Érase una vez un tal Miguelito, un vecino de La Roda (Albacete) al que le encantaban los pasteles que elaboraba un pastelero de su municipio allá por la década de los años 50…”. Así podía empezar el relato de la historia de los Miguelitos de La Roda que tanta fama y adeptos tienen en España. Si no los conocéis, ya es hora de que ampliéis vuestros horizontes reposteros con este dulce manchego.

Un goloso cliente llamado Miguelito

Lo cierto es que el personaje de Miguelito no es una invención. Según explican en la propia web oficial de Turismo de Albacete, dicho vecino acudía constantemente a comprar estos hojaldres espolvoreados con azúcar y rellenos de crema a la confitería La Moderna de Manuel Blanco, un innovador pastelero. Este último todavía no había decidido cómo bautizar su creación y cuando su entusiasta cliente le preguntó cómo los iba a llamar, parece que le llegó la inspiración, pues decidió ahí mismo que el nombre de su cliente le venía que ni pintado a este dulce manjar.

Según explican en la web de Miguelitos Arenas, la fama del pastel tanto dentro como fuera de La Roda fue progresiva. Al parecer, varios factores incidieron en su buena acogida. Por un lado, la novedad del hojaldre, pues lo habitual en aquellos años eran las masas de bizcocho. Otro reclamo poderoso era su abundante relleno de crema en contraste con la finura del hojaldre. También la exclusividad de la receta que únicamente se preparaban en La Roda contribuyó a este increíble exitazo que todavía persiste.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

“Por otra parte, el hecho de que La Roda esté a mitad de camino entre Madrid y las playas de Levante y Murcia hacía y hace que muchos turistas paren en nuestra localidad, lo que posibilita el que conozcan las bondades del Miguelito y se conviertan en los mejores embajadores de este”, destacan también en Miguelitos Arenas.

Aunque es cierto que ya no hace falta desplazarse a La Roda para extasiarse con el dulzor de los Miguelitos, pues las tiendas online y algunas especializadas que podemos encontrar a nuestro alrededor nos ponen a tiro de piedra el antojo, quizás os apetezca degustar unos Miguelitos caseros.

El hecho de que La Roda esté entre Madrid y las playas de Levante ayuda al éxito de los Miguelitos

Si es así, estupendo porque aquí os adjuntamos la receta para dominar la técnica de estos hojaldres que se han convertido en una marca registrada desde 2015 por parte de los Productores de La Roda. De tal manera, que todo lo que se produzca fuera de esta localidad se consideran imitaciones.

Haciendo Miguelitos

Vamos a ver cómo hacerlos en casa con permiso de los rodenses. Lo cierto es que es una receta muy sencilla que admite incluso versiones de relleno de chocolate o nata. Nosotros nos mantenemos fieles a la original de crema y es esa receta la que a continuación detallamos.

Ingredientes:

  • 1 lámina de hojaldre
  • Medio litro de leche
  • 120 gramos de azúcar glas
  • 30 gramos de maizena
  • 4 yemas de huevo
  • Corteza de limón
  • Canela en rama para la crema pastelera
  • Azúcar glas para el acabado final

Preparación:

En primer lugar, colocamos el hojaldre en una bandeja de horno y lo cortamos en porciones rectangulares. A continuación, introducimos la bandeja en el horno a 200ºC y se hornea durante unos 12 o 15 minutos. Enseguida advertiremos que suben y se doran. Los sacamos y los dejamos enfriar. Los abrimos con un cuchillo y los tendremos ya listos para rellenar con la crema pastelera cuya elaboración abordamos de inmediato.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es posible que ya hayáis preparado crema pastelera en una anterior ocasión, pues numerosas recetas la incluyen. En cualquier caso, vamos a explicarlo para que nadie se despiste. Se pone a calentar en un cazo la leche (la mitad) con la canela, la piel de limón y el azúcar. En un vaso aparte de leche fría disolvemos la maizena. Una vez que la leche rompe a hervir, agregamos las yemas y las batimos con fuerza. Incorporamos el vaso de leche con la la maizena disuelta en la leche y volvemos a ponerla a fuego bajo. Debemos tener la cautela de que no llegue a hervir. Además, debemos ir batiendo hasta conseguir el espesor que queremos. La colocamos en una manga pastelera y esperamos a que enfríe.

También es una buena idea aromatizar con vainilla, utilizando una natural o en esencia. Finalmente rellenamos de crema el hojaldre y espolvoreamos con azúcar glas.

Por cierto, aunque no te parezca una pareja bien avenida, los Miguelitos de La Roda maridan maravillosamente con una cerveza artesana de sabor dulce. Una extraña pareja que casa perfectamente, como se pudo confirmar en un acto organizado por la Confederación de Empresarios de Albacete (FEDA) y la Asociación Provincial de Empresas Agroalimentarias de Albacete.