El aceite de oliva es un producto imbatible de nuestra cocina. Aunque su sabor nos encanta y su versatilidad está más que comprobada, quizás podríamos darle una vuelta de tuerca al oro de nuestra dieta. De hecho, muchos fabricantes han apostado por maridar este estupendo líquido con otros productos como la naranja, el limón o el romero. De esta manera, incorporamos al aceite un toque único y sorprendente de sabor exquisito que nos servirá para aderezar nuestros platos. Así, lo disfrutaremos especialmente crudo en ensaladas, en ese gazpacho andaluz que ya tenemos casi listo en la batidora. Si os ha picado la curiosidad por este curioso producto, vamos a ver un poquito más en qué consiste.

Pero ¿qué es eso de molturado?

Quizás convenga empezar este artículo por abajo y no por el tejado; es decir, explicando qué queremos decir con molturado. “La molturación tiene como función romper las células de la pulpa que contienen el aceite (70%) y el avellano (30%) para su extracción”, explican al respecto en la web de Molí de la Vall Major.

De esta manera, según explican en la misma fuente, cuando la aceituna está todavía verde, algo que suele suceder al inicio de la cosecha, las células que contienen el aceite son más pequeñas y ello obliga a que el triturado sea más fino. “A medida que las aceitunas van madurando las células son más grandes, por lo que la dimensión del triturado puede ser más grande. Cuanto más fina es la molturación, más 'finos' (impurezas) tendrá el aceite”, precisan.

Lo cierto es que encontramos fabricantes que han apostado por sacar al mercado diversas propuestas donde la oliva se conjuga con un ingrediente inesperado. Así, nos podemos topar con un aceite de oliva con naranja virgen extra ecológico. “Es un condimento que se elabora a partir de la molturación conjunta de aceitunas procedentes de agricultura ecológica con naranja ecológica, ofreciendo al aceite un toque único de sabor exquisito para aderezar sus platos, especialmente para tomar crudo”, explican al respecto en la web de la Almazara San Cristóbal.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

También encontramos otras maneras de molturar la oliva en compañía de unas ramitas de albahaca dulce. “Ambos ingredientes se prensan a la vez y la mezcla adquiere una frescura natural y vivificante. Este precioso aceite de un color verde intenso marida perfectamente con tomates secos, con fettuccine recién cocinados o con una sopa de marisco”, destacan en la web de La Azada, otra firma aceitera que va también por este mismo derrotero.

Hay fabricantes que apuestan por sacar propuestas donde la oliva se conjuga con un ingrediente inesperado

¿Y cuánto porcentaje de albahaca, naranja o limón encontramos en estos productos? Pues obviamente su presencia es mucho menor que el de la oliva. Así, en el caso concreto de esta última marca comprobamos que han decidido agregar un 5% a este aceite de oliva, al que, por cierto, le auguran infinidad de posibilidades. De este modo, con respecto al de limón, aseguran que “es un aceite emocionante y exquisito que realza el pescado y el marisco y que constituye un ingrediente imprescindible en la repostería”.

Caviar de aceite y limón

Esta misma marca ha decidido crear perlas de aceite de oliva y limón que recrean el refinamiento de las perlas de caviar. “Cada cápsula encierra unas gotas de aceite de oliva virgen extra mediante una capa delgada de gelatina, extraída de las paredes celulares de las algas pardas, que no tienen sabor. Estas perlas minúsculas se rompen como el caviar y desprenden un aceite de oliva puro y aromatizado con la fragancia típica de los limones”.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si dicho todo esto, resulta que se ha hecho la hora de comer y tenemos uno de estos aceites en la cocina o en la tienda de abajo de casa, vamos a ver qué podemos preparar con ello. Una ensalada de mozzarella con tomates baby en aderezo con aceite de naranja se revela como la candidata perfecta para degustar este novedoso producto.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de aceite oliva virgen con naranja
  • 200 gramos de tomates cherry, kumato baby, ciruela baby, y tomates cherry amarillos, en mitades
  • Media cucharadita de sal marina
  • 75 gramos de queso mozzarella
  • Un puñado de hojas frescas de albahaca

Preparación:

Su preparación es bien sencilla e idónea para el verano que tenemos a las puertas. Únicamente hemos de mezclar los tomates, añadir la sal y, por supuesto, el imprescindible aceite de oliva con naranja en un recipiente mediano. Todo ello lo dejaremos reposar, mezclando de vez en cuando a fin de que el jugo de los tomates se incorpore al aceite de oliva. Finalmente rematamos el plato añadiendo la mozzarella. Lo sazonamos con hojas de albahaca frescas y a comer con esta refrescante ensalada.