Menú
El 'Toque' de la buena cocina en Majadahonda
Restaurantes con Alma

El 'Toque' de la buena cocina en Majadahonda

Ciertos lugares ocultan auténticos milagros de la gastronomía. Es el caso de este restaurante en manos de Lucas Vega Baena. Un imprescindible para los amantes del buen comer

Foto: Restaurante El Toque.
Restaurante El Toque.

En pueblos y ciudades abundan rincones ocultos que solo el boca a boca permite conocer. Este es el caso de El Toque, en Majadahonda (91 307 61 70), local situado en la Urbanización Virgen de Icíar, en la carretera del Plantío, frente al Club Internacional de Tenis y a escasos metros de la estación de tren de la localidad madrileña. Hay que ir ex profeso y, si no has reservado, competir, codo con codo, con los parroquianos habituales que abarrotan su terraza en verano o la barra y el pequeño comedor adyacente cuando aprieta el frío.

Hace 38 años en esa misma urbanización nació su cocinero Lucas Vega Baena, quien desde muy niño descubrió su pasión por la cocina y su sueño con quedarse, algún día, el restaurante que bajo el nombre de Cuenllas iniciaba allí su camino. Algunos años después, el destino quiso que este restaurante se trasladara a la madrileña calle de Ferraz. Fue entonces cuando Lucas, junto a sus dos socios, se quedaron con el local, haciendo así realidad su sueño. Ocurrió hace 11 años y desde entonces no han parado de mejorar y crecer en la zona, sumando dos nuevos locales: Estoque y Tocata.

"Mi única preocupación es que la comida salga bien. Trabajamos con los mejores proveedores"

Pero El Toque con Lucas a los mandos de la cocina y José Antonio en la sala ha ido ganando con el tiempo, como la madurez de sus dueños. “Mi única preocupación ahora es que la comida salga bien. Trabajamos con los mejores proveedores, buscamos productos excelentes y de temporada, estamos en constante evolución. Me gustan mucho los pescados, especialmente la elaboración de los crudos en sashimi. La frescura extrema es lo que más me interesa. Con la carne, aunque parece más sencillo, también somos muy exigentes¨.

placeholder Lucas, chef de El Toque.
Lucas, chef de El Toque.

Lucas estudió Restauración e hizo prácticas con el equipo de por aquel entonces un jovencísimo Paco Roncero. Posteriormente, estuvo 5 años trabajando en un restaurante de Majadahonda, donde conoció a sus actuales socios. Le encanta la cocina tradicional y asiática. No le interesan las estrellas Michelin. Solo hacer feliz a la gente cuando come sus mejores platos. Y a buen seguro que lo consigue.

Además del picoteo apetecible para este tipo de restaurante con sabor a tasca y que permite conocer varios registros, cuenta en la carta con algunos platos dignos de mención. Este es el caso del sashimi de salmonete tostado, único y excepcional en Madrid, y del salmón tostado con ensalada de quinoa y picadillo de jalapeño.

Riquísimos también el tartar de atún y el ceviche de corvina salvaje. Goza de especial reputación el steak tartar de solomillo de carnes de La Finca Jiménez Barbero cortado al cuchillo y el tataki con verduras y salsa japonesa. No podemos dejar de mencionar el carabinero con huevo frito y pisto, las alcachofas con almejas, la tortilla de puerros y gambas al ajillo, los langostinos fritos en tempura con mahonesa picante y ensalada japonesa o con guisantes cuando es temporada. Y, por último, los tacos de chipirones fritos con adobo mexicano y salmorejo de chiles.

placeholder Restaurante El Toque.
Restaurante El Toque.

En Toque las mezclas de mar y montaña que tanto gustan a su jefe de cocina hacen las delicias de los paladares más exigentes, como sucede con la foccacia de atún rojo con papada de ibérico y anchoa. Siempre ofrece variedad de pescados, algo de mariscos para las entradas y ricas ensaladas. Y entre los platos de toda la vida, sigue en la carta la berenjena crujiente de cabrales y miel.

Para los golosos, en la carta de postres destaca la tarta cremosa de chocolate con helado de queso fresco y la torrija con helado de dulce de leche. Toque, como las tascas ilustradas, ofrece una cocina apetecible y bien resuelta a la que acompaña una bodega llena de referencias asequibles. La carta de vinos puede parecer corta, pero es más que suficiente, no solo por los caldos que incluye sino, sobre todo, por los precios que maneja. El servicio, joven y extraordinariamente eficaz tanto en las recomendaciones como en la gestión de la comanda. Un imprescindible del noroeste madrileño.

En pueblos y ciudades abundan rincones ocultos que solo el boca a boca permite conocer. Este es el caso de El Toque, en Majadahonda (91 307 61 70), local situado en la Urbanización Virgen de Icíar, en la carretera del Plantío, frente al Club Internacional de Tenis y a escasos metros de la estación de tren de la localidad madrileña. Hay que ir ex profeso y, si no has reservado, competir, codo con codo, con los parroquianos habituales que abarrotan su terraza en verano o la barra y el pequeño comedor adyacente cuando aprieta el frío.

Restaurantes
El redactor recomienda