Hace dos semanas comenzó una de las competiciones más importantes en lo que a vino se refiere, los Decanter World Wine Awards 2019. Hoy, finalmente, se han conocido los resultados y España ha conseguido situarse como la segunda potencia vinícola a nivel mundial (después de la todopoderosa Francia). El jurado, compuesto por 280 de los mejores expertos del mundo, procedente de 30 países diferentes, han catado a ciegas más de 17.000 vinos, otorgando 50 medallas a los Best In Show (los mejores), 148 medallas de platino, 480 de oro, 4.164 de plata y 7.376 de bronce.

Lo mejor de esta competición es que, dado que son catados a ciegas, los vinos más modestos (al menos de precio) compiten con algunas joyas que pueden llegar a situarse bien pasados los 400 euros. Este es el caso del Finca Azaya 2017, de Bodegas Valduero, que ha obtenido 97 puntos Decanter sobre 100, convirtiéndolo en uno de los mejores tintos del mundo. La familia García Viadero, fundadora de la bodega, decidió en los años 80 que quería sumarse a la producción vinícola española con una cualidad muy particular: que toda la uva fuese propia. Plantaron más de 200 hectáreas de viñedo propio en la Ribera del Duero, en la provincia de Burgos. Después de prácticamente 40 años, su vino de 2017 ha sido recompensado con este galardón, situándose a la altura de grandes como el Clos des Epenots 2017, de Domaine du Château de Meursault. Lo que convierte al vino español en la mejor elección es la diferencia de precio, pues el francés alcanza los 490,20€ mientras que el español tiene un precio de venta al público de tan solo 17€.

Pero los galardones vinícolas a esta piel de toro no se quedan en el ribera del Duero. Otros galardonados con el premio Best in Show han sido el jerez Almacenista: Antonio Caballero y Sobrinos del Castillo (98 puntos) y el oloroso VORS (97 puntos), de Bodegas Lustau; La Fillaboa 1898 Albariño, de Bodegas Fillaboa (97 puntos); Les Ones Samsó, de Bodegas y Viñedos de Cal Grau, en el Priorat (97 puntos); Coto de Imaz, de Bodegas El Coto con Denominación de Origen Rioja (97 puntos); el ribeiro Nobre Treixadura, de Ramón do Casar (97 puntos), y el Grans Muralles, de Bodegas Torres (97 puntos).

Estos ocho vinos galardonados con la más alta distinción en el certamen ponen a España como segunda potencia vinícola detrás de Francia, que ha colocado 13 etiquetas diferentes. En tercer lugar ha habido un empate técnico entre Australia y Portugal con 6 vinos cada uno, seguidos muy de cerca por Italia con solo 5. Esto llama especialmente la atención, dado que, según datos de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), el mayor productor mundial es el país transalpino con 42,5 millones de hectolitros, seguido de Francia con 36 y de España con 32.