de este producto aportan los siguientes nutrientes, según los datos publicados por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos:

  • Energía: 239 calorías
  • Proteínas: 2,80 gramos
  • Grasas: 0,60 gramos
  • Hidratos de carbono: 62,50 gramos
  • Fibra: 5,1 gramos
  • Magnesio: 23% de la cantidad diaria recomendada
  • Potasio: 18% de la cantidad diaria recomendada
  • Hierro: 16% de la cantidad diaria recomendada
  • Calcio: 7% de la cantidad diaria recomendada
  • Fósforo: 11% de la cantidad diaria recomendada

Tal y como acabamos de ver, el tamarindo es una fruta más calórica que otras, un aspecto que hay que tener en cuenta si queremos controlar la ingesta energética o seguimos una dieta para bajar o mantener el peso. Por su contenido en fibra, es muy útil para favorecer la sensación de saciedad, evitar picar entre horas y cuidar la salud del intestino y, en general, la del organismo. También es una gran fuente de minerales, entre los que destaca el magnesio, el cual puede contribuir a reducir la presión arterial y compartir sus efectos antiinflamatorios.

Además, el tamarindo posee algunos polifenoles, como los flavonoides, que actúan como antioxidantes protegiendo nuestro cuerpo de las enfermedades y ayudando a regular el nivel de colesterol LDL y triglicéridos. Por sus componentes naturales, también disfruta de efectos antimicrobianos, antifúngicos, antivirales y antibacterianos demostrados científicamente, que han sido los que la han convertido en una fruta con fines medicinales.

Cómo tomar el tamarindo

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Este fruto tropical se puede encontrar en el mercado de diferentes formas, especialmente en fruterías especializadas o tiendas de alimentación asiáticas y latinas. En primer lugar, podemos obtenerlo de manera natural en vainas, de las que se saca la pulpa, listo para consumir o usarlo en otras elaboraciones. Se puede mezclar con azúcar o diluirlo en agua para que su sabor no sea tan intenso. Por otro lado, podemos encontrarlo formando bloques, de los que se extrae la cáscara y las semillas, y la pulpa se utiliza para hacer una textura más compacta.

Esta fruta es muy rica en magnesio, que puede reducir la presión arterial y tiene efectos antiinflamatorios

Finalmente, el tamarindo también está disponible a modo de concentrado o pasta. Normalmente, este puré se puede usar para cocinar, de hecho, es muy típico de la gastronomía tailandesa. Suele incluir añadidos, como conservantes o saborizantes, para que dure más y modificar su gusto. En contraposición, la pasta casera de tamarindo se puede hacer mezclando la pulpa con agua en una olla a fuego lento hasta conseguir la textura que se desee.

Gracias a estas tres alternativas, podemos recurrir al tamarindo en multitud de ocasiones, en las que aprovechar sus propiedades e increíble sabor. Además, es muy versátil porque gracias a su gusto agridulce se puede emplear tanto en preparaciones dulces como saladas.

Platos donde el tamarindo es el protagonista

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.
  • Salteados. Uno de los platos más famosos de la cocina tailandesa es el pad thai, que consiste en un salteado al wok de tallarines, huevo, salsa de pescado, verduras, carne, gambas o tofu, entre otros ingredientes. Una parte fundamental de la receta es la pasta de tamarindo, que le aporta un gusto muy particular y una jugosidad inusitada en la boca.
  • Mermelada. Con esta fruta también se puede elaborar una mermelada casera para untar, por ejemplo, en las tostadas. Para ello, basta con cocerla en agua y añadirle azúcar si se desea un toque más dulce. En cambio, si queremos aprovechar ese punto agridulce tan característico, simplemente eliminamos el azúcar de la ecuación para que permanezca su gusto original.
  • Salsa Worcestershire. El tamarindo es uno de los ingredientes más importantes de la salsa Worcestershire o inglesa, que se usa en todo tipo de platos como aderezo. Esta fruta le aporta su particular toque agridulce y un contrapunto asiático que contrasta con el anglosajón.
  • Marinados. La pasta de tamarindo también se puede usar para marinar carnes, como la de pollo o ternera, y hacer que estas se ablanden y resulten más tiernas en el paladar. Asimismo, se puede mezclar con salsa de soja, aceite de oliva y agua, entre otros añadidos, para que se impregnen de sabor.
El redactor recomienda